El asedio numantino

Roma daba miedo, no era para menos. Sus conquistas eran conocidas en el mundo entero y todos los pueblos acababan doblegándose a su poder. Pero en ocasiones, muy pocas, era la propia Roma la que se impresionaba por la resistencia que sus ejércitos encontraban en la batalla. Ese fue el caso de la actitud de…