¡Agüita fresca traigo del río, para que tomen todos los días, aguateroooo!

Serenos, afiladores, pregoneros, colchoneros, resineros, campaneros, cenacheros, deshollinadores y aguaderos. Todas profesiones prácticamente olvidadas, muchas extinguidas, y pocas, muy pocas son las que se resisten a desaparecer. Para evitar que esto ocurra pondré mi granito de arena y hablaremos de los últimos, los aguaderos.