… y llegaron los trasplantes, un milagro de la medicina

Esta fotografía muestra al oftalmólogo vienés Eduard Zirm Konrad realizando en el Hospital de Olomouc (República Checa) el primer trasplante exitoso de córnea, el 7 de diciembre de 1905.  Una instantánea que representó un antes y un después en los trasplantes de órganos y tejidos.

Precedentes históricos del trasplante

Se tienen noticias de intentos de  trasplantes de tejidos en la antigua China por el médico Hua-Tuo y en la India del siglo VIII a. C. por el cirujano Sushurta, considerado el primer padre de la Cirugía Plástica. Encontramos mitos y milagros como el descrito en la “Leyenda Áurea”, escrita por el arzobispo de Génova en el siglo XIII que hace referencia a San Cosme y San Damián y que recoge como sustituyeron la pierna enferma de Justiniano por la pierna de un esclavo moro fallecido. Gasparo de Tagliacozzi en 1597 publicó una técnica de autotrasplante nasal. En el siglo XIX proliferó la investigación de injertos a todos los tejidos del reino animal, aunque el origen de los trasplantes está ligado al desarrollo de la cirugía vascular a principios del siglo XX con el investigador francés Alexis Carrel.

En una ocasión, en una visita a Lyon, el presidente Sadi Carnot sufrió un atentado por parte de un anarquista italiano que le produciría una lesión vascular en la vena porta que no pudo ser suturada por los cirujanos que le atendieron. Esto llamó la atención a Carrel que en 1902 publicaría una técnica que permitía suturar vasos con suturas muy finas y sedas de Alsacia. Tras perfeccionarla recibió el premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1912 por sus estudios sobre los trasplantes de órganos y la cirugía vascular.

Una foto histórica

Volviendo a la foto de arriba, el afortunado paciente, Alois Glogar, tenía 43 años cuando una mañana, mientras limpiaba su gallinero con cal viva, se quemó los ojos quedando completamente ciego. El Dr. Zirm decidió trasplantarle las córneas de un niño de 11 años, Karl Brauer, que por un grave traumatismo ocular tuvo que extraerle los globos oculares. Tras el trasplante, le cosió los párpados durante 10 días. En el postoperatorio surgió una complicación en la córnea derecha, pero la izquierda se adaptó y mantuvo funcional. Empezó a trabajar a los tres meses de la cirugía hasta el día de su muerte, tres años después. El Dr. Zirm consiguió lo imposible: devolver la vista a un ciego.

Su mérito es mayor al realizar esa cirugía sin apenas instrumental, ni luz, ni medios. Por aquél entonces no se disponía de antibióticos que evitaran el rechazo, tampoco de microscopios que facilitaran la microcirugía, ni microsuturas, pero la destreza del Dr. Zirm lo hizo posible e inició un camino que revolucionaría la medicina.

En 1931 el oftalmólogo ruso Vladimir Filatov realizó el primer trasplante de córnea con éxito con un injerto de un donante cadáver. Después, el oftalmólogo español afincado en Estados Unidos, Ramón Castroviejo, operó en la Clínica Mayo a cientos de perros y conejos mejorando la técnica hasta aplicarla a pacientes. Presentó sus resultados en múltiples congresos sin conseguir el interés de sus colegas, hasta que por fin, en una ocasión, hizo entrar en la sala a casi medio centenar de pacientes a los que había operado. En España, el Dr. Barraquer realizó el primer trasplante de córnea en 1940 y cuatro años después, el oftalmólogo estadounidense Richard Paton, crearía el primer banco de ojos con las donaciones de los presos que iban a ser ejecutados en la prisión de Sing Sing.

Hitos en los trasplantes

En 1933 el Dr. Voronoy practicó en Ucrania el primer trasplante renal humano, aunque la incompatibilidad del tejido hizo que fracasara a las 48h. Será en 1954 cuando se realizara exitosamente a dos gemelos homocigóticos, por tanto, no sufrieron ningún tipo de rechazo. Así se descubrió que los antígenos de histocompatibilidad –heredados por los padres- eran los responsables de iniciar el fenómeno del rechazo.

Ya dediqué un artículo a la gran repercusión mediática que tuvo el primer trasplante de corazón efectuado por el cirujano C. Barnard en Suráfrica en 1967, y en España, el primer trasplante de órganos entre humanos con éxito lo efectuaría el equipo del Dr. Gil-Vernet en 1965, el de hígado en 1983 en el Hospital Universitario de Bellvitge, en Barcelona, y el de corazón un año después en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, en la misma ciudad. Habría que esperar a 1990 para el primer trasplante de pulmón en el Hospital Gregorio Marañón, en Madrid.

Los trasplantes en el mundo

El hecho de que el trasplante de córnea efectuado por el Dr. Zirm fuera exitoso dependió no solo de su pericia como cirujano, sino también a que la córnea, al no estar vascularizada, impide la llegada de las células responsables del rechazo. A día de hoy, se han realizado solo en España más de 40.000 trasplantes de córnea.

En la década de los años 70 del siglo pasado se descubrió la ciclosporina, un inmunosupresor potente con menos efectos secundarios, que hizo posible la disminución en la incidencia de los rechazos en los trasplantes.

En la actualidad se realizan trasplantes de renales, hepáticos, cardíacos, intestinales, pancreáticos, pulmonares, de médula ósea… y de multitud de tejidos como válvulas cardíacas, membranas amnióticas, de piel a grandes quemados, vasculares, cordón umbilical, entre muchos otros.

El Registro Mundial de Trasplantes cifra en 135.860 los trasplantes realizados en el mundo en el último año, cifra que aumenta cada año. España sigue liderando la lista tanto a nivel de donación de órganos como del número de trasplantes realizados.

Si hablamos de supervivencia de enfermos trasplantados en el mundo, según datos de la Universidad de California a fecha del 2005 el record lo tiene el trasplante renal (41 años), le sigue el de hígado (34 años), médula (31 años), corazón (25 años), páncreas (21 años) y pulmón (16 años), cifras ya superadas en la actualidad.

En lo que al promedio de supervivencia funcional de los distintos trasplantes de órganos, según registros españoles, vemos que las cifras al año oscilan entre el 73% y el 85%, disminuyendo al 50% a los 10 años.

Sin duda, los trasplantes alargan la vida, pero, sobre todo, añaden vida a los años. Son un milagro de la medicina.

Links fotos:

Arqueología de la Medicina; IMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .