¡Mamá y papá, de mayor quiero ser político (de los buenos)!

Antes de nada decir que sí, sí existen muchos políticos que ejercen su “profesión” de manera honrada, y entre otras buenas cualidades que tienen están la vocación y la pasión, el ser responsables y ponerse al servicio de los demás. Dicho esto, y en los tiempos que corren permitidme que haga una excepción en el blog y me desahogue como un adolescente un poco mosqueado.

“Queridos papás, pienso que existe un problema de actores en la función de la democracia española: unos, muchos, que viven de la política; otros, pocos, que viven para hacer política, pues yo, cuando sea mayor, quiero ser de los segundos porque…

…cuando sea mayor no me dedicaré a insultar y echar bronca a los que no piensen como yo, hacerlo me desacreditaría y pondría en evidencia mis propias carencias. La charlatanería, confunde y manipula.

…cuando sea mayor me pondré a la altura de los demás para hablar y negociar.
…cuando sea mayor reconoceré mis propias limitaciones y meditaré mis decisiones, decidido, pero prudente.
…cuando sea mayor me rodearé de los mejores, seré astuto, persuadiré, sí, pero razonablemente.
…cuando sea mayor seré discreto, afable, cercano, sencillo en lo personal, pero brillante a la hora de buscar el bien común, no el personal.
…cuando sea mayor no utilizaré el miedo como argumento.
…cuando sea mayor no veré en el hecho de pactar una muestra de debilidad, sino una necesidad.
…cuando sea mayor no seré fanático ¡nada más peligroso!, y velaré por el interés general mirando al medio y largo plazo.

Sí, puede que actuando así no consiga necesariamente éxitos, pero sí, recibiré el reconocimiento de los buenos proyectos y las buenas acciones.

El concepto de “clase política” lo creó el sociólogo y senador italiano Gaetano Mosca a principios del siglo XX inspirado a su vez en Saint Simón, filósofo considerado como uno de lo padres de la sociología, quien concibía la existencia de dos clases durante toda la historia de la humanidad, la de una minoría dominante y la de una mayoría dirigida.

Todos hemos escuchado lo de si el político nace o se hace. Probablemente se hace, día a día, pero al igual que en otras profesiones como la de ser profesor o médico, deben tener vocación, y mucha, al deber servir a los demás. Esto no quiere decir que puedan haber buenos políticos de “profesión” y no de vocación, pero… por favor, ¡que tengan esa “fibra” política tan necesaria! Personalmente, y es mi humilde opinión, deberíamos hacer como muchos de los parlamentarios suizos que dedican gran parte de su semana laboral a la política pero siguen manteniendo un pie en el “mundo real”. Ninguno de ellos viven de la política, no reciben ningún sueldo y solo se les proporcionan dietas por la asistencia a las sesiones -excepto los ministros-. Estos políticos tienen su propio trabajo y de eso viven. Uno de los requisitos más importantes para dedicarse a la política en Suiza es el de poseer un empleo previo y simultáneo a su actividad política. Vamos, “igualito” que en España, donde la mayoría viven de la política y no para la política, donde muchos acceden a ella tras una fracasada vida laboral (algunos incluso tras estar en el paro, y no, no diré ningún nombre).

Dedicarse a la política es un chollo, no requiere ningún título universitario, ni tan siquiera estudios, y en España, el artículo 11 de la Ley del Gobierno dice que basta con “ser español, mayor de edad (…), así como no estar inhabilitado para ejercer empleo o cargo público por sentencia judicial firme”. No discutiré que cualquier persona pueda dedicarse a la política, el hecho de no poseer titulación alguna no es motivo para no hacerlo, pues solo basta la franca voluntad de servicio a los demás, pero no estoy de acuerdo en que la política sea una profesión. Tú puedes ser mecánico, ingeniero, filósofo, peluquero o médico y ganarte la vida con tu profesión dedicando parte de tu tiempo semanal a ejercer de político. Llamadme iluso, pero es posible, y si no, que se lo pregunten a los suizos o islandeses.

Siendo los políticos imprescindibles para la sociedad debería preocuparnos que también se les consideren obstáculos para el bien común, la convivencia y el progreso de nuestra democracia. Las encuestas reflejan desde hace años esta preocupación, dos datos: ocho de cada diez españoles están descontentos con la política y el 80% la califican mala/muy mala según una encuesta del CIS del 2016 (creo que ahora sería peor, si cabe). Nuestra democracia, ninguna “democracia”, debería resultar tan insatisfactoria ya que, según su definición, debe ser el poder del pueblo.

… en fin, mamá y papá, cuando sea mayor no sé que seré, pero haga lo que haga sí sé que intentaré actuar honestamente y si alguna vez intento aprovecharme de los demás… ¡que la justicia caiga sobre mí!”.

 

11 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan F dice:

    Estimado Francisco Javier. Precisamente estos días estaba pensando lo mucho que echo de menos a un Dios cristiano, no por su mera existencia, sino porque eso implicaría la existencia de un infierno. Y no sigo que me pierdo.

    1. Hola Juan,
      al paso que vamos, hasta el infierno se quedaría pequeño. Todos deberíamos tener presente a la hora de votarles que el que promete menos, será el que menos nos decepcione.
      Saludos

  2. Justicia es una palabra difícil de unir a político. Sigo teniendo la esperanza de sentirme realmente representada por nuestra clase política algún día.

    1. Hola Gisela,
      la esperanza es lo último que se pierde, aunque en este caso no podemos esperar que sean los propios políticos los que hagan algo para cambiar la dirección que tomó la política hace ya unos años. Hoy, el que no se atreve a ser inteligente, se hace político.
      Un saludo

  3. astolgus dice:

    Nene Paquito Javi Asao, tú no tienes ninguna condición válida para ser político, búscate otra meta porque no has tirao pedruscos a las zagalas, ni has estampao gaticos recien nacidos, ni apedreao a perros callejeros cuando estaban encolaos haciendo ñaca ñaca, ni puesto la zancadilla al más simple de la escuela, ni has matao gallinas con un tirachinas, ni dao aguadillas en el río a otros chicos más flojos que tú, ni robao madalenas del hormo del pueblo, ni taponao con trapos el tubo de escape del autobús que pasaba por tu pueblo, ni… bueno, que no Paquito que tendrías que leerte Rinconete y Cortadillo, El Lazarillo de Tormes… entrar en un mercao y mangar aLgún bolso a una abuelica o la cartera a un abuelete, vamos entrenarte para ser un político de fuste. ¡Que no vales p’a político chaval!

    1. Hola Astolgus,
      bueno, en una ocasión le corté la cola a una lagartija para ver si le crecía, ¿eso sirve, para mi curriculum de futuro político?
      ¡Ja, ja, ja
      Abrazos

  4. astolgus dice:

    ¡CLARO QUE SIRVE, MUCHISIMO! Tú a cortar colas a actuales políticos de pelajes varios…

  5. libreoyente dice:

    Me gusta tu reflexión. Creo que debemos volver, y en el futuro mucho más, a revalorizar los valores cívicos, y eso incluye la democracia, y eso incluye la política. Lo mismo que no todos somos iguales, los políticos tampoco. Los hay, y más de los que pensamos, que son honrados, abnegados y trabajando por el bien común. Estoy seguro que apoyando entre todos conseguiremos que el mundo sea mejor.

    1. Hola Libreoyente,
      me gusta lo que dices y quiero pensar que así será. La clave está precisamente en que entre TODOS lo consigamos. La unión hace la fuerza, lo desunión no conseguirá nada y volveremos a tener más de lo mismo.
      Saludos

  6. roque dice:

    Política y utopía van de la mano. Somos un país de golpes y asonadas, estoy leyendo por segunda vez ‘Los episodios nacionales de Galdós’, por eso lo afirmo. Bueno, tienes mi voto si te presentas a político.

    1. Hola Roque,
      sí, y por enésima vez lo comprobamos en la actual epidemia de COVID. Hay de todo menos unión entre políticos a pesar de la gravedad que vive nuestro país.
      Saludos y no creo que me presente, al menos en esta vida.

Responder a franciscojaviertostado Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .