Barcelona, capital del Estado español (entre otras)

Publicado por
Plaza España (Sevilla) Imagen de Nacho Facello

Puede extrañar el título, pero si preguntáramos por las ciudades que fueron en algún momento capital del país a lo largo de la Historia puede que acabáramos sorprendiéndonos, y es que, entre ellas, encontramos a Barcelona, primera sede regia con los visigodos, que en plena Guerra Civil, a finales de 1937, el Gobierno Republicano decidió trasladar su capital allí, hasta que en 1939 la capitalidad de España regresó a Madrid.

La Historia de España ha conocido conquistas de Cartagineses, del Imperio romano, del Imperio Bizantino y del pueblo germánico de los suevos en la primera mitad del siglo V. Tras la derrota de los francos merovingios del rey Clodoveo, en la batalla de Vouillé, en el año 507, se fundó el Reino visigodo de Toledo situando tiempo después en esa ciudad la nueva capitalidad, probablemente durante el reinado de Atanagildo.

La invasión musulmana de la península ibérica en 711 puso fin al reino visigodo de Toledo y comenzaron a surgir reinos cristianos: el reino de Asturias; la Corona del reino de Galicia y de León, que se integró a partir de 1230 con el nombre de Corona de Castilla con el rey Fernando III; la Corona de Aragón, si bien no tuvo una capital estrictamente, es en la «ciudad condal» de Barcelona, sede del conde de Barcelona, a partir del matrimonio entre Ramón Berenguer IV y Petronila, donde se encontraba el rey de Aragón y el Archivo de la Corona; el reino de Valencia, creado por Jaime I el Conquistador dentro de la Corona de Aragón, con capital en Valencia; la Corona del reino de Navarra, con Pamplona como capital, y que formó parte de la corona castellano-aragonesa tras la Conquista de Navarra en 1512; la Corona de Castilla, con Burgos y Toledo disputándose la prelación, siendo la prime caput castellae, una dignidad que le permitía hablar primero en las Cortes, y Valladolid, donde se encontraba la Real Audiencia y Chancillería, convirtiéndola en capital judicial.

Los motivos de elegir Madrid

En 1561, el rey Felipe II quiso establecer la Corte de forma permanente. No se trataba de una cuestión baladí, ante el extenso imperio que tenía que gobernar, y entre los motivos que le llevó a elegir esta ciudad y no otra, encontramos la de su privilegiada posición geográfica en el centro de la Península; su buen clima, sus bosques y sus animales de caza, afición que le encantaba y que, gracias a la expropiación de unas tierras de un destacado comunero, le proporcionaron a los reyes la Casa de Campo, un gran coto de caza junto al Alcázar; la escasa presencia de grandes nobles y aristócratas cerca que pudieran hacerle sombra durante su reinado, y, entre otros motivos para elegir Madrid destaca también el hecho que ya había sido utilizada como sede de reuniones de la Corte desde la Baja Edad Media.

Tuvo en mente otras ciudades, como Sevilla, que le permitía tener salida al mar gracias al río Guadalquivir, pero que descartó por estar adscrita al Consejo de Castilla, tener una nobleza local, un obispado y la Casa de Contratación de Indias, que representaba una «capitalidad económica»; también barajó Lisboa, pero hacía poco tiempo que había incorporado Portugal a sus dominios; Toledo, que descartó por lo complicado de abastecer de agua la ciudad por su orografía; y Barcelona, aunque al estar adscrita al Consejo de Aragón y con la reciente revuelta de los comuneros, tenía mucho más poder en Castilla que en Aragón. Finalmente, optó por Madrid aunque no tuviera puerto marítimo, pero contaba con un abastecimiento de aguas a través del río Manzanares y la posibilidad de poder supervisar las obras del Monasterio de El Escorial.

El paso del tiempo hizo que la capital de España cambiara con el contexto histórico del momento…

Córdoba

Bañada por el río Guadalquivir y fundada como colonia romana en el siglo III a. C. y capital de la Bética romana, tras la desintegración del Imperio romano y la invasión visigoda en el siglo V, Córdoba (Qurtuba) fue capital y centro político, cultural y económico de al-Ándalus durante más de tres siglos.

Toledo

Su importancia es indiscutible desde que el rey Atanagildo pasó el poder visigodo desde Barcelona a Toledo en el año 567, convirtiéndola en la sede regia de la Hispania visigoda, y siglos más tarde, el rey Carlos I de España, la convirtió en capital de su Imperio entre 1519 y 1561.

