Stamata Revithi, pionera olímpica

Publicado por
 El Comité Olímpico Internacional (1896). De izquierda a derecha, de pie: Gebhardt (Alemania), Guth-Jarkovsky (Bohemia), Kemeny (Hungría), Balck (Suecia); sentados: Coubertin (Francia), Vikelas (Grecia y presidente), Butovsky (Rusia).

En 1896 se celebraron los primeros Juegos Olímpicos Modernos de la Historia. Participaron 14 equipos y muchos de los mejores atletas del momento no compitieron al no enterarse del importante evento. Tampoco participaron mujeres, al menos oficialmente, porque en la disciplina más dura compitió una mujer, la griega Stamata Revithi.

El origen de los Juegos Olímpicos Modernos

La idea de organizar unos Juegos Olímpicos de la Edad Contemporánea se la debemos al poeta griego Panagiotis Soutsos en 1833, que inspiraron la celebración de cuatro eventos deportivos multidisciplinarios en Atenas, entre los años 1859 y 1889, organizados por el empresario y filántropo griego Evangelos Zappas, que inspiraron a su vez al británico William Penny Brookes que organizó unos Juegos Olímpicos británicos en Londres en 1866, y en la década de 1880 abogó por la creación de unos Juegos Olímpicos internacionales en Atenas. Este se entrevistó con el aristócrata francés Pierre Fredy, barón de Coubertin, quien propuso crear unos Juegos Olímpicos internacionales cuya organización estaría a cargo de un Comité Olímpico Internacional, acordándose celebrar los primeros en Atenas, en 1896.

Los Juegos de 1896

Participaron 241 atletas masculinos de 14 países, que disputaron 43 competiciones de 9 deportes. La prueba que más interés generó fue la Maratón, que discurría entre las localidades de Maratón y Atenas, que disputaron 17 atletas (trece eran griegos) de los que solo llegaron 10 al estadio. Los griegos pusieron toda la esperanza en la Maratón, porque los otros atletas no consiguieron buenos resultados en las demás disciplinas, ganando la prueba el griego Spiridon Louis, que entró en el estadio aclamado como héroe.

Spiridon Louis entra al Estadio Panathinaikó al final del maratón.

Hubo dos protagonistas de la Maratón a los que no se les permitió participar: el italiano Carlo Airoldi, quien acudió a la cita olímpica desde Milán a pie por no disponer del dinero suficiente para poder trasladarse en otro medio. Una vez en Atenas, fue rechazado por considerarle un profesional al haber cobrado por participar en algunas competiciones anteriores, además, los Juegos estaban reservados a los amateurs; el otro protagonista, una mujer, Stamata Revithi, quien no participó porque Pierre de Coubertin, entre otros, no estaba a favor de la participación de las mujeres en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, Stamata hizo lo imposible para saltarse esta injusta norma.

Stamata Revithi

Nacida en Siros en 1866, vivía sin casi recursos económicos y tuvo dos hijos de los que vivía solo el pequeño, de apenas año y medio. Pensó que le resultaría más fácil conseguir un trabajo en Atenas y hacia allí marchó días antes del inicio del maratón olímpico. En el camino topó con un hombre que le aconsejó participar en la prueba para conseguir algo de dinero. Rubia, de grandes ojos y complexión delgada, no se lo pensó dos veces y se presentó delante del comité organizador que la rechazaron. Lejos de abandonar su idea acudió a la localidad de Maratón el día antes de la prueba, donde se encontraban los atletas que iban a competir y los periodistas que cubrían el evento. La osadía de Stamata suscitó gran interés por la prensa y el alcalde de Maratón la albergó en su casa mientras esperaba la resolución oficial del comité olímpico. Fue entonces que le negaron en última instancia su participación con la excusa oficial de que la fecha tope para participar había expirado, no obstante, le prometieron poder competir en otra carrera en Atenas con un equipo de mujeres estadounidenses, prueba que nunca se llegó a celebrar.

Al día siguiente, Stamata Revithi decidió correr la prueba por su cuenta. Salió a las 8 h de la mañana y para dar constancia de los tiempos, el alcalde, el maestro y el juez de la ciudad le firmaron una declaración de la hora de la salida. Cuando se encontraba cerca de la meta unos oficiales militares la pararon antes de entrar al estadio Panathinaikó. Stamata les pidió que le hicieran un informe escrito para certificar la hora de llegada a Atenas 5 horas y media después.

Tras la prueba declaró a los periodistas que quería conocer al secretario general del Comité Olímpico Helénico para presentar su caso, probablemente para entregar los documentos que justificaban su participación y sus tiempos, pero nunca llegaron a encontrarse. Algunos diarios (Asti, New Aristophanes y Atlantida) informaron de este hecho al día siguiente y se sabe por la prensa de la época que otra mujer conocida con el apodo «Melpòmene» también corrió esa maratón, aunque se piensa que se refieren a la misma mujer.

Lo cierto es que nada más se supo de ella. Nada se sabe de la suerte que corrió y tal como apareció, dejó de existir para todos. Treinta años después, la británica Violet Piercy se convertía en la primera mujer en completar oficialmente una maratón en una carrera británica, con un tiempo de 3 horas y 40 minutos, y no fue hasta los Juegos Olímpicos de 1984 que se permitió a las mujeres correr el maratón olímpico.

Los Juegos Olímpicos de 1900

En los siguientes Juegos Olímpicos, celebrados en París, se permitió competir a las mujeres. De los casi mil atletas de 24 países que compitieron en disciplinas olímpicas, 22 eran mujeres, que participaron en golf, tenis, vela, croquet e hípica. La primera vencedora fue la británica Charlotte Cooper, que jugó a tenis y que en su vida ganó cinco campeonatos de Wimbledon. Se convirtió en la primera campeona olímpica de la historia, eso sí, con la oposición frontal del barón de Coubertin.

Para saber más:

olympics.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.