La «Casa de la Cascada»

Publicado por

Al igual que en otras artes, en arquitectura surgen de tanto en tanto genios que marcan época. Ese es el caso de Frank Lloyd Wright, conocido como «el mejor arquitecto estadounidense», y muchos piensan que su obra maestra es la residencia Kaufmann, construida sobre una cascada del río Bear Run, en Pensilvania.

Una vida nada convencional

Wright nació en Richland Center, en 1867, en el seno de una familia de pastores de origen británico, pasó su infancia y adolescencia en una granja de Wisconsin, en íntimo contacto con la naturaleza, hecho que condicionaría su concepción de la arquitectura. Se casó joven, tuvo seis hijos y en 1909 abandonó a su familia para trasladarse a vivir a Europa con su amante Mamah Borthwick Cheney, quien a su vez abandonó a su marido y a sus dos hijos. Esta situación se convirtió en todo un escándalo y fueron objeto de la censura pública, debiendo renunciar a alguno de los proyectos más interesantes que le ofrecieron en aquél momento como la construcción de la casa familiar de Henry Ford. A pesar de ello presentó sus trabajos en Berlín obteniendo un total reconocimiento.


Unos años antes, en 1897, inició la construcción de su famoso asentamiento Taliesin en Wisconsin, y fue allí donde se instaló con Mamah, utilizándolo también como estudio y escuela de arquitectura. El lugar era conocido por la gente del lugar como «la granja del amor», hasta que ocurrió la tragedia…

El 15 de agosto de 1914, mientras Wright se encontraba en Chicago supervisando el trabajo en Midway Gardens, en unas tareas de rehabilitación de la casa se encontraban varios operarios. Uno de ellos, Julian Carlton, un sirviente que había sido contratado y que era mentalmente inestable, incendió las viviendas de Taliesin y asesinó a siete personas con un hacha cuando intentaban huir de las llamas. Entre los muertos se encontraba Mamah y sus dos hijos. Carlton ingirió ácido en un intento fallido de suicidio y tras ser arrestado murió de hambre siete semanas después.

A partir de entonces se conoció Taliesin como el lugar de «la masacre de Taliesin».

Wright, adelantado a su época e inteligente, siempre se consideró superior al resto de mortales y como tal justificó su vida amorosa diciendo que «las leyes y las normas están hechas para los mediocres». Poco tiempo después de la desgracia de Taliesin inició una nueva relación con una espiritista y adicta a la morfina de la alta sociedad con la que se casó, pero resultó un rotundo fracaso, divorciándose pocos años después. A partir de entonces convivirá con otra mujer, en esta ocasión una bailarina 31 años más joven que él, con la que tendría otra hija, y se trasladaron a vivir nuevamente a Taliesin, hasta el día de la muerte de Wright en 1959, a la edad de 91 años.

Las obras que le consagraron


Mucho tiempo antes de que se pusieran de moda, Wright concibió sistemas de refrigeración natural, muros gruesos de piedra como aislante y pérgolas para crear sombras, techos de vigas de secuoya cubiertos con lonas blancas para permitir la circulación de aire y muchas otras novedosas estructuras que armonizaban sus edificaciones con el entorno, una filosofía que se conoció como arquitectura orgánica.


Diseñó grandes espacios con salas abiertas entre ellas, dando sensación de amplitud donde la luz inundaba todas las habitaciones. Wright admiraba la arquitectura maya y la aplicó a algunas de sus viviendas. Entre 1900 y 1910 edificó gran número de casas de verano en bosques o junto a lagos, y durante los años 1915 y 1920 trabajó en el proyecto del Hotel Imperial de Tokio, desarrollando junto a Antonin Raymond un numero método de construcción resistente a los terremotos colocando en sus cimientos en soportes basculantes hidráulicos.

Existe una anécdota que muestra el sarcasmo que tenía el genio:

Una vez un cliente le denunció por unas filtraciones en la nueva casa que Wright le construyó. En el juicio el juez le preguntó a qué se dedicaba y declaró: Soy el mejor arquitecto del mundo.

Cuando su esposa le reprendió, él tan solo le dijo: No tuve elección. Estaba bajo juramento.

No le gustaban muchos las ciudades y su pasión era la naturaleza. Su fama mundial le llegó diseñando viviendas estadounidenses, incluida la suya en IIInois, pero la construida sobre la cascada del río Berar Run, en el condado de Fayette del estado de Pensilvania es considerada a día de hoy monumento nacional en Estados Unidos.

La Casa de la Cascada (Fallingwater)

Construida durante los años 1936 y 1937, fue un encargo para Edgar Kaufmann, su esposa Liliane y su hijo Edgar Jr., dueños de unos grandes almacenes en Pittsburgh. Inicialmente Kaufmann esperaba que la casa se levantara frente a la cascada, no sobre ella, a lo que Wright contestó: «Quiero que viváis con la cascada, no solo que la miréis sino que se convierta en parte integral de vuestras vidas».

Construida íntegramente con madera, ladrillo, acero, hormigón y roca, queda integrada magníficamente con el bosque que lo rodea, sintiendo la fuerza con que cae el agua por toda la casa. Inspirada en la arquitectura japonesa, la roca sirvió de cimentación del edificio y se levantaron tres plantas horizontalmente con prominentes terrazas y voladizos, con un núcleo central vertical donde se ubica la chimenea. Dispone de distintas estancias destacando la plataforma que está junto al arroyo conocida como la «escalera del agua», la chimenea rodeada de piedras naturales que salen del suelo y a su izquierda un contender rojo circular provisto de una bisagra que posibilita colocarlo sobre el fuego para calentar la bebida, conocida como la «bola del vino». Los dormitorios se encuentran en la segunda planta, así como el despacho, y en el tercer piso el lugar de estudio y el dormitorio del hijo de Kaufmann.

Se convirtió en la casa de campo de los fines de semana para la familia hasta que en 1952 se suicidó en la casa Liliane, y Edgar murió tres años después. Su hijo Edgar Jr heredó la casa y fue aprendiz de Wright a principios de los años 30, donándola a la asociación Western Pennsylvania Conservancy. Un año después se abrió al público y a día de hoy funciona como museo. Ocupó la portada de la revista Time en enero de 1938 y desde 2019 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Para saber más:

Imágenes del interior de la Casa de la Cascada

Link imagen:

Sxenko

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.