El misterio de las fortalezas vitrificadas

Fortificación vitrificada de Tap o´North (Escocia)

En Europa se pueden ver restos arqueológicos de “fortalezas vitrificadas” ubicadas sobre colinas en los antiguos territorios ocupados por los celtas durante la Edad del Hierro.

Las primeras murallas vitrificadas fueron descritas en 1759 en el sótano de una casa en Sainte-Suzanne por el naturalista Louis Maulny, y fueron descritas en 1777 por el geólogo británico John Williams en su Historia Natural del Reino Mineral.  Desde entonces se han localizado cientos de ellas por toda la geografía europea.

En el siglo I el arquitecto de la antigua Roma Apolodoro de Damasco en el capítulo IV de su obra Las Poliorcéticas describe un método para quemar los muros de piedra de una ciudad sitiada. En los Comentarios sobre la Guerra Gálica, Julio César menciona unos muros hechos de vigas de madera y piedras alternas, los murus gallicus, pero ninguno de ellos parecen tener relación con las “fortalezas vitrificadas”. El hecho de no tener más referencias a ellas es algo que se hace difícil de entender dado el gran número de restos que se han encontrado.

En Escocia es donde se concentran la mayoría de estas estructuras (Ord Hill, Top o´Noth, Barry Hill…), pero las hay por todo el norte de Europa y en países como Portugal y Turquía. Circulares, elípticas o cuadrangulares, sus muros varían en tamaño y algunos alcanzan casi cuatro metros de altura, presentando en algunas partes paredes dobles o triples. Se piensa que su uso fue defensivo y a día de hoy se desconoce cómo las hicieron y cuál fue el verdadero motivo por el que se construyeron.

La mayoría datan entre los siglos VII y V a. C., aunque algunas son de época romana y otras de la Edad Media. Son bloques de arenisca, granito u otras rocas, sin argamasa, que tras la aplicación de temperaturas superiores a 1100 y 1300 ° C  se transformaron en vidrio y se fusionaron unas con otras, de ahí su nombre.

¿Cómo se fusionaron las rocas?

Los investigadores proponen muchas hipótesis, aunque no existe una explicación científica que las corrobore. En 1777 el jesuita escocés Thomas West pensó erróneamente que eran productos naturales de las erupciones volcánicas,  otros, que eran murallas destruidas por las llamas o por el impacto de rayos, incluso, una de las primeras hipótesis que se formuló fue la vitrificación voluntaria para fortalecer la cohesión en su construcción, todas excluidas en la actualidad.

Parte de la pared vitrificada de Sainte-Suzanne (Mayenne) . Esta parte del muro es visible para los caminantes en el lado sur de los muros de la ciudad.

El historiador escocés Alexander Fraser Tytler propuso en 1787 que son los restos de murallas destruidas accidentalmente tras un asedio, pero no parece plausible que se vitrificaran tras una batalla dado que se hubiera necesitado meter grandes porciones de la muralla dentro de un horno durante un período de tiempo prolongado para alcanzar la temperatura necesaria para fundirlas, algo que no es factible en el contexto de un asedio.

Tras un análisis de las piedras la NASA, en 1987,  se determinó que la fusión de piedras resultante de un complejo proceso químico solo pudo haber sido voluntaria, algo que ya apuntó en 1881 el geólogo francés Gabriel Auguste Daubrée, sin embargo, esto implicaría un conocimiento de las técnicas de construcción por parte de los celtas muy original para la época, y aunque lo tuvieran, el proceso de vitrificación con temperaturas tan elevadas consigue el efecto contrario al fragilizar los muros. Otras hipótesis proponen que se construyeron por motivos religiosos como culto al fuego en la fiesta celta de Beltane, o como parte de un ritual de clausura al abandonar el lugar.

Sea como fuere, el mayor enigma sigue siendo saber cómo lo hicieron, ya que todos los intentos que se han realizado hasta la fecha para reproducirlos solo consiguieron calentar las piedras o como mucho, una vitrificación parcial. El misterio continua…

Información basada en wikiwand.com

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Susana Pol dice:

    Parecen tumbas de la época de los kurganes a la cual se le hubiera prendido fuego intencionadamente desde adentro.

    1. Hola Susana,
      el método de enterramiento al que te refieres, usado por muchos pueblos de las estepas euroasiáticas desde el IV milenio a. C. hasta los siglos V y VI d. C. corresponderían más un túmulo, debajo del cual está la cámara funeraria, normalmente construida en madera. Encontré este localizado cerca de Pomorje, en Bulgaria.

      Saludos y gracias por el comentario 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .