Los druidas, esos filósofos sabios.

Stonehenge

Tras haber preparado los sacrificios y los banquetes bajo los árboles traen dos toros blancos (…). En su túnica blanca, un druida sube el árbol para cortar el muérdago con su hoz de oro, otros vestidos de la misma manera lo reciben. Después matan a los animales de sacrificio y rezan para que el dios les recompense esta ofrenda con sus dotes. 

Esta descripción de Plinio el Viejo bien podría ser una escena del conocido cómic de Astérix, creado por Goscinny y Uderzo, y el druida que sube al árbol, Panoramix. Por supuesto es de ficción pero nos acerca la figura de estos personajes. Vestido con su túnica blanca y con su inseparable hoz de oro, ilustra lo que representaron en aquella sociedad.

Sigue leyendo

Una pírrica victoria

Pirro de Epiro. Museo Arqueológico Nacional en Nápoles.

“Otra victoria como esta y estamos perdidos” (Pirro)

A finales del siglo IV a. C. en el centro de la península Itálica, comenzaba a emerger un nuevo poder que amenazaba a las antiguas colonias helénicas del sur, era Roma. Para hacerle frente llamaron a un general griego de gran prestigio: Pirro, rey de Epiro.

Pocas veces la gran Roma ha encontrado dignos adversarios en una sola persona que pusieran en riesgo su poder y hegemonía -quizás Aníbal y pocos más-, pero el primero de ellos fue Pirro. Sus combates pusieron en jaque a la República durante sus inicios expansivos, y si el final hubiera sido otro, probablemente habría cambiado el curso de la historia en los siglos venideros.

Sigue leyendo

Las parteras aztecas

Chalchiuhtlicue. Museo Nacional de Antropología. México. Haz clic en la imagen para ampliarla.

En anteriores posts hablamos sobre los cuidados que se realizaban durante el embarazo y el parto en el Antiguo Egipto y en Roma.  Hoy descubriremos cómo de avanzada era la civilización azteca en este aspecto ya que practicaban una medicina que nos puede llegar a sorprender incluso en la actualidad. Muestra de ello la encontramos en las obras de fray Bernardino de Sahagún (1540-1585)  Códice Florentino y en la Historia General de las Cosas de Nueva España.

Sigue leyendo

Un parchís muy indio

Durante el siglo XVI podíamos encontrar al emperador hindú Akbar el Grande del Imperio Mogol, sentado en su trono en el centro de un patio de mármol incrustado. A su alrededor, entre cuadros rojos y blancos, 16 jóvenes y hermosas mujeres del harén, con vestidos azules, verdes, amarillos y rojos moviéndose al ritmo de cada tirada entre arbustos y matorrales del jardín. Sus movimientos seguían un orden, el que le marcaba la puntuación que obtenía el emperador tras arrojar unos dados que no eran más que unas conchas de molusco brillantes y de vivos colores (cauríes). Las conchas que cayeran con su abertura hacia arriba contaban como un paso para una ficha. Las mujeres más bellas del país se disputaban el honor de actuar como piezas de esta diversión del emperador, un juego conocido como Chaupar, hermana del juego nacional de la India, el Parcheesi o Pachisi que con el tiempo lo conoceríamos como Parchís.

Sigue leyendo

El monasterio cristiano en activo más antiguo

Una vez visto el amanecer del Sinaí, la procesión de personas empieza el descenso del Monte Moisés.

Entre las cumbres de la cordillera del Sinaí, en Egipto, se encuentra el monte Sinaí o “monte sagrado”. Según la tradición, en su extremo meridional, está la montaña (Yébel Musa) donde Moisés recibió los Diez Mandamientos. La majestuosidad del lugar y el hecho de encontrarse totalmente alejada de la vida cotidiana, sirvió de inspiración para todas las religiones y, en el año 300 d.C., dos monjes anunciaron al mundo que encontraron -en un cañón de difícil acceso- la “zarza que ardía sin consumirse” de Moisés. Es entonces cuando se construyó el Monasterio de Santa Catalina, conocido también como de la Transfiguración. Sigue leyendo

¡2.000 seguidores del blog!

Alguno de vosotros, los más fieles que me seguís cada día, podríais despistaros con la publicación de hoy. ¿Es lunes, miércoles o acaso es viernes? ¿Cómo es que publica si es martes? No, no quiero confundiros pero sí compartir que ya hemos llegado a los 2.000 seguidores por las diferentes redes sociales, una cifra lo suficientemente importante como para dárosla a conocer. Este blog hace ya un año y medio que navega por la red y sin vuestra presencia y sin vuestros interesantes y documentados comentarios seguro que hubiera naufragado hace ya tiempo. Mi intención es seguir el rumbo tomado y continuar remando todos juntos para comprender esa Historia que tanto nos apasiona y sorprende. En la vida no hay que dejar de aprender pues hacerlo es como remar contra corriente: en cuanto lo dejamos, retrocedemos. ¡Sigamos avanzando todos juntos!

Link foto:

Rama-Wikipedia