… y un pavo pudo convertirse en el símbolo nacional de los EE. UU.

De todos es sabido que desde los inicios de los Estados Unidos como país, los símbolos son expresión de su identidad. Todos sabemos también que el animal elegido como emblema oficial de la nación fue el águila calva, pero ¿alguien puede decirme qué otro animal fue también propuesto por Benjamín Franklin para tal honor? Bueno, os lo diré: un pavo americano.

El Gran Sello

Corría el año 1775 y el comité formado por Franklin, Adams y Jefferson fueron los encargados de diseñar un Gran Sello de los Estados Unidos de América para autentificar documentos aprobados por miembros de la más alta autoridad ejecutiva, a semejanza de la tradición europea. Entonces, la única parte del diseño que sería aceptada por el Congreso sería la declaración E Pluribus Unum (de muchos, uno) atribuida a Thomas Jefferson. En mayo de 1782, el hermano de un naturalista de Filadelfia, propondría un dibujo en el que mostraba un águila como símbolo de poder y autoridad, y el 22 de Junio de 1782, el mismo Congreso aprobaría el nuevo distintivo, atribuido a Charles Thomson. Tardó todavía unos años a utilizarse a nivel internacional, concretamente en septiembre de 1789 por Thomas Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos.

Este Sello debía plasmar los principios e ideales de la nación. En su anverso, el águila calva porta en su pico una banda con el lema antes mencionado, y en cada una de sus garras una rama de olivo con trece hojas en la derecha, y trece flechas en la izquierda. Las flechas y hojas representan las trece colonias fundadoras que declararon la independencia de Inglaterra. En el centro del águila hay un escudo con rayas rojas y blancas, que representan a cada uno de esos estados, y el azul, simbolizando la unión que les rige a todos.

¿Águila o pavo?

Pero no todos estaban de acuerdo con ese símbolo. Franklin, uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos, y según el periodista estadounidense Walter Isaacson “El más consumado americano de su edad y el más influyente en inventar el tipo de sociedad en la que Estados Unidos se convertiría”, consideraba el águila de cabeza blanca como un ave de comportamiento menos respetable y mal carácter moral, y así se lo hizo constar en una carta a su hija en 1784.

En su lugar, Franklin pensó que el mejor ave nacional sería el pavo americano, conocido también como guajolote, plato principal para celebrar el día de Acción de Gracias el último jueves de noviembre desde que en el otoño de 1621 unos colonos comenzaran a añadirlo como menú en las festividades.

Ambos animales, el águila y el pavo, a principios del siglo XX estuvieron a punto de extinguirse, por fortuna para ellos en la actualidad se han recuperado, especialmente el pavo, del que hay 300.000 ejemplares (pavo arriba, pavo abajo) tan solo en la ciudad de New York.

No sé si en lugar del águila se hubiera elegido el pavo los EE. UU. este país sería ahora menos beligerante y más pacífico y pasivo con el resto del mundo, creo que no, pero puestos a elegir símbolos que les representen yo hubiera preferido un toro, será que la tierra me tira. 😉

Link foto:

mamby.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .