… y la reina se comió su pizza

Podemos pensar que el plato más consumido del mundo es la hamburguesa, pero no, dicho honor es para la pizza. El 20% de los restaurantes del planeta son pizzerías, así que, hablemos de ellas. El Congreso norteamericano instauró el 9 de febrero como su Pizza National Day, y una de sus variedades más consumidas, la pizza Margarita, resulta de la elección de una reina. Descubramos estas y otras curiosidades de esta deliciosa y nutritiva comida.

Sus orígenes

Su origen es muy antiguo, tanto como el pan, hacia el 8000 a. C. Lo que podemos considerar una protopizza, en tiempo de los etruscos ya se consumía el pan horneado plano y relleno de queso, miel, hierbas aromáticas y olivas, entre otros complementos, y los soldados del emperador persa Darío I, lo acompañaban con dátiles. Antes, los troyanos la consumían con verduras.

Los romanos llamaban a este pan plano focaccia o panis focacius, condimentándolo con queso y aceite de oliva, y encontramos recetas de este plato elaboradas por el primer ‘gourmet’ de la historia, Marcus Gavius Apicius, en su famoso De re coquinaria. Es más que probable que se sirvieran abiertas y que con el tiempo las plegaran dando al calzone.

Etimología de la palabra

En la ciudad de Gaeta, al sur de italia, encontramos un texto del año 997 escrito en latín con la palabra “pizza”, en un contexto que no parece tener mucha relación con la alimentación.

En el Talmud de Babilonia se referían al pan con la palabra aramea “pita” y en latín “pinsa” significa “aplanar”. En griego, “pikte” significa “pastelería fermentada” -se traduciría posteriormente en latín en “picta”- sirviéndose el plakuntos con ajo, cebolla y especias.

El tomate lo cambió todo

La pizza tal como la entendemos hoy, es muy posterior, del siglo XVII, y es que el tomate fue determinante en ella. Esta fruta, que no hortaliza botánicamente hablando al tener semillas, llega a Italia en el año 1554 en los bajeles españoles. Durante varios siglos se consideró venenoso y solo se empleaba para decorar en jardinería.

Antes de la llegada del tomate los napolitanos preparaban la “pizza blanca” y los hay que dicen que se empleó como ingrediente en las pizzas por la competencia que querían hacer los vendedores de pizzas a los de spaghetti.

Será en el siglo XVIII, en los arrabales de Nápoles, que se decidió añadir tomate al pan plano, naciendo la pizza tal como la entendemos hoy en día, extendiéndose con el tiempo al resto del Italia. Es muy probable que fuera la gente humilde de Nápoles los primeros en acompañar con tomate su pan, más por necesidad que por otra cosa. Al comprobar su agradable sabor y al no poseer un horno propio con el que preparar la masa en sus casas, lo llevaban al panadero para hornearla. Con el tiempo, se creó un gremio separado de los panaderos, dedicado a preparar la masa y hornear la pizza.

Las primeras pizzerías y su rápida expansión

Pizzeria Port´Alba en Nápoles

Pronto dejó de ser comida de pobres para ser consumida también por la aristocracia y en 1830 comenzarán a aparecer una especie de pizzera-restaurante con mesas y camareros. Posiblemente la de Port´Alba en Nápoles sea la primera pizzería como tal de todo el mundo, en activo todavía en nuestros días. A principios del siglo XIX proliferaron pizzerías por toda Italia. Según el Archivo Estatal de Nápoles, en 1807 hubo 54 establecimientos.

La llegada de los italianos a Nueva York la introduciría en el continente americano en 1902, considerando a Gennaro Lombardi uno de los primeros panaderos en su elaboración.

Tras la Segunda Guerra Mundial, soldados británicos y franceses que se encontraban en Italia, descubrirían la exquisitez de la pizza llevándola a sus respectivos países, abriéndose pizzerías con gran éxito. La primera franquicia se abrió en los Estados Unidos en 1954 con el nombre de Shakey´s Pizza y cuatro años después, pizza Hut, gracias a la visión de los hermanos Dan y Frank Carney, jóvenes estudiantes que sin saber nada de pizzas lograron tener tanto éxito que cruzaron fronteras.

Rica y saludable

Decía al principio que una de las más famosas y consumidas variedades de pizza, la “margarita” tiene mucho que ver con una reina y ahora os explico el porqué…

En junio de 1889 y con motivo de la visita a Nápoles de los reyes italianos Don Umberto I y Doña Margarita de Savoya, se encargó al conocido pizzero de la ciudad, Raffaele Espósito, su elaboración para degustación de la reina. Preparó tres pizzas diferentes: una elaborada con manteca de cerdo, queso y albahaca (Mastunicola); la segunda, con ajo, aceite y tomate (Marinara), y la tercera, con tomate, queso mozzarella y albahaca (Monarca) cuyos colores le recordaban la bandera nacional de Italia, verde (hojas de albahaca), blanco (queso mozzarella) y rojo (tomates). La reina, tras probarlas, se quedó con la última, rebautizándola el cocinero como “Pizza Margherita”.

Habréis echado en falta un ingrediente en la pizza Marinara, y es que en contra de lo que se piensa, esta pizza no llevaba pescado, sino que su nombre se origina por ser la comida de los pescadores cuando regresaban a la bahía de Nápoles.

La única pizza con Denominación de Origen es la pizza napolitana, reconocida así desde 2010 por la UE. La hawaiana, muy consumida en nuestros días, la ideó el cocinero alemán Clements Wilmenrod en los años sesenta del pasado siglo, tras añadir piña.

Sea la que sea, en diciembre de 1997 apareció un artículo en The New York Times que seguro agradecerán los millones de consumidores habituales de pizza. Los ingredientes utilizados en su elaboración (tomate, aceite de oliva y orégano) ayudan a prevenir los cánceres de próstata, colon y recto. De hecho, el orégano de la pizza desprende carvacrol, una sustancia que ayuda a eliminar las células tumorales de algunos cánceres. Aunque para ser fiel a la verdad debería decir que es la conocida como “dieta mediterránea” -que incluye estos alimentos- la que nos protege.

¡Buen provecho!

8 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo contigo porque cuando llegas a algún país del que no conoces sus hábitos culinarios la mejor apuesta es la pizza que tiene la gran ventaja de que la puedes dividir equitativamente, que no necesita plato ni cubiertos y que les encanta a los chavales que reparten sus preferencias con los tallarines y de estos, sus orígenes y sus mil subclases nos podías ilustrar otro día ¿OK?

  2. Habría también que reconocer que el concepto de la “Pizza” existía con otros nombres y variaciones en casi todos los paises y regiones del Mediterráneo, como la “Coca” catalana, por ejemplo. Sería también interesante recopilar estas variedades y variaciones mediterráneas, y su historia.

    1. Hola Jose Luis,
      sí, de hecho la pasta se prepara con los mismos ingredientes, la única diferencia la encontramos en el tiempo de horneado y en que entre los ingredientes que se condimenta la pizza normalmente son salados, mientras que en la coca catalana puede hacerse con cualquiera.

      Coca de escalivada
      Foto de espencat

      Tortell de Reis (coca dulce)
      Foto de David.Monniaux

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.