De cómo el aguardiente originó la batalla más absurda de la historia

guerra ruso turca karansebes

Sitio de Ochákiv en 1788, por January Suchodolski (1853). Óleo sobre lienzo 230×345 cm. Actualmente en el Museo Histórico Militar de Artillería, Ingenieros y Cuerpo de Señales (San Petersburgo).

Todos sabemos que conducir bajo los efectos del alcohol es una conducta de riesgo para uno mismo y para el resto de mortales (por favor, no lo hagáis nunca) pero estar ebrio durante el siglo XVIII y en plena guerra del Imperio austríaco y otomano puede llegar a tener consecuencias… ¡históricas!

Durante la guerra ruso-turca (1787-1792) el Imperio Otomano hizo un intento fallido de reconquistar parte de los territorios cedidos a Rusia en la guerra que les enfrentó trece años antes, haciendo que en 1786 Catalina II de Rusia entrara en la Crimea anexionada junto al emperador José II de Habsburgo del Sacro Imperio Romano Germánico. Pero los ánimos seguían encendidos y la opinión pública de Constantinopla dio todo su apoyo para que la guerra continuase. Se declaró en 1788 (una vez más) aunque no era precisamente el momento más favorable para Turquía, con Austria aliada a Rusia.

Bien, en este ambiente bélico entre austríacos y otomanos, el 17 de septiembre de 1788 tuvo lugar un sorprendente pero desgraciado incidente para el ejército austríaco del que tenemos noticia gracias al relato escrito varias décadas después por el escritor austríaco A. J. Gross-Hoffinger. Las tropas aliadas al zar la componían italianos, serbios, croatas, húngaros, rumanos, todos provenientes de los pueblos sometidos, en total 100.000 hombres. Se dirigían hacia la ciudad fronteriza de Karánsebes y se dispusieron a acampar en sus cercanías.  Pocos eran los que hablaban alemán, la lengua del emperador, así que no era fácil hacerse entender con tantas nacionalidades diferentes.

barrel-52934_640Una vanguardia de húsares se dispusieron a explorar el territorio antes de que el resto avanzara, pero todo estaba tranquilo, los turcos estaban lejos. Súbitamente, esta avanzadilla, aburrida de esperar a sus compañeros, se percató de que un grupo de gitanos que pasaban por allí vendían aguardiente. No se lo pensaron dos veces, compraron unos cuantos barriles y no tardaron en “alegrarse el día” ahogando sus penas en el alcohol. Poco después llegó un contingente de infantería solicitando su ración etílica pero los ya borrachos húsares se la negaron. La disputa estaba servida y entre gritos y empujones alguien disparó al aire. Los rumanos pensaron que ese disparo era de algún francotirador turco que no había sido localizado así que empezaron a gritar ¡Los turcos! ¡Los turcos! La confusión hizo que todos salieran corriendo mientras los oficiales austríacos intentaron controlar la situación gritando ¡Alto! Como decía antes, pocos eran los que hablaban alemán y se malinterpretó como el grito de guerra otomano ¡Alá! El caos fue imparable.

A lo lejos, las numerosas tropas que no habían llegado vieron desde la distancia que los húsares daban vueltas alrededor del campamento. No dudaron en ningún momento del ataque de la caballería turca contra sus compañeros y ordenaron cargar sable en mano contra su propio ejército. Poco después y desde otra posición, esta carga de caballería sería apoyada por los artilleros.

Los soldados disparaban contra todo lo que se movía y durante horas pensaban que los turcos estaban por todas partes sin percatarse de que se estaba disparando contra sus propios compañeros. Cuando los mandos austríacos comprobaron lo que en realidad estaba sucediendo ya era demasiado tarde, habían caído muertos o heridos de gravedad cerca de 10.000 hombres.

¿Y cómo acabó esta histórica guerra? Para fortuna de los austríacos, la incompetencia de los generales turcos junto con su indisciplinado ejército y la falta de apoyo de Prusia hizo que los Otomanos se vieran obligados a firmar el Tratado de Iasi (9 de enero de 1792) en el que reconocían la anexión rusa del Kanato de Crimea cediendo también Yedisán a Rusia.

Sí, todas las guerras son absurdas aunque algunas más que otras.

