Quevedo y su odio hacia los médicos

Matan los médicos y viven de matar, y la queja cae sobre la dolencia (Francisco de Quevedo y Villegas) Hoy tiraré piedras sobre mi profesión: la medicina. Y lo haré de manos de uno de los grandes escritores del Siglo de Oro español, don Francisco de Quevedo, y concretamente de su evidente odio hacia los médicos.

Una cajita misteriosa… ¿Qué es?

Hoy os propongo un juego. Observar esta imagen, de entrada no llama mucho la atención. Una diminuta cajita de no más de tres o cuatro centímetros, de plata, en la que se pueden distinguir unos diminutos agujeritos en su interior. Imagino que alguno de vosotros ya sabéis de que se trata, pero lo curioso no es…

Don Juan de Espina, un personaje sospechosamente admirado

Mi amigo Juan Villena, buen conocedor de la historia, me propuso hace ya un tiempo escribir sobre un personaje del todo desconocido para mí. Tras indagar un poco sobre él pensé que debía acercároslo en el blog por ser uno de los hombres más fascinantes y a la vez singulares que dio España. No es…

Un lugar de la Historia… el mentidero de Representantes en Madrid

Podemos imaginarnos la escena nada teatral, real como la vida misma. Cervantes asomado en el balcón de su casa en la actual calle de su mismo nombre, esquina con la calle del León, escuchando los corrillos de autores y artistas teatrales que allí se reunían. Algunos aireando los escándalos amorosos de Lope de Vega, que también…

Siglo de Oro, siglo de combates (literarios)

Cervantes tenía antipatía por Lope de Vega, Lope de Vega era amigo de Quevedo pero enemigo de Góngora y Cervantes, Quevedo odiaba a Góngora, y Góngora… bueno, quizás no se odiaban tanto como se decía.

El siglo de Oro, una época un poco… sucia.

Piojos cría el cabello más dorado, legañas hace el ojo más vistoso, en la nariz del rostro más hermoso el asqueroso moco está enredado. (Quevedo) Antes de entrar en materia (y nunca mejor dicho) una advertencia a todos aquellos que seáis un poco escrupulosos con la higiene: no continuéis leyendo. Me centraré en el conocido…