Mal de amores

Antíoco y Estratónice, una obra de Jacques-Louis David (1774)

Según cuentan del médico de la Grecia Antigua, Erasístrato, en una ocasión logró curar al hijo de Seleuco I, rey de Siria, Antíoco I Sóter, de una extraña y misteriosa enfermedad que le consumía desde hacía tiempo: el mal de amor. Erasístrato fue junto a Herófilo el fundador de la Escuela de Alejandría de medicina en tiempos de la Dinastía Ptolemaica y destacó en la neurofisiología, considerándole muchos como el fundador de la fisiología experimental y el pionero de la psicoterapia por su afortunada intervención en la corte de Seleuco.

Según nos cuenta Plutarco, durante la estancia de Erasístrato en la corte de Seleuco Nicátor, trató a su hijo, Antíoco, de un mal que le había provocado deseos de suicidio. Con la sospecha de que su enfermedad no era producida por un mal físico, hizo llamar a todas las personas hermosas del palacio para que se presentaran a Antíoco y a medida que desfilaban delante de él le tomaba atentamente el pulso. Cuando llegó el turno de la bella  y joven Estratonice, su madrastra, comenzó a presentar palpitaciones, cambio de color, dificultad en el habla y conmoción. El médico confirmó sus sospechas e ideó un plan para curarlo.

Erasístrato se presentó delante de Seleuco y le dijo que Antíoco amaba a su mujer y que nunca renunciaría a ella para que se curara. El monarca suplicó al médico que cediera a su mujer para salvarle, a lo que Erasístrato le contestó: “injusto es lo que me pides, ¿qué harías tú si el amor fuese a tu esposa? El rey contestó “no vacilaría en entregar a la madrastra y hasta el reino para curar a su hijo”. Ante esa respuesta, Erasístrato le confesó que en realidad estaba enamorado de la reina y que lo que le acababa de decir era mentira. Así, el rey casó a Antíoco con su madrastra, cediéndole las provincias orientales del reino, y al médico Erasístrato le recompensó con cien talentos.

Al parecer su unión resultó ser muy feliz y tuvieron cinco hijos y dos hijas. Este relato, lejos de caer en el olvido, se inmortalizó en múltiples obras de arte y óperas. Todos coinciden en decir que el cuadro que os presento, una pintura neoclásica francesa perteneciente a Jacques-Louis David, es la que mejor lo representa. En ella puede verse a Erasístrato, médico ya anciano, tomando el pulso a Antíoco delante de la bella Estratonice y el rey Seleuco, quien se encuentra en un segundo plano, en la sombra, a la expectativa del diagnóstico del médico.

Cómo superarlo

El mal de amores, aunque no siempre, conlleva una sensación de despecho, generalmente de tristeza profunda y desesperanza que pasa por tres fases. Se empieza negando la situación, aparece un sentimiento de culpa y se termina aceptando. No existe una receta ni un remedio universal para curarlo,  pero aquí os dejo una reflexión que podrían ayudar a superarlo, claro, es solo una opinión…

El amor no es para siempre, tiene un principio y un final. Sí, aceptémoslo, el amor es uno más de muchos otros eventos de la vida. Cuando se sufre de este mal lo primero que hay que hacer es conseguir ser tolerante con uno mismo y con la persona amada que ya no está. Los amores verdaderos tardan en olvidarse y hay que dar tiempo al tiempo. Una vez pasada esta etapa, volver a amar y rehacer la vida afectiva aprendiendo de las experiencias vividas en el pasado suelo ser lo más positivo.

Recordemos lo que en una ocasión dijo el escritor y director de cine chileno Alejandro Jodorowsky:

Sufres, lloras, reclamas, sin darte cuenta que a quien le pides caricias no tiene manos.

Para saber más:

lamedicinaenelarte.com

7 Comentarios

  1. FJT, Creo recordar que el enamoramiento tiene varias fases: amor (ver a la pareja, enamoramiento súbito o flechazo, pasión intensa, ¿2 a 3 años?); cariño (tranquilización, acomodamiento, hijos con los que se reparte el amor); apertura, o no, de nuevas vías, otro amor, traición, separación, divorcio… o sea, la vida

  2. Saludos. Al inicio escribe: “hizo llamar a todas las personas y hermosas del palacio”, no se logra comprender si habla de que hizo pasar a todas las personas, hombres y mujeres, o a las personas consideradas hermosas o a todos y todas, sin distinción. Favor, aclarad

      1. Bien, ya veo que se ha modificado, gracias por tomar en cuenta la sugerencia. Una bella historia que demuestra la salomónica sapiencia de Erasístrato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .