Los cánceres más antiguos

Recientemente se han descubierto en los restos de un Neanderthal  de 120.000 años evidencias del cáncer de huesos más antiguo, adelantándose unos cuantos miles de años a los anteriores estudios que los databan en solo 4.000 años atrás. Se trata de una costilla encontrada en Krapina, cerca de Zagreb (Croacia).