La cruel historia de ser eunuco

En Yibuti, un pueblo del cuerno de África, cuando un hombre quería casarse con una mujer debía mostrar primero su valor para ser aceptado. Siguiendo la tradición debía hacerle un regalo: los genitales de otro hombre. Estos podían conseguirlos en una guerra o simplemente asaltando a un extranjero (cuidado con ir allí de turismo porque podríais…