La historia del cepillo de dientes. Y tú, ¿ya te los lavas?

Si hay una enfermedad que nos acompaña desde que el ser humano es ser (lo de humano lo pongo de momento en cuestión) es la caries dental. Todas las personas somos susceptibles de sufrirla a lo largo de la vida y es una de las patologías infecciosas más frecuente, inducida por la alimentación y la…

La acupuntura, sus agujas y una historia sin dolor

En la antigua Roma ya se utilizaba la electricidad para tratar el dolor ocasionado por alguna enfermedad reumática con anguilas eléctricas, y en el siglo II d. C.  Galeno de Pérgamo pensaba que los muertos eran “seres humanos sin dolor” y fue el primero en la historia de la medicina occidental en describir una escala…

¿Nos mentía Popeye con sus espinacas?

Muchos de nosotros hemos crecido con las aventuras de Popeye el marino. Sus característicos tatuajes de ancla, su forma de hablar, su pipa, su ojo izquierdo -por cierto, sigue siendo un misterio como perdió el otro-, y sobre todo, la superfuerza que conseguía tras ingerir una lata de espinacas y que le permitía machacar a…

John Graunt y su nueva forma de ver el mundo

En estos meses de pandemia por la COVID-19 los medios de comunicación no dejan de darnos cifras de infectados, de muertos, de altas hospitalarias y estudios sobre la inmunidad. Cientos, miles de científicos y demógrafos de todo el mundo estudian, analizan e interpretan los datos que se recogen, algo que en nuestros tiempos nos parece…

El experimento de Rosenhan: pues va a ser que no estoy tan loco

En 1973 el psicólogo David Rosenhan publicó en la revista Science “On being sane in insane places” (en castellano, sobre estar cuerdo en sitios de locos) un experimento sobre la validez del diagnóstico psiquiátrico que, a pesar de las críticas recibidas tuvo un importante impacto, me refiero al conocido como experimento de Rosenhan.

Puestos a morir, muramos de sexo (hoy no, mañana)

Existen muertes y muertes. No sé qué contestaríamos si nos preguntaran cómo quisiéramos morir, seguro que a más de uno no le importaría que fuera practicando sexo. Tampoco sé qué dirían los personajes que ahora os presentaré, lo que sí sé es que ellos no pudieron elegir y en el “sorteo” les tocó el premio.

La historia de amor que originó los guantes quirúrgicos

¿Qué relación puede tener el mayor cirujano de principios del siglo XX -cocainómano, por cierto-, una enfermera aristocrática y Charles Goodyear, el inventor de los “”modernos” preservativos? La solución a la pregunta: los guantes quirúrgicos. Hoy es impensable que te opere un cirujano sin que lleve guantes en sus manos -bueno, en caso de urgencia…

Gripes y pandemias, en algunas cosas no hemos cambiado tanto

En la pandemia de la epidemia de gripe de 1918 se recomendaron, al igual que en la actualidad por los comités de expertos, una serie de medidas para prevenir el contagio y eliminar la enfermedad. Sorprende comprobar la similitud de muchas de ellas con las adoptadas en nuestros días, aunque otras son curiosas y sorprendentes.

La enfermedad “X”, la madre de todas las enfermedades

El virus o bacteria que acabe con la especie humana no ha surgido todavía, o quizás sí, puede que permanezca escondido en alguna aldea, en alguna ciudad, latente, esperando despertar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva décadas alertando que antes o después aparecerá y cuando lo haga provocará una pandemia que diezmará la…

El lavamanos de Semmelweis y su fiebre puerperal

Si hay algo que nos repiten hasta la saciedad estos días para frenar la expansión del coronavirus y a la vez protegernos individualmente, es que permanezcamos confinados en casa y que nos lavemos y desinfectemos correctamente las manos, un mensaje dirigido a toda la población que se convierte en una medida de prevención esencial que…

Hans Asperger, ¿médico brillante o nazi sin escrúpulos?

Carlos Añez me hizo llegar un artículo en Facebook sobre un médico ciertamente controvertido, brillante pero cuestionado recientemente por su actividad y sus simpatías con el nazismo, es recordado por el síndrome que lleva su nombre: el síndrome de Asperger.