35 comentarios en “De cómo el aguardiente originó la batalla más absurda de la historia

  1. Mi enhorabuena por tu artículo, tan curioso, interesante y divertido. Creo que sabes que sigo fielmente tus escritos, ya sea por aquí o por Fb., y que es un placer leerlos siempre. Muchísimas gracias, Francisco Javier Tostado, por alegrarnos al vida con tus trabajos. Besos.

    • Hola Charo,
      me consta y te lo agradezco de veras. Hoy tocaba uno… podríamos decir más divertido, aunque no creo que así les resultara a estos “valientes” soldados. ¡Es que fueron 10.000, casi nada!
      Otro beso para ti

  2. Muy interesante el hecho histórico que nos relatas en este artículo. ¡Qué curioso y vergonzante episodio!.
    De todas formas, el alcohol siempre ha estado presente en todas las acciones de guerra a lo largo de la Historia. Cuando las batallas se dilucidaban por cargas de la caballería o asaltos a la bayoneta de la infantería, la historia nos cuenta que aquellos desventurados soldados se lanzaban ciegamente contra el enemigo, poco menos que a pecho descubierto… totalmente borrachos. Se repartían grandes cantidades del aguardiente que tuvieran más a mano entre la tropa, justo antes del toque de carga o de ataque.
    Si así no fuera, no se explica el arrojo suicida con el que se lanzaban contra el enemigo.
    Gracias, Francisco Javier, y feliz semana.

    • Hola Luis,
      esto me recuerda los ataques suicidas efectuados por los pilotos de la Armada Imperial Japonesa contra la flota de los Aliados a finales de la Segunda Guerra Mundial, aunque estos kamikazes no necesitaban el alcohol en sus venas para realizar su temidos ataques.
      Saludos y que tengas un buen lunes.

  3. Sabes de antemano lo que pienso de las guerras… sean cuales sean y donde sean… pero esta anédocta es para que salga en el antiguo TBO!!!!
    Abrazos NO etílicos… jajaja

    • Hola Carmen,
      no sé si es más triste lo que ocurrió en esa batalla o los estragos que ocasiona el alcohol en nuestros días. Puede que no sea en una guerra pero si a lo que a efectos negativos en nuestra salud se refiere es para realmente alarmarse. Transcribo parte del informe de la OMS publicado en enero de este año:

      Cada año se producen 3,3 millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol, lo que representa un 5,9% de todas las defunciones.
      El uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos.
      En general, el 5,1% de la carga mundial de morbilidad y lesiones es atribuible al consumo de alcohol, calculado en términos de la esperanza de vida ajustada en función de la discapacidad
      El consumo de alcohol provoca defunción y discapacidad a una edad relativamente temprana. En el grupo etario de 20 a 39 años, un 25% de las defunciones son atribuibles al consumo de alcohol.
      Existe una relación causal entre el consumo nocivo de alcohol y una serie de trastornos mentales y comportamentales, además de las enfermedades no transmisibles y los traumatismos.
      Recientemente se han determinado relaciones causales entre el consumo nocivo y la incidencia de enfermedades infecciosas tales como la tuberculosis y el VIH/sida.
      Más allá de las consecuencias sanitarias, el consumo nocivo de alcohol provoca pérdidas sociales y económicas importantes, tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto.

      Tristísimo…
      Saludos

      • Muy cierto, Francisco José. Muy triste ver que algo tan nocivo es lo que algunas personas consumen hasta enfermarse, pero antes enfermar sus relaciones con amigos, familiares… Debilita, trastorna mentalmente, termina relaciones, trabajos, empresas, sueños, ideales…. Es la gran lacra que va pasando sin ser realmente tomada por los cuernos. Es decir, la reeducación, la educación, y la rehabilitación. La educación sería un logro. Pero…

        Gracias por toda esta explicación. Te mando un abrazo con mucho cariño desde el otro lado del Atlántico.

  4. Vaya, curioso es un buen rato, divertido no tanto. Diez mil vidas son diez mil vidas. En fin ¡qué cosas!

    Una lectura ligera y amena de un asunto que no conocía (creo que se podría llenar enciclopedias con los “asuntos que no conozco” jeje).

    Un saludo.

