¿Pudo el café influir en la guerra civil estadounidense?

guerra de secesión americana

Batalla de Gettysburg.

El conflicto de la guerra civil estadounidense (1861-1865) ocasionó un millón de bajas, entre ellas más de 600.000 soldados (260.000 confederados). Dos terceras partes de estas muertes no fueron ocasionadas directamente por las heridas de una explosión, ni por un disparo, ni siquiera por la amputación de alguna parte del cuerpo, no, sino que la causa fueron las enfermedades, las epidemias y… ¡el café!

Bueno, no quiero decir con esto que este fabuloso estimulante fuera el causante de tantas muertes (esto sería pasarse) pero sí representó un gran problema para los mandos el poder propocionarlo a sus tropas, sobre todo entre los soldados del Sur, en los que su adicción a la cafeína hizo que se convirtiera en un grave contratiempo en la contienda.

El ejército de la Unión contaba con una red de suministros muy eficiente que facilitaba la alimentación básica regular a sus soldados. Esto hacía que pudieran disponer de 350 gr. de carne de cerdo (o medio kilo de carne de res), 170 gr. de pan blando (o medio kilo de pan duro) y 550 gr. de harina de maíz. A cada 100 raciones se le sumaban casi 7 kilos de guisantes secos o fríjoles, 4 kilos de arroz, 7 de azúcar, 2 de sal, 13 de patatas… y 4 kilos de café. Tampoco nos hemos de olvidar del reciente invento del enlatado de los alimentos que facilitó su mantenimiento. Mientras, aunque el ejército confederado también disponía de abundante comida no contaba con una distribución tan eficiente como su enemigo. Esto ocasionó que el ejército del Sur estuviera peor alimentado,  sobre todo a medida que iba avanzando el conflicto.

guerra de secesión americana Lincon

Presidente A. Lincoln y el General McClellan (en la batalla de Antietam). Haz clic en la imagen para ampliarla.

Los soldados, en grupos de seis a ocho, cocinaban con sus propias bayonetas como sartén al no disponer de los utensilios de cocina que se habían utilizado para cavar trincheras. En estas condiciones no era raro que el tifus, la malaria y las gastroenteritis fueran las principales causas de muerte entre las tropas. En los cuatro años que duró la guerra se registraron más de un millón de casos de diarrea o disentería de los que más de 57.000 fueron mortales.

esencia café guerra secesión americanaUno de los alimentos que disfrutaban era el café, lo mejor de su menú y uno de los pocos placeres que podían tener en medio de tanto horror. Pero la producción se agotó y los confederados pasaron a depender de las plantaciones en poder de los unionistas. Esto y el bloqueo de productos que se hacían entre ellos no hacía más que empeorar la situación, apareciendo poco después mafias que comerciaban y trapicheaban con los soldados. De los pocos centavos que pagaban los unionistas por una taza de café los confederados pagaban veinte veces más. Es entonces que para poder aliviar esa adicción a la cafeína de los sureños se sustituyó el café por sucedáneos con centeno, batatas, maíz tostado, bellotas y cacahuetes, apareciendo el café instantáneo, una mezcla conocida como “esencia de café” que era tan malo que casi era mejor no tomarlo. Además, este brebaje no evitaba que el síndrome de abstinencia llenara las enfermerías y en 1863, el cirujano confederado, Samuel Moore, decidió prohibir el uso del café excepto para los pacientes que estaba tratando, por su beneficioso efecto estimulante. Los que no morían de gastroenteritis sufrían de numerosos problemas intestinales que provocaban que los soldados no llegaran en las mejores condiciones al campo de batalla pasando factura en momentos decisivos de la guerra.

Por otra parte, el Norte sufrió la escasez de otro artículo adictivo importante para las tropas, el tabaco, aunque los norteños fueron más hábiles y lo conseguían por otras vías además de aprovechar las numerosas treguas que se dieron durante la guerra por las que se llegaban a acuerdos de intercambio de alimentos entre el Norte y el Sur.

Decir que el problema en el abastecimiento del café durante la guerra civil estadounidense influyó de alguna manera en el resultado final es quizás exagerar, pero sin duda fue un factor más junto con los graves problemas en la alimentación de los sureños, haciendo decantar la victoria hacia el lado de los unionistas.

Un libro:

Secesión: la guerra civil americana, de John Keegan (2011)

Links fotos:

Timothy H. O’SullivanWikimediaNeatorama

Link información:

Neatorama.com

48 comentarios en “¿Pudo el café influir en la guerra civil estadounidense?

  1. Como siempre que el tema se trate algo ocurrido en cualquier guerra, mi principal comentario es…Malditas guerras!!!!!! mueren muchas personas inocentes, mas las guerras por desgracia nunca acabarán. Y aquí, el café, que tanto nos gusta a la mayoría, fué en parte un enemigo de los sureños, quienes -eso creo- hubiesen perdido de todas formas. Hay un refrán que más o menos dice “Dios ayuda a los malos cuando éstos son en número mayor que los buenos”, aquí no se puede aplicar mucho pues no considero a los norteños “malos”, pero bueno,,, ahi dejo eso!!!!!
    Saludos con cafeina!!!!!!!

    • Hola Rosa,
      hay que reconocer que el que dijo ese refrán era listo, muy listo ¡Ja, ja, ja! Pero en ocasiones 2+2 no són 4 y en las guerras influyen muchos otros factores a la hora de decidir la victoria hacia uno u otro lado.
      Saludos con buena dosis de café (que estamos a lunes y la semana es larga…)

  2. Hubo muchas causas para la derrota del Sur en la Guerra de Secesión americana. Y efectivamente, el café (al que actualmente no damos la importancia que tiene) fue una de las causas, pues la cafeína nos mantiene atentos y despejados, cualidades imprescindibles para un combatiente. Como en todas las guerras, las enfermedades causaron más bajas que las balas.
    Pero en mi opinión, la victoria (poco conocida) del Norte sobre el Sur, fue gracias a la marina de guerra, cuyas unidades más poderosas y numerosas quedaron en poder del Norte. Con ella bloquearon totalmente todas las lineas de suministro exterior del Sur, a pesar de que éste tenía poder económico sobrado para comprarlos, gracias su gran riqueza agrícola. Por eso el Sur ganó casi todas las batallas (murieron más soldados del Norte que del Sur) pero perdió la guerra por puro desgaste.
    Gracias por los datos aportados (siempre aprendemos cosas nuevas e interesantes contigo), y que tengas una buena semana, amigo Francisco Javier.
    ¡Sigue enseñándonos cosas poco conocidas de la Historia, por favor!.

    • Hola Luis,
      en el “arte” de la guerra existen tres aspectos que todo buen general conoce. Uno es el dirigir las tropas hasta el campo de batalla, otro la táctica militar que lleve a la correcta ejecución de los planes militares previstos y las maniobras de las fuerzas de combate en batalla y el tercero (pero no menos importante) la logística militar que mantiene el ejército y asegura su capacidad y disponibilidad de combate. Ya lo decía el general y filósofo chino Sun Tzu en su libro “El arte de la guerra”…

      «Conoce a tu enemigo, conócete a ti mismo, y saldrás triunfador en mil batallas»

      Abrazos y soy yo quién te da las gracias por tus aportaciones.

  3. Ahora entiendo por qué en EEEUU se toma un café tan malo. El llamado ‘café americano’ es una taza enorme llena de agua oscura y caliente con una sospecha de sabor a café. Leyendo tu blog se me ocurre que la receta debe venir de esa época en la que no había suficiente café. Y al final los gringos terminaron acostumbrándose. Jaja!

  4. Pingback: ¿Pudo el café influir en la guerra civil estadounidense? | yofumoenpipa

  5. El café hirviendo quemando bocas ardiendo los días de la guerra labios recalentados. Portazos que levantan a la gente de sus asientos, sobresaltados. Leer momentos asociar ideas de sordera. Suenan inútiles cornetas, acústicas, en medio de la noche días de lucha. Tazas de café tomadas a sorbos percibiendo el alboroto que les rodea. ¡ Tomar Café ! Es lo único que calienta ante tanto frío aunque queme y produzca problemas gástricos, agruras. Tiempos de dormir en camas de madera, crujientes, bajo el amor jadeante de la noche. Sonando las cornetas al segundo llamado, al tercero al quinto sin llegar el último. Todos enracimados, respirando el olor a pólvora, mojada, por torrenciales lluvias. Tristes guerras cargadas de soledad de sueños dormidos, deseados. Compadecida. Gracias, FJ, por recordar estas resquebrajaduras que luego se cerraron después de largas sequías. Un abrazo, a media luz casi a oscuras, en este sofocante anochecer.

    • Hola marimbeta,
      ¡qué droga tan magnífica es el café que en tiempos de guerra o en tiempos de paz siempre se saborea!
      Ya lo decía Voltaire… “Claro que el café es un veneno lento; hace cuarenta años que lo bebo”.
      Abrazos mientras saboreo tu comentario con un buen café en mis labios.

  6. Muy interesante, como siempre. Me declaro públicamente adicta al café. ¿Qué le vamos a hacer? Vengo de una isla donde se produce, así es que tomé café desde mi biberón. También haría guerra si me lo quitaran.

    • Muy interesante artículo Francisco Javier, quien se iba a imaginar que este producto en forma indirecta fuera el causante de tantas bajas en la guerra civil de EE.UU.

      • Me encanta, hubo momentos en mi vida que tomaba hasta 20 al día; vendía máquinas para hostelería y al instalarlas y ajustarlas probábamos el café, así que cuando caían dos o tres artilugios de esos nos empachábamos, si añadimos dos del desayuno del desayuno, los otros dos de la comida…o sea, hoy en día de 4 no bajo, y si salgo pues seis o siete. Espero que no venga una guerra 😉

  7. Leerte, mientras disfruto de una taza de café recién pasado, es sorprenderme cada día con algo nuevo e interesante con esos datos poco conocidos de la Historia Universal y oficial. Me causó mucha gracia el comentario de Amira Armenta y no dejo de darle la razón. 😀
    Si me permites, te cuento que vivo en un país muy singular, lo cual me gusta, y los cafetaleros han imitado más o menos lo de las islas indonesias con su tipo de café Kopi Luwak y están produciendo lo que dicen es “el café más caro y exótico del mundo”. Aún no lo he probado, pero en cuanto lo haga te comento qué tal es. Saludos.
    http://www.americatv.com.pe/a-las-once/noticia/misha-como-se-hace-cafe-mas-caro-mundo-peru-noticia-28755

  8. Curiosa historia que nos enseña algo mas de la guerra civil americana.
    De todas formas actualmente su forma de hacer y tomar café actualmente tambien mala.
    Como siempre genial.

    Saludos.

  9. Un post de lo más interesante. A los que somos adictos al café no hace falta convencernos de que este “estimulante” pudiera cambiar el curso de una guerra 🙂 No obstante, siempre sorprende enterarse de cómo un alimento puede modificar los derroteros de la historia. Gracias por compartir.
    Un saludo

    • Hola Cook,
      ¡ja, ja, ja! El café es de esos alimentos que pueden saborearse en muchas situaciones del día: al levantarse, para despertarse; a mediodía, después de comer; a media tarde, con los amigos, y por la noche, disfrutando de ese libro o esa lectura que nos relaja antes de irnos a dormir. Sin duda, un gran invento. ¡Viva el café!
      Saludos y gracias por seguir y comentar en el blog ¡Bienvenido!

  10. Quien gano la Guerra, después de tantos muertos, quien gano la guerra parece una pregunta tonta

    Si según el proceso histórico, la guerra la ganó el Norte, y tardó cuatro años en vencer, usted considera que en la práctica la gano el Norte?, pregunta ¿en este momento quien manda en USA, el Norte o el Sur?

    Desde mi punto de vista, en el momento que el Norte acepto la guerra, para mantener la Unión, ya este concepto es una derrota

    Pelear con un hermano para mantener la unión familiar es una tragedia

    Que defendía los soldados de la Unión, los derechos de los hombres a ser libre y vivir en democracia

    EEUU se convirtió en un Imperio donde gobiernan las corporaciones, las personas pasaron a ser ciudadanos de segunda, y las corporaciones ciudadanos de primera linea son los únicos que pueden gobernar la Nacion, la democracia y la libertad de la gente se ha perdido, entonces gano el Poder del dinero por encima del Poder del Ser Humano

    • Hola cero miseria,
      sin duda en las guerras todos pierden. Ganadores o vencidos, da igual, ante la muerte, la destrucción, la separación… ¿quién puede ganar? Todos, al final, han perdido algo.
      Saludos y gracias por animarte a comentar.

  11. Pues me uno a este club de saboreadores de café! Me encanta tomarlo a cualquier hora del día.
    Y ahora que sé que ha influido en el cambio de los derroteros de una guerra, me lo voy a tomar con más respeto todavía 😉 😉
    Muy interesante Francisco, como siempre.
    Besetes…

  12. NO SÉ SI SERÍA EL CAFÉ, FJ, PERO TAL COMO LO CUENTAS, ME DAN GANAS DE IR A LA COCINA Y PONER BAJO LLAVE MIS RECIPIENTES DE CAFE ILLY.
    Sigo enganchado, FJ, a este blog, además, ahora con esta variedad de temas puedo empacharme con facilidad … iré con cuidado.
    Feliz noche.
    (Perdona por escribir en mayúsculas, pero se habían llevado mis gafas)

    • Hola Enrique,
      pues no es por animarte (o desanimarte) a que lo leas, pero tras la lectura del artículo de mañana puede que acabes muy “lunático”. Así que, ponte las gafas y buena lectura. 😉
      Abrazos y que descanses.

  13. Bàsicament tot va començar per llençar al mar al pcom port de Boston una partida de te de la metròpoli com protesta.

  14. Por un café mato estimado Francisco Javier. Interesante aportación Por cierto como andamos preparados para una nueva colaboración… por ej en la batalla de Verdum murieron 300 mil en pocos días (Primera Guerra) podemos hablar de algo… un abrazo j re

    • Hola Juan,
      tomar un buen café y si además lo hacemos en buena compañía, es uno de los placeres de esta vida, seguro. En cuanto a lo de colaborar nuevamente ya sabes que siempre estoy dispuesto a ello.
      Abrazos

  15. Tomo dos cafes por dia. Uno al levantarme y otro a media tarde, que viene a ser mi cena.
    Sin ellos no podria manejarme.
    Los datos que aportas, son tan interesantes, que cada vez me cuesta mas llegar al final de los comentarios
    44 con el mio. Felicitaciones!

  16. Pingback: Las primeras fotografías aéreas de la historia | franciscojaviertostado.com

  17. A juzgar por ese “café” que beben los gringos que parece agua caliente, hoy día también sería buena idea no tomarlo. El café gringo es agua sucia al lado de una buena taza de café colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s