El Antiguo Cementerio Judío de Praga

Publicado por

En el barrio judío de Praga (República Checa), Josefov, entre fresnos, arces y acacias encontramos el Antiguo Cementerio Judío. A diferencia de otros cementerios europeos no está rodeado de jardines, ni ostentosas tumbas, ni tan siquiera coronas de flores sobre las sepulturas, solo pequeñas piedras, siguiendo la costumbre judía. Sus incontables lápidas son sencillas y están dispuestas de manera desordenada. Sin duda, un lugar que impresiona por su austeridad y por lo que representa.

No se sabe con certeza el número de personas que allí hay enterradas, se estima que son visibles 12 000 tumbas y que descansan en el lugar más de 100 000 judíos. Durante más de tres siglos fue el único lugar donde estaba permitido enterrarlos en Praga y es el cementerio de Europa que contiene más enterramientos de este tipo. De acuerdo con la Halajá, los judíos no deben destruir tumbas judías ni tampoco pueden transportarlas de un lugar a otro, eso, junto a la falta de espacio, hizo que las taparan con suelo nuevo y construyeran otras encima, llegando a alcanzar doce niveles en algunos puntos, lo que explica por qué la superficie del cementerio se eleva varios metros por encima de las calles circundantes.

En realidad, se trata del tercer cementerio judío conocido en el territorio de Praga. Algunos autores ubican el más antiguo de la ciudad en la actual calle Míšeňská o en la zona de Újezd. El segundo cementerio judío medieval es conocido como «El jardín judío», ubicado en el Barrio nuevo de Praga (Nové Město), una zona utilizada para tal fin desde el siglo XIII, hasta que, por las presiones de los vecinos del lugar, decidieron clausurarlo por orden del Rey Vladislaus II para construir en 1478 el Antiguo Cementerio Judío.

Al principio las lápidas eran simples, una losa de madera o piedra, básicamente rectangular, y en el siglo XVII empiezan a mostrar símbolos en relieve arraigados en la tradición judía -como el racimo de uva o la estrella de David de seis puntas-, emblemas de familias y de sus profesiones. Los epitafios suelen contener elogios sobre el difunto y la fecha del fallecimiento (o enterramiento), en ocasiones en forma de letras hebreas contando de acuerdo al calendario judío, que empieza 3760 años antes de nuestra era.

Leyendas y algunos ilustres allí enterrados

La tumba más antigua es la del rabino y poeta Avigdor Kara, tal como atestigua su lápida, que data del año 1439 (en la presentación de más abajo podéis verla). Encontramos otros personajes famosos como el líder de la ciudad y responsable de la construcción de la sinagoga de la ciudad que lleva su nombre, Mordecai Meisel (1601); el matemático, astrónomo e historiador, David Gans (1613), en cuya tumba se utilizó por primera vez la Estrella de David como emblema de la comunidad judía; el rabino de Praga, David Oppenheim (1736); una lápida rectangular alta conmemora a Aharon Meshulam Horowitz (1545), el judío más rico de su tiempo, quien inició la construcción de la Sinagoga Pinkas, y la más reciente, la tumba de Moses Beck (1787). Sin embargo, la tumba que todos buscan es la del filósofo y estudioso del Talmud, el rabino Jehuda Löw (1609), conocido como «el Maharal de Praga», cuya tumba es especialmente visitada el 17 de septiembre, día de su muerte.

A este rabino se le atribuye la creación del misterioso y mítico Gólem, un gigante de barro que según la leyenda defendía el gueto judío de los ataques antisemitas. Le atribuyen poderes mágicos y es costumbre colocar en su tumba papelitos con mensajes y deseos a la espera de que se cumplan.

Hablando de leyendas, este cementerio está unido a la de los «Ancianos de Sion», un movimiento conspiratorio que supuestamente se reunía en este lugar para planear el control del mundo y que aparece reflejado en un panfleto antisemita Los protocolos de los sabios de Sion, publicado en la Rusia zarista en 1902 para justificar los pogromos que allí sufrían los judíos.

El ilustrado emperador soberano Josef II había prohibido los entierros dentro de las murallas de la ciudad por razones higiénicas en 1787 y se trasladó el principal cementerio judío al antiguo cementerio de la peste en Žižkov. En 1903 la remodelación urbana del barrio de Josefov obligó a la Comunidad Judía a ceder una parte del cementerio para construir la actual calle 17 de Septiembre y la Sociedad Funeraria aprovechó para construir una sala de ceremonias en estilo neo-románico donde hoy pueden verse exposiciones basadas en las tradiciones judías, temas sobre la muerte y objetos de la ceremonia funeraria judía.

El Antiguo Cementerio Judío fue declarado patrimonio cultural nacional en el año 1995, y hoy es administrado por el Museo Judío de Praga. En el barrio judío se conservan también seis sinagogas que pueden visitarse (excepto la Vieja-Nueva). Sin duda, un lugar que impresiona y de visita obligada en la ciudad.

Una novela:

El cementerio de Praga, de Umberto Eco

5 comentarios

  1. He estado 3 veces en Praga porque para mi es la ciudad más bonita de Europa y en una de esas vivitas caminaba yo solo en la tarde noche con poquísima gente par la calle y ví señalado el callejón en donde está el cementerio judío, entré en el mismo, caminé unos pasos entre las decenas de tumbas y me fuí cag..ndo leches porque me entró un yuyu que era la primera vez que me pasaba y espero no volver a experimentarlo

    1. Hola Astolgus,
      lo entiendo perfectamente. Estuve recientemente y no pude dejar de escribir sobre este lugar en particular. La ciudad me pareció increíble aunque tenía en mente verla completamente nevada y para desgracia nuestra no vimos la nieve por ningún lugar. Bueno, es la excusa para regresar.
      Abrazos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.