Gaudí y su vitrina: el inicio de todo

Entre todos los objetos que podían verse en la Exposición Universal de París de 1878 uno llamó poderosamente la atención del industrial catalán Eusebi Güell. No se trataba de la cabeza de la estatua de la Libertad expuesta en el Campo de Marte, ni tampoco ninguna de las estatuas de los seis continentes que ahora…

Antoni Gaudí, el arquitecto de Dios: “Mi cliente no tiene prisa”

“Para hacer las cosas bien es necesario: primero, el amor; segundo, la técnica” (Antoni Gaudí) Hijo de un calderero, que se trasladó en 1868 a Barcelona para entrar en la Escuela de Arquitectura cinco años después -por cierto, dicen que fue un estudiante irregular-, Gaudí aprendió en distintos talleres el oficio de cristalero, carpintero y…

… y Gaudí se llevó la manzana de Barcelona

La Ciudad Condal recibe cada día miles de turistas que buscan, entre otras muchas cosas, las huellas del modernismo. Este estilo arquitectónico, que también de artes plásticas y decorativas, surgió por toda Europa y adquirió en Cataluña personalidad propia gracias al apoyo y  mecenazgo de esa burguesía catalana, sensible al arte, que lo vio como…

Gaudí, crónica de la muerte de un genio humilde

Siete de sus obras están consideradas Patrimonio de la Humanidad -nadie puede decir lo mismo- apoyándose su genio en una vida sencilla y austera que practicaría incluso cuando el 7 de junio de 1926, en la intersección de la calle Gran Vía de les Corts Catalanes y la calle Bailén de Barcelona le atropellara un…

La Sagrada Familia de Gaudí: Génesis

El templo Expiatorio de la Sagrada Familia (…) es una obra que está en las manos de Dios y en la voluntad del pueblo” (Antoni Gaudí) La inspiración del proyecto fue de un sacerdote canonizado recientemente, Josep Manyanet, fundador de unas congregaciones encargadas de promover el culto a la Sagrada Familia y la educación cristiana…