¡La leche, qué historia!

No voy a hablar de sus virtudes como alimento -ya dediqué un post hace unas semanas sobre sus beneficios durante la lactancia materna– pero es que incluso por su acción emoliente se ha utilizado para tratar las quemaduras en las manos, ocasionadas por el fuego o por sustancias corrosivas, sumergiéndolas en dicho elemento para calmar…