    • Hola Enrique,
      ya son dos enciclopedias con la mia ¡ja, ja, ja! Me aegra saber que te gustó. Es lo que tiene la Historia, en ocasiones es divertida, curiosa y soprendente, en cambio, en otras, nos pone los pelos de punta.
      Saludos

  5. Pingback: De cómo el aguardiente originó la batalla más absurda de la historia

  6. No tenía noticias de heroico acto, heroica batalla, luctuoso evento. A saber. Pero yo me pregunto ¿Nos creemos la versión oficial? ¿Eso de que fue un desliz y tal…? Como soy un descreído, no me lo creo. ¿No parece más creíble, que a cuentas del alcohol, eso si, salieran al descubierto los odios y mosqueos de las diferentes comunidades y se liaran a tiros? Eso me parece más lógico. Eso si, y que a posteriori, el Imperio decidiera lavar la cara para evitar profundizar en las heridas. Pero 10.000 bajas entre muertos y heridos así por así, por una copita de tintorro? Я так не думаю

    • Hola Eulalio,
      ¡pero qué copa! ¡Ja, ja, ja! Vete tú a saber, igual era un gran caldo y se pelearon simplemente para poder conseguir una simple copa. Bromas aparte, yo soy de la opinión de que bien pudo pasar. Ponte en el lugar por un momento: gritos, nervios, humo que dificultaba ver a quien tenías al lado… vaya, ¡una locura!
      Saludos

      • Y surgieron los pequeños resquemores, que si coronel trata mejor a los servios. Que se si capitan odia a los checos y así, así. No digo más.. ¿La guerra de …..?

  7. Jeje, clásico el error de Karabenses, combinación de alcohol y paranoia. Es lo que pasa cuando se pone el alcohol (y otras drogas) a disposición de los soldados. tampoco es de extrañar que los generales así lo decidan, pues sabe que un soldado algo anestesiado es más temerario que uno sobrio. Lo malo es cuando se pasan.
    En estos momentos no tengo el dato exacto, pero recuerdo que algo parecido sucedió en Vietnam, cuando un pelotón de soldados norteamericanos algo “fumaos” atacó y mató a varios de sus compañeros que volvían de hacer un pis. Eventos tragicómicos de la historia.
    Gran artículo Francisco. Muchas gracias por narrarlo tan bien.
    Un saludo.

    • Hola Jesús,
      estoy convencido de que en todas las guerras, actuales o pasadas, hay episodios trágicos y bochornosos como este que probablemente se han ocultado. Ya lo decía Stevie Wonder… “Si bebes no conduzcas” ¿O no era él?

      ¡Ja, ja, ja!

      Saludos

  8. En plena cometencia de la última Copa América de fútbol, Arturo Vidal, el máximo astro del fúbol chileno, tuvo un aparatoso accidente en su auto Ferrari porque conducía en estado de ebriedad, sin embargo, él y su esposa resultaron ilesos afortunadamente. En mi país, Perú, ello está penado y eres llevado a prisión. Sin embargo, al parecer las leyes no se aplicaron para él después de este accidente y, al parecer, chile pensó que su seleccionado no se podia privar de su mejor jugador y se le permitió jugar el resto del campeonato, más adelante Chile, que fue el país anfitrión, se hizo de la Copa. La falta de sanción a Arturo Vidal fue muy criticada a nivel mundial y lo que es peor, pienso que localmente esta figura que es seguida y admirada por millones de chilenos les dió a sus compatriotas y, especialmente a los jóvenes, un pésimo ejemplo. Saludos….Patricia

    • Hola Patricia,
      tienes toda la razón en comentarlo, un ejemplo de lo más actual. Debo decirte que aquí en España no se ha hecho (por desgracia) más eco del incidente que una simple noticia en el telediario y algún recorte en prensa, pero poco más. Es en estos casos que se debería aplicar la ley con todas sus consecuencias pues, como bien dices, es un mal ejemplo para los demás.
      Saludos

  9. Por desagracia eso de que para los famosos la ley es muy elástica, y para los no famosos y pobres es más bien todo lo contrario, es muy rígida, es un principio universal. Y, así sin pensarlo, se me ocurre el ejemplo de una noble de Las Españas, que aparcó como quiso y donde quiso, se abalanzó contra la policía y ha sido exculpada de todo. Si hubiera sido una persona de “infantería” llevaría tiempo purgando su pena. Y nos toca a nosotros hacer que eso no funcione de esa manera. No estaría de más un escrito pidiendo la revisión de ambos juicios, claro que parece que, uno de ellos, no llegó ni a suceder. Se perderían los informes y demás.
    No sé si queda muy claro que nombro el caso chileno y el madrileño, es que hace calor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s