Amaro “El Pargo”, un corsario español muy singular

Todo aquél que visita el Convento de Santo Domingo de Guzmán en San Cristóbal de La Laguna le llamará la atención una sepultura de mármol del suelo en la que puede verse una calavera guiñando el ojo derecho y dos tibias cruzadas. Sí, allí hay un corsario enterrado, aunque el símbolo en sí, en realidad, no…