Andrés Laguna, médico oculto en El Quijote

A mí pueden llamarme “matacaballos” porque le certifico a Dios que, aunque soy médico y ha más de quince años que purgo y sangro todavía he muerto más caballos que hombres.  (De la carta del Dr. Laguna a Francisco de Vargas, embajador en Venecia, fechada en “Dé Augusta y de Julio 7 de 1554”)