Melzi, el alumno estimado de Leonardo

Mona Lisa de Leonardo da Vinci y la primera copia de la Mona Lisa, que se ​​encuentra en el Museo del Prado (copiado tal vez por su alumno). Haz clic en la imagen para ampliarla.

Existen multitud de copias de La Gioconda (La Mona Lisa) de Leonardo da Vinci repartidos por todo el mundo y en el Museo del Prado guardan una versión considerada tardía,  una más de tantas y tantas otras, hasta que hace tres años, a raíz de una restauración se comprobó que había sido pintada en vida de Leonardo por un pintor de su taller, quizás Francesco Melzi.

melzi

Retrato de Francesco Melzi, según Boltraffio (1510). Biblioteca Ambrosiana. Milano

No sabemos mucho de él y poco se le menciona (si comparamos con su maestro, claro) pero pienso que merece ser rescatado en el blog de ese injusto olvido y por ello me animé a preparar este artículo.

Así pues, no, no hablaré del genial Leonardo -ya dediqué una entrada hace tiempo- sino de uno de sus discípulos, el más querido y responsable de que a día de hoy podamos conservar mucho de su legado y de sus códices, he aquí su importancia.

Giorgio Vasari, que acuñó el término Renacimiento (“rinascita”), es considerado uno de los primeros historiadores del arte y se refiere a Melzi en la biografía que escribió de Leonardo a mediados del siglo XVI como “(…) bellisimo faanciullo molto amato da Leonardo”.

Esto se interpretó como que maestro y discípulo mantuvieron una relación de amor, suposición que se reforzaba por los frecuentes y cariñosos apelativos que se encuentran en los papeles de Leonardo cuando se refería a Melzi como Cecho o Cechino y por el hecho de que le acompañó en alguno de sus viajes. Claro, si a esto añadimos que Melzi desplazó a su otro discípulo, Salai, del puesto de favorito para el maestro, no era de extrañar que Vasari insinuara su homosexualidad. No obstante, tras la muerte de Leonardo, Melzi se casa con una bellísima dama con la que tuvo más de ocho hijos, así que la duda sobre esta observación vuelve a estar sobre la mesa.

Leonardo da vinci y melzi

Retrato de Leonardo hecho por Francesco Melzi (después de 1510). Realizado en tiza roja en el papel Dimensiones 275 mm x 190 mm. Ubicación actual Biblioteca Real, Windsor.

Perteneciente a una empobrecida aunque noble familia de Milán, Melzi contacta con da Vinci hacia 1507 y, aunque han quedado muy pocas de sus obras (al menos que se le puedan adjudicar) se sabe con certeza que participó muy activamente en la producción del taller de Leonardo para después casi abandonar esta actividad tras su muerte. Son suyos el Retrato de Leonardo da Vinci y otros dibujos de impresionante calidad, siendo además las manos de su maestro cuando, en los últimos años de vida, no podía seguir trabajando por sí solo.  A él se le debe que muchos de los dibujos de Leonardo nos sean conocidos gracias a las copias que hizo de esos originales perdidos. Talento aparte, trabajó como su secretario hasta que en 1519 muere da Vinci de causas naturales en Amboise (Francia) a los 67 años, dejándole una ingente cantidad de manuscritos, notas, pinturas y libros en herencia (actualmente se conservan unas siete mil páginas escritas por él). Tal como describe Vasari “los conserva y atesora cual si fueran reliquias” ordenándolos y editándolos en lo que fue la única obra impresa de su maestro: El libro de la pintura.

Francesco_Melzi_002a

Flora, de Francesco Melzi (alrededor del año 1520). Realizado en aceite en el panel. Dimensiones 76 × 63 cm. Ubicación actual en el Museo del Hermitage (St. Petersburgo).

Tras la muerte de Melzi en 1570, su heredero, Orazio, permite que los coleccionistas comenzaran a pujar por ellos, acabando la mayoría en poder del escultor Pompeo Leoni, dispersándose para siempre y quedando casi en el olvido hasta que renace en el siglo XIX el interés por su obra. Muestra de este interés es que uno de sus Códices, el conocido como Códice Leicester, fue adquirido por Bill Gates en 1994 por la mareante cifra de… ¡30 millones de dólares!

Quizás fue el mismo Pompeo Leoni el que llevó a España la copia de La Gioconda al que hacía referencia al principio junto con algunos manuscritos (algunos dicen que fue una donación del marqués de Leganés, gobernador del Milanesado en el siglo XVII). Pero esa Gioconda del Prado bien pudo ser sido pintada por Melzi. Los materiales utilizados eran de gran calidad y sus acabados son muy cuidados aunque no llegan a igualar a la pintada por el maestro. Las dimensiones de ambas figuras además de ser idénticas tienen las mismas correcciones del dibujo subyacente del original, hecho que demuestra que el autor tuvo en cuenta a la hora de pintarlo los mismos elementos que pintó da Vinci en las capas profundas de su obra y que no añadió en la superficie. Ya no hay duda de que el autor de la copia pertenecía al taller de da Vinci o… ¿quizás el maestro pintó los dos cuadros? Sea lo que fuere la polémica continúa a día de hoy pero de lo que no se puede dudar es de la importancia que tuvo Francesco Melzi en el legado de su maestro, el gran Leonardo.

Para saber más:

royalcollection.org.uk

museodelprado.es

La Gioconda del Prado

Curiosidades sobre el genio de Leonardo

29 comentarios en “Melzi, el alumno estimado de Leonardo

  1. Esto, como las mayoría de los acontecimientos en el pasado, siempre hay dudas, nunca se puede estar seguro al 10 %. No conocía esta historia y si sabía algo, no la recordaba.Viendo el cuadro que se le atribuye a Melzi, se nota que no es la verdadera “Gioconda”, sea en la enigmática sonrisa o por lo que sea, no es el original. El cuadro que has puesto de Melzi, Flora, es magnífico!!!!
    Abrazos luneros.,,

    • Hola Rosa,
      la señora de la “sonrisa inalcanzable” como la denominan algunos expertos. Aquella que al mirarle solo la boca parece que sonría, mientras que si fijamos la vista en sus ojos o en cualquier otra parte de la cara, parece que esté seria. El secreto de esa sonrisa, la técnica ancestra del “sfumato”, una mezcla de una serie de colores y técnicas artísticas que engañan a nuestro cerebro y que también podemos apreciar en otra obra del genial da Vinci, “La bella principessa”. Simplemente, ¡genial!
      Abrazos de semana prenavideña.

  2. Sea o no una copia, es una pintura preciosa aunque no tenga esa belleza enigmática de la primera de Da Vinci 🙂 .. Una aportación buenísima como siempre, Fco. Javier.. Abrazos de luz 🙂

    • Hola Mamen,
      sin duda alguna. Puede que se deba ser un experto para poder distinguir una u otra pero eso no quita que nos maravillen las dos. La Mona Lisa ha sido centro durante años y años de los más variados exámenes científicos y uno de ellos fue el llevado a cabo por el francés Pascal Cotte en el año 2004 que, mediante una técnica pionera en este campo conocido como Método de Amplificación de Capa (no me preguntes en que consiste porque ni idea), ha descubierto que debajo de la pintura que todos vemos existen dos retratos más. Uno es un esquema de sombras de un retrato con una cabeza y nariz grande, y otro, una imagen al estilo de la Madonna con grabados de Leonardo de un tocado de perlas. En esto también hay mucha discusión… Un misterio más.
      Abrazos

  3. En mi humildísima (y seguramente equivocada) opinión, la Gioconda que se conserva en el Museo del Prado, es también obra del maestro Leonardo. Hay una teoría (que yo considero cierta), de que pintó primero la del Prado, pero no quedó satisfecho de su obra. Por eso pintó un segundo retrato, mucho más perfecto, que es el que se conserva en el Louvre.
    Otra cuestión es que Melzi participase activamente en la confección de ambos cuadros, como acostumbraba a permitir Leonardo con alguno de sus discípulos favoritos.
    En cuanto a los hábitos sexuales de uno y otro, considero que son irrelevantes en su obra pictórica, aunque puede ser interesante su estudio en otro artículo distinto a este.
    Gracias una vez más, Francisco Javier y te deseo una feliz semana. Aprovecho para felicitarte una feliz Navidad… y que tengamos suerte con la lotería.

    • Hola Luis,
      yo también te deseo que pases una Feliz Navidad y que tengas suerte en el sorteo de mañana, espero que te toque el segundo premio (el primero me lo reservo ¡ja ja ja! aunque solo llevo un décimo)
      Un saludo

  4. La pintura, en general, es un arte que me fascina. Algún día iré al Prado a ver esa maravillosa obra. Gracias por el reportaje, siempre interesante. Feliz Navidad.

  5. Todo el tiempo que duró el proceso de aprendizaje de Melzi no hubo elección en aceptar o rechazar las bondades que Da Vinci le proporcionaba, todo su saber, se encontraba en él y era preciso defenderse de acusaciones mal interpretadas. Con el tiempo, el “bellisimo faaciullo” no tenía mucho de qué inquietarse puesto que al pintar a su maestro con tiza roja, había sabido interpretar el sentir y pensar de todos los amantes de la pintura. Ver el cuadro de Flora, pintado en aceite, es percibir la curva senoidal marcada por su vestimenta, descubriendo un pecho de manera modificada, no pura. Las dudas, en cuanto a la continuidad de esas ondas, quedan en el aire, que arrastrarían telas de la blusa y, dejar al descubierto ambos pechos. Gracias, FJ, por recordar a estos pintores. Un abrazo, desvelado. Feliz Navidad.

  6. Melzi me parece gran ejemplo de la mímesis (estética), no sé cómo decirlo sin resultar pedante, el caso es que su figura me parece de lo más interesante. Gracias, como siempre.

  7. Una feliz navidad, en familia te deseo, dándote las gracias por brindarnos la riqueza de tu blog.
    Un fuerte abrazo desde el lejano Uruguay, Montvideo.
    Hasta pronto.
    Stella.

  8. Buenos días Francisco,
    probablemente la única desventaja de que la historia nos de estrellas tan brillantes cono DaVinci, es que otros grandes del arte y las ciencias que podrían brillar con luz propia, en ocasiones se ven opacados por el resplandor de sus maestros. Son muchos los ejemplos de grandes pintores que acogieron a otros como aprendices cuyo talento se pierde en las rendijas de a historia. Eso parece haberle pasado a Melzi quien, si es el autor de la Giocconda del Museo del Prado, sería tan famoso como cualquiera si no fuera porque trabajó para el más grande del Renacimiento.
    Pero así es la vida. Lo bueno es que contamos con blogs tan buenos como el tuyo que tan a menudo nos descubre historias perdidas de gran interés. Muchas gracias por recordarnos a este personaje con tan merecido homenaje.
    Muchas gracias