«Penny Black», el primer sello de correos

Publicado por
El primer sello postal del mundo, un Penny Black, se exhibe antes de la subasta en Sotheby’s en Londres. (Foto Prensa Libre: Reuters)

Hay objetos únicos en el mundo por los que algunos pagarían cantidades astronómicas para conseguirlos, y uno de ellos es el «Penny Black», el primer sello de correos y precursor de todos los sellos. Hace pocos meses se subastó en Sotheby’s en Londres por 6 millones de libras, pero en este caso la pieza más importante de la historia filatélica que existe no obtuvo compradores. Descubramos la historia de esta diminuta estampilla.

La leyenda detrás del sello

Un sello de correos (o postal) es un comprobante del pago previo (franqueo) de un envío efectuado por correo. Suele ser un pequeño papel que se pega en el sobre o en el paquete que queremos enviar y si nos paramos a pensar parece increíble que algo inventado hace más de siglo y medio sigamos utilizándolo exactamente igual en la actualidad. Antes de 1840, era el destinatario el responsable de pagar los gastos de envío y las tarifas postales británicas eran complejas y elevadas con un coste que dependía de los kilómetros recorridos y no por el peso de lo enviado…

Cuentan que en 1835, el profesor Rowland Hill, encontrándose en Escocia, pernoctó en una posada y encontrándose en su interior vio que un cartero entró en la casa y le entregó una carta a la posadera. Ella examinó la carta y se la devolvió al cartero indicándole que era muy pobre y no podía permitirse aceptar y pagar el importe.

Rowland Hill, que observó la escena desde la distancia, se ofreció a pagar el coste de la carta. Quedándose solos la posadera le agradeció su amable gesto, pero le indicó que no era necesario pues ya sabía que en la carta no había nada escrito. Le explicó que su familia vive a muchos kilómetros de ella y se escriben teniendo cuidado de que cada palabra de la dirección esté escrita por diferentes manos, así, si aparece la letra de todos, es que se encuentran bien. Después, devuelve la carta diciendo que no puede pagarla.

Esta (falsa) leyenda se dio a conocer y se decidió reformar el servicio de correos británico, siendo el político escocés Robert Wallace el verdadero impulsor de la misma, y el profesor Rowland Hill propuso que el envío lo pagara el remitente según el peso de la mercancía y el gobierno del Reino Unido organizó un concurso para determinar la mejor forma de demostrar que el remitente había pagado el envío. Hill propuso un sello adhesivo para indicar este pago anticipado. Participaron más de 2000 diseños con un premio de 600 libras para el ganador, pero finalmente se decidió utilizar como base un medallón realizado en 1837 por William Wyon que conmemoraba la visita de la reina a Londres.

Un sistema eficaz y muy popular

Le dieron el nombre de «Penny Black» por ser negro y costar un penique, permitiendo entregar cartas de hasta 14 gramos con esta tarifa fija, sin tener en cuenta la distancia. Lo cierto es que resultó todo un éxito desde el primer día, internacionalizándose poco tiempo después. Se utilizó a partir del 6 de mayo de 1840 y en él se puede ver el retrato de perfil de la reina Victoria y dos días después se puso a la venta el sello de dos peniques, en color azul.

Hasta ser retirado de la circulación en 1841 se emitieron 68 millones de ejemplares, de los que sobreviven un millón y medio. Cada sello tiene impresas las coordenadas del lugar que ocupaba inicialmente en la hoja de impresión y así es como los filatelistas reconstruyen las hojas completas de esos primeros sellos.

En la actualidad han sobrevivido tres Penny Blacks de la primera hoja de sellos impresos, uno es el recientemente subastado con las letras A-I, junto con un documento fechado el 10 de abril de 1840, procedente del archivo de Robert Wallace, en el que escribió a lápiz: «Primera prueba de la cubierta de la estampilla postal de Penny, presentada al Sr. Wallace por el canciller de la Exchequer, Francis Thornhill Baring». En la actualidad se conoce como el ‘Documento Wallace’, la reliquia más codiciada de la filatelia, y su actual propietario es el empresario y filatelista Alan Holyoake; Los otros dos «Penny Black» forman parte de la colección del Museo Postal Británico.

Rowland Hill fue nombrado Director de Correos de Reino Unido y al morir en 1879, fue enterrado con todos los honores en la Abadía de Westminster en el Panteón de Hombres Ilustres. Su sepulcro fue costeado por el pueblo agradecido por su genial idea.

4 comentarios

  1. JOSÉ IGNACIO MARTÍNEZ MARTÍN . MÉDICO ESPECIALISTA EN MEDICINA FAMILIAR Y COMUNITARIA ( Jubilado ) dice:

    Excelente e interesantísimo artículo , como todos los que pones en el Blog . Muchas gracias por compartir la información y además de manera clara , amena y didáctica . JOSÉ IGNACIO MARTÍNEZ MARTÍN .

    1. Hola José Ignacio,
      muchas gracias a ti por seguir el blog y por tu amable comentario, más viniendo de un colega. Los médicos tenemos de una foma u otra esa parte de humanismo que en mi humilde opinión es igual de importante que todos los conocimientos del mundo juntos. Ya lo dijo el profesor Letamendi… “El médico que sólo sabe medicina; ni medicina sabe”.
      Un abrazo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.