Cangas de Onís

En esta población cercana a los Lagos de Covadonga, en Asturias, tuvo lugar en el año 722 el triunfo de Don Pelayo a las tropas musulmanas, comenzando la Reconquista y convirtiéndose en la primera capital del Reino de Asturias. Por la conveniencia de situar la capital más centrada en el territorio del reino, ya que incluía Galicia, el rey Silo (774-783) la trasladó a Santianes de Pravia, a pesar de la oposición de una parte importante de la corte de Cangas de Onís.

Valladolid

Francisco de Sandoval y Rojas, Duque de Lerma, mano derecha y valido del monarca Felipe III, trasladó la Corte de Madrid a esta ciudad desde el año 1601 a 1606 para controlar al rey más cerca de sus feudos en Burgos y para chantajear a los comerciantes madrileños, que lo sobornaron para que les devolviera el negocio de tener la Corte. El principal motivo de aconsejar al monarca el traslado fue para tenerle alejado de la influencia de su abuela, María de Austria, quien desde su refugio en el convento de las Descalzas Reales de Madrid, aconsejaba sabiamente a su nieto el rey, consejos que no beneficiaban al duque.

Movido solo por sus propios intereses, el duque de Lerma, compró en 1600 un imponente palacio por unos treinta millones de maravedíes. Apenas un año después se lo vendió al rey por más del doble, ya que ni tan siquiera dispuso el monarca de un palacio propio en Valladolid. Y tiempo atrás había adquirido numerosos inmuebles en la ciudad, convirtiéndose en el propietario al que muchos debían acudir si deseaban acompañar a los reyes en su desplazamiento. En torno a 15 000 personas acudieron en los primeros meses de 1601 y la riqueza del duque no dejó de crecer.

El 4 de marzo de 1606, la corte regresó a Madrid también por influencia del duque, ya que, al caer los precios de los inmuebles tras la marcha de la Corte, adquirió propiedades a muy buen precio, y Madrid donó a la casa real toda una fortuna, 250 000 ducados, para que regresara a la ciudad, claro, el duque se hizo con una tercera parte del dinero. Todo un tipejo este duque.

Sevilla

Desde el 3 de febrero de 1729, hasta el 16 de mayo de 1733, se desplazó la Corte de Madrid a Sevilla, convirtiéndose en residencia de la Monarquía hispánica y, por tanto, en Corte. Reinaba el primer monarca de la Casa Borbón en España, el rey Felipe V, y el motivo no queda claro. Puede que debido a la mala salud mental del monarca, que empujó a su mujer Isabel de Farnesio a programar un viaje por Andalucía al pensar que era conveniente el alejamiento provisional de La Granja para buscar un entorno más favorable a su crisis depresiva. Aunque también la decisión pudo estar motivada por el deseo de revitalizar la ciudad de Sevilla, tras haber sido trasladada la Casa de la Contratación a Cádiz, unos años antes.

Durante la Guerra de la Independencia Española, el conde Floridablanca convocó a la Junta Central de Sevilla en diciembre de 1808 en el Real Alcázar para convertirla en la capital, al ser una de las pocas ciudades que los franceses no tenían en su poder. Mantuvo la capitalidad durante dos años, cuando finalmente se entregó a las tropas de Napoleón.

Cádiz

Tras la caída de Sevilla a manos de los franceses se trasladaron las Cortes a Cádiz desde 1810 a 1813. Será entonces que se proclama la Constitución Española de 1812, conocida como «La Pepa».

Mapa de España en julio de 1938 después de la ofensiva de Aragón y cuando comenzó la batalla del Ebro.Zona bajo control franquista (marrón)    Zona bajo control republicano (rosa) Solid blue.png Principales centros franquistas Red-square.gif Principales centros republicanos
Imagen de Té y kriptonita

Valencia

Durante la Guerra Civil española, desde noviembre de 1936 a octubre de 1937, fue la capital del país del bando republicano al comprobar que las tropas franquistas llegaban a Madrid. El Consejo de Ministros tomó la rápida decisión de trasladarla a Valencia, siendo el Palacio de los Borja la sede de las Cortes.

Burgos

Capital de la España sublevada, durante la Guerra Civil, entre el 1 de abril y el 18 de octubre de 1939. En cuanto terminó la Guerra Civil, Franco decidió volver a otorgar a Madrid la capitalidad.

Comprobamos, así, pues, que no solo la ciudad de Madrid ha sido capital de España. Cosas de la Historia.

😉

6 comentarios

    1. Hola libreoyente,
      la Historia es una constante evolución. Lo que hoy es blanco, mañana es negro, y, por desgracia, muchas veces no aprendemos de los errores del pasado. Como dijo alguien en una ocasión «Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia».
      Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.