Una prueba sencillamente genial: el test de APGAR

A lo largo de la historia, durante el parto la atención se ha centrado en su mayor parte en la salud de las madres y no tanto en los recién nacidos. La elevada mortalidad neonatal, asumida como algo difícil de evitar, hacía que la atención al bebé fuera tan básica como retirarle las secreciones, limpiarle…