¡La Torre de Pisa nunca se caerá!

Según se cuenta -aunque no parece que sea verdad- Galileo Galilei dejó caer dos balas de cañón de diferente masa desde lo alto del campanario de la Catedral de Pisa a 56 metros de altura y así poder demostrar que la velocidad de descenso era independiente de su masa, pero 400 años antes de este “mítico”…