La destrucción del Partenón

En el año 480 a. C. la ciudadela de Atenas fue arrasada por los persas y destruyeron el antiguo Partenón. Treinta y tres años después Pericles encargó a su amigo Fidias la construcción de un nuevo templo, inaugurándose durante el festival de las Panateneas en 438 a. C.