Houdini versus Argamasilla

Publicado por
Joaquín Argamasilla se «enfrenta» a Houdini (7 de mayo de 1924)

Metasomoscopia, este es el nombre que recibe la habilidad para ver a través de los objetos. Ciertamente parece algo imposible, aunque no para el español Joaquín Argamasilla, quien en la década de 1920 maravilló al mundo entero excepto al gran Harry Houdini.

Los ingenuos neoyorquinos están un poco desconcertados ante los experimentos, realmente asombrosos, que Joaquín María de Argamasilla les brindó con la mayor modestia. Un hombre que ve, sin artificio de ninguna especie, a través de los cuerpos opacos, es algo excepcional. Pero lo más sorprendente para las neoyorquinos no es precisamente ese poder visual maravilloso: lo que desconcierta es que el hombre no sea americano.

Así rezaba un artículo de la prensa española en 1924 sobre el hombre maravilla del momento. Pero, ¿quién era Argamasilla? Y lo más desconcertante, ¿cómo lo hacía?

Nació en el Madrid de 1905, de familia noble, su nombre completo era Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elío, con el tiempo recibió el título de marqués de Santacara. Su padre, amante de la parapsicología, le envolvió desde niño en el ambiente de lo supranormal y fue quien le alentó convencido de que su hijo tenía Rayos X en los ojos. En sus demostraciones era capaz de leer hojas de papel metido en una caja hermética o adivinar la hora de un reloj de bolsillo cerrado. Entre el público se encontraba Valle-Inclán, quien se convenció de su poder, así como otros personajes ilustres. Se promovió en abril de 1923 una comisión para estudiar su caso, presidida por el científico Ramón y Cajal e integrada por hombres de ciencia de gran prestigio con psiquiatras, oftalmólogos, físicos y fisiólogos, entre otros.

El éxito de sus demostraciones hizo que se presentara en París ante el prestigioso médico francés Charles Robert Richet, quien obtuvo el Premio Nobel de Medicina en 1913 por su investigación sobre la anafilaxia. Richet, aunque gran científico, también era uno de los más representativos pioneros de la metapsíquica y quedó convencido de su poder:

Estamos en días de descubrir nuevos rayos. Nos encontramos en presencia de uno de los mayores descubrimientos de nuestros días.

Dr. Charles Robert Richet

El prestigio de Argamasilla llegó a los Estados Unidos y tras publicitarle convenientemente se acordó una demostración el 9 de mayo de 1924 en el Hotel Pennsylvania de la 7ª Avenida de New York. La expectación era máxima en un tiempo en el que la creencia en lo sobrenatural había crecido tras la Primera Guerra Mundial, pero entre los asistentes se encontraba el ilusionista y escapista Harry Houdini dispuesto a descubrir al impostor.

Houdini, buen conocedor de todo tipo de trucos, en sus últimos años se dedicó a desenmascarar a espiritistas y creyentes de lo sobrenatural. Lo primero que le hizo sospechar en la actuación de Argamasilla era que se ubicaba siempre cerca de una ventana para tener buena iluminación, algo totalmente innecesario, ya que se vendaba los ojos, además, conocía más de una técnica para poder ver a través del vendaje. En uno de los trucos se percató de unos movimientos muy sutiles pero sospechosos que realizaba para mirar dentro de la caja.

Argamasilla solicitó un reloj de cadena provisto de tapa entre el público e indicó que colocaran las manecillas a la hora que quisieran. Tras cerrar la tapa, lo cogió, lo agitó y adivinó la hora. Houdini, atento en todo momento a sus movimientos, se fijó que mantuvo el reloj horizontalmente entre los dedos pulgar e índice elevándolo hasta situarlo frente a su rostro verticalmente y descendiéndolo rápidamente en posición horizontal, aunque sujetándolo diferentemente con el pulgar sobre el resorte para abrirlo. El movimiento pasaba completamente imperceptible para todos, pero no para Houdini.

En un segundo encuentro, Houdini sospechó que utilizaba una caja manipulada previamente para poder ver y leer el texto escrito, le ofreció una caja suya para insertar el mensaje oculto, a lo que se negó rotundamente. Después, le ofreció un reloj que previamente había manipulado para que no fuera posible abrirlo con facilidad, dejando en evidencia nuevamente al español.

Houdini fue el gran vencedor en su pugna con Argamasilla al desenmascararle y echar por tierra las teorías metapsíquicas de su padre. Sin embargo, al regresar a España, una parte de la prensa española negó la evidencia y dio como derrotado a Houdini. Muchos ilustres personajes que confiaron ciegamente en sus poderes comprometieron su reputación al hacerlo y no podían decir que apoyaron a un mentiroso. Solo era cuestión de tiempo aceptar la evidencia.

Argamasilla nunca reconoció el fraude y dijo que paulatinamente estaba perdiendo su poder, hasta que, por fin, un día, confesó que lo perdió. Lo siguientes años siguió vinculado al espectáculo y llegó a ser director general de Cinematografía y Teatro, falleciendo a la edad de 82 años.

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .