De cómo curar la masturbación desayunando cereales

John Harvey Kellogg“(…) ni las plagas, ni la guerra, ni la viruela, ni enfermedades similares han producido resultados tan desastrosos para la Humanidad como el pernicioso hábito del onanismo (…) causante del cáncer de útero, enfermedades urinarias, impotencia, locura y debilidad mental y física” (Dr. John Harvey Kellogg)

No, que nadie se alarme ni con el título ni con la inquietante frase. La masturbación no provoca ninguna de estas cosas pero hay que trasladarse al contexto del que procede: la Norteamérica del último tercio del siglo XIX. El puritanismo religioso dominaba la sociedad y aunque ahora nos pueda parecer increíble, el pensamiento de Kellogg no era algo extraordinario. Todavía recuerdan algunos la cruzada de Comstock contra los preservativos y la pornografía al crear la Sociedad de Nueva York para la Supresión del Vicio, así como que, hasta los años 40, el adulterio estaba penalizado en varios Estados con cinco años de cárcel.

En medio de esta mentalidad no es de extrañar que el Dr. Kellogg estuviera convencido de que la dieta habitual de los americanos a base de cerdo, pan, pasteles, condimentos varios y el tabaco, llevaban al pecado y a… masturbarse, y así lo dejó escrito en su libro  “Plain Facts About Sexual Life” (1877). Hombre, buena y sana puede que no lo fuera, pero que lleve a eso…

Gran puritano, nunca ocultó que estuvo casado con su mujer durante cuarenta años y que no mantuvo ningún tipo de relación sexual, durmiendo siempre en camas separadas, eso sí, en la misma habitación. Por supuesto, no tuvieron hijos biológicos aunque criaron a más de cuarenta. Vaya, no se puede negar que no llevara sus ideas a la práctica, voluntad tenía el hombre.

Furioso enemigo del “auto-abuso” o “autocontaminación” -como nombraba a la masturbación- dirigió el sanatorio de Battle Creek según los preceptos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día empleando enemas, dietas vegetarianas, ejercicio físico y su famoso desayuno con cereales.

Battle Creek Sanitorium

Desarrolló una máquina que administraba enemas a base de yogur para limpiar los intestinos y renovar la flora intestinal, aunque en los casos que no eran eficaces siempre echaba la culpa al propio paciente diciendo “(…) seguro que se masturba secretamente”.

Como decía antes, fue siempre activo en su lucha contra la masturbación, no librándose de ella ni los niños ni tampoco las mujeres. En sus publicaciones dejaba bien claro que había que circuncidar y sin anestesia a los niños pequeños, para que asociaran ese dolor a la idea de castigo, siendo lo mejor enhebrar un hilo de plata a través del prepucio para evitar la erección. Y para eliminar ese vicio solitario en las mujeres aconsejaba rociarse el clítoris con ácido para limitar esos impulsos sexuales. Por supuesto que conseguía eliminarlo ¡qué daño!

Fundó hacia 1897, junto a su hermano, la empresa Corn Flake Company que más adelante cambiaría el nombre por Kellogg Company, aunque pocos años después acabarían discutiendo sobre si debían añadir o no azúcar, polémica que provocó que dejaran de hablarse, disolviendo la sociedad  y reconvirtiéndola en la Kellogg´s.

kelloggEn fin, el Dr. Kellogg pensaba que la masturbación podía causar acné, atrofia testicular, epilepsia, rigidez en las articulaciones, debilidad, palpitaciones… y hasta un total de 39 males. Y aunque su idea de desayunar cereales triunfó comercialmente, no conseguiría su objetivo principal: que la sociedad se convirtiera en más casta y pura, vamos, como él.

Por cierto, no dejéis de tomaros vuestros cereales por la mañana.

Para saber más:

Kellogg Company

Archivo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

Link foto:

Mike Mozart

64 comentarios en “De cómo curar la masturbación desayunando cereales

    • Hola guiomar,
      con tu permiso añado este video en el que se muestran fotografías del Balneario de Battle Creek, creo que pueden gustarte y en el se muestra la gran influencia y notoriedad que tenía entonces.

      Abrazos y me alegra que te gustara.

  1. Cuántos placeres dejó pasar y se perdió, el necio éste. Menuda es la ignorancia que yerra repetidamente creyéndose sabia; diría que es la peor al considerarse con el derecho de la imposición.
    Abrazo fuerte, Javier; aprendiendo a tu lado (siempre cerca).

    • Hola ksiklbo,
      muy cierto lo que dices. Mencionando al escritor francés La Rochefoucauld: “Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse”.
      Abrazos

  2. Para mí lo peor no es la vida que llevó este engendro. a fin de cuentas el se lo perdió,.Allá él. Lo realmente execrable, históricamente hablando es todo el mal que hizo socialmente hablando, los complejos que creó y las falsas ideas que contaminaron a toda la sociedad de su época. Sólo por eso debería ser recordado como uno de los mayores corruptores sexuales de la historia. Si reconocemos a algunos personajes como grandes benefactores de la Humanidad, ¿Por qué no vamos a declarar a otros como corruptores y/o criminales públicos?. Los restos de sus miasmas mentales, alcanzaron incluso a la educación frailuna de mi generación, que se dice pronto.
    ¡Para que luego digan que cualquier tiempo pasado fue mejor!.
    Gracias por tan ilustrativo artículo Francisco Javier, como siempre.¡Interesantísimo!.

    • Hola Luis,
      categórico pero así es. Hay una película, que muchos recordarán, sobre su actividad en el lujoso balneario de Battle Creek. Se titula, como no, “El balneario de Battle Creek” (1994) del director Alan Parker y protagonizada por el genial Anthony Hopkins con ese punto de sarcasmo y ridiculez que probablemente le caracterizó en vida
      Saludos y recuerda que para desayunar hay que tomar leche, fruta y cereales, muchos cereales.

      • Cereales…. cereales… ¡Pan con ajo y aceite de oliva, y que se quiten los americanismos tan de moda!.
        Y fruta y leche, claro: Y en su defecto una buena rebanada de pan con tomate, y una loncha de jamón serrano. Y fruta y leche también.

  3. Jajajajaj… si alguno de nosotros de repente -con nuestras actuales ideas- despertásemos 150 años atrás … nos volveriamos locos!!! jajajaja… que idioteces se decian…pobres mujeres…ácido!!!! ahora la armariamos buena!!!!
    Un abrazo amigo y como es de un ser a otro… no se puede considerar onanismo!!!!! jajajaja

    • Hola Rosa,
      quizás si nos dieran a elegir una época pasada para vivir muchos nos decantaríamos por acelerar esa máquina del tiempo y trasladarnos varios cientos de años atrás.
      Otro abrazo (igual que el tuyo) ¡Ja, ja, ja!

  4. Hola Francisco Javier,
    interesante artículo y que comentarios más divertidos! Nunca hubiera imaginado estas cosas comiendo Corn Flakes….. pero ahora me paso al Muesli!!
    Un abrazo

  5. Pingback: [De cómo curar la masturbación desayunando cereales] | Ultimate Wanker Press

  6. Doctor Tostado, soy un experto en masturbación. Hasta aprox. los cuarenta tuve mucho sexo y masturbación (que lo parió, un montón)
    Ahora tengo los síntomas de los que habla ése John Harvey Kellogg (“impotencia, locura y debilidad mental y física”). ¿Puede recomendarme libros de ese señor?

    • Hola Jordi,
      libros no sé si recomendarte pero puedo decirte algo positivo en todo esto y más ahora que ya pasas de los cuarenta y cinco, es difícil que tengas un cáncer de próstata con tanta actividad eyaculatoria, está demostrado científicamente que es un factor que protege.
      Saludos y no sé si felicitarte o no por tanta autoactividad, claro.

    • Confieso que he eyaculado.
      Deduzco, Javier, que has tenido poco sexo pues tu cerebro en defensa propia ignoró lo de “tuve mucho sexo”, además de la autoactividad.
      Yo tuve mucho potencial intelectual pero fui débil, gasté mi energía en sexo descontrolado. Javi, ¿qué sería de nuestra Humanidad si no fuera por gente como tú?

  7. Impresionada estoy. No tenía ni idea de que los famosos Kellogg tuvieron en su origen la función, no de mantener un cuerpo sano y una dieta sana, sino una mente perversa. Porque yo, a las prácticas del doctir Kellogg, lo llamo perversidad. Mira, no sé porque nunca me han gustado los Kellogg. Emhorabuena , siempre me sorprendes con tus magníficos artículos.

    • Hola José Ángel,
      ¡recogido y agradecido! Como muchos de los que nos hemos embarcado en este viaje (aventura) virtual, la única recompensa a nuestro esfuerzo es esta, que te lo reconozcan.
      Un abrazo y felicidades también a ti por tu nominación previa, gran blog.

      • Sí, amigo, tiendo a creer que nadie lee lo que escribo hasta que me llegan noticias así. En tu caso, simplemente hice justicia, bien que lo siento por las injusticias cometidas pero tampoco es cosa de ir en contra de lo establecido en estos “premios” y “premiar” a 50 si deben ser 5 (por uno más no me “castigarán”, digo yo).

  8. Pingback: De cómo curar la masturbación desayunando cereales

  9. Ahora entiendo por qué desayuno pan tostado con aceite de oliva. ¡ Listilla que es una! De lo mas amena también esta entrada. Gracias

  10. Vaya ideas se les ocurrían, siguiendo unas series de creencias basándose en sus frustraciones, tabúes y traumas.
    Los cereales muy buenos y una dieta variada mejor.
    Un abrazo

  11. Yo disfruto la masturbación, Dr. Tostado. Es mi única alegría. Soy sociópata y cuando tengo sexo en la calle después me siento sucio. ¿Podria explicar mejor para que nosotros los desesperados tengamos un poco de felicidad sin sentir culpa, sin revolcarnos en cualquier callejón?

  12. Hola,

    He leído este artículo el primero porque conocía la historia 🙂 y siempre me hizo mucha gracia. Pero si sé de ella es por una película que se rodó en 1994 titulada “El balneario de Battle Creek” protagonizada por Anthony Hopkins. Por si alguien está interesado y quiere reír un rato. Bueno, lo de que me hizo gracia, hasta cierto punto. No estoy yo muy a favor de esas ideas tan radicales 🙂

    Qué personaje.

    Saludos

    • Hola Joana,
      … pues empiezas fuerte con este artículo ¡ja, ja, ja! Bueno, no deja de ser parte de la Historia y además tiene su enseñanza. Hemos de aprender de los errores del pasado para no volver a caer en ellos.
      Otro saludo para ti 😉

  13. Desconocia esta historia, y las confecciones de los 56 comentarios, hacen tu articulo redondo. No falta nada,
    felicitaciones y un abrazo.

  14. Hace bastante no entraba a wordpress y vaya que me he perdido de cosas. Un diseñador colombiano escribió en su twitter hace poco: masturbarse es hacerse ilusiones. Se ve que el Dr. Kellogg reuhía a la fantasia completamente, qué vida real más sana… Muy interesante texto, gracias por compartirlo!

  15. Excelente artículo, como todos los tuyos Francisco, gracias. Conozco algunos adventistas en esta ciudad donde vivo y realmente tienden a ser muy rigoristas, aunque me gustan sus libros, escriben mucho sobre salud y dietas, mezclando estos tópicos con la religión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s