«La chica más besada del mundo»

Publicado por

Así se conoce a la protagonista de nuestra historia. Lo cierto es que ignoramos la verdadera historia que esconde, pero todo empezó cuando a finales de la década de 1880 la policía descubrió el cuerpo sin vida de la joven flotando en el Sena.

Sin signos de violencia en su cuerpo ni muestras en el rostro del horror sufrido por el ahogamiento, su cara presentaba una serena sonrisa. Como era habitual entonces fue llevada a la morgue de París y expuesta al público durante días para que alguien pudiera identificarla. Nadie lo hizo. El anatomopatólogo determinó que se había suicidado y un empleado del depósito de cadáveres, cautivado por su belleza, mandó moldear una máscara mortuoria en cera y se expuso por el París bohemio.

Cuando su gemela visitó París, se sorprendió al ver una máscara que parecía un reflejo de ella misma. Fue cuando reconoció a la ahogada como su hermana perdida hacía mucho tiempo

… y así surgió una de las hipótesis más difundidas que dice que fue su amante adinerado quien la asesinó tras fugarse desde Liverpool a París.

Se popularizó tanto su cara y su romántica historia que se vendieron numerosas copias. Artistas y novelistas quedaron cautivados por su rostro y la enigmática historia, reproduciendo en sus obras su indescifrable sonrisa como si de la Mona Lisa se tratara. Desde entonces se la conocería como «La desconocida del Sena» (en francés, LInconnue de la Seine).

¿Por qué se la conoce como la chica más besada del mundo?

El anestesista austríaco de ascendencia checa, Peter Safar, junto con el neumólogo James Elam, desarrolló en la década de 1950 el método de la respiración boca a boca, que más tarde se combinaría con la técnica de presión intermitente en el pecho, lo que hoy conocemos como reanimación cardiopulmonar (RCP). La utilidad práctica de estas maniobras solo se conseguiría si eran enseñadas y aprendidas por miles de personas y para que así fuera, el Dr. Safar encargó a Asmund Laerdal, un fabricante de juguetes especializado en muñecas elaboradas con un nuevo tipo de plástico suave, un maniquí con el que practicar.

Lo cierto es que Asmund Laerdal se interesó de inmediato en el trabajo, ya que en 1955 salvó la vida de su hijo sacando su cuerpo casi sin vida del agua tras despejar sus vías respiratorias. Pensó que el rostro del maniquí a tamaño real debería ser el de una mujer para que así los hombres no se sintieran reacios a practicar la reanimación, y recordó la máscara de una joven sonriente que vio colgada en casa de sus abuelos, se trataba de nuestra bella joven del Sena.

A este maniquí se le dio el nombre de Resusci Anne y en septiembre de 1960 fue presentado en el Primer Simposio Internacional sobre Reanimación en Stavanger (Noruega). Desde ese momento comenzó a utilizarse por todo el mundo y se calcula que más de 500 millones de personas han recibido formación práctica en reanimación cardiopulmonar con maniquíes, logrando salvar la vida a más de 2,5 millones de personas.

Hoy la identidad de la joven sigue siendo un misterio, pero de una forma u otra su bello rostro y su dulce sonrisa quedaron inmortalizados en un maniquí que sigue salvando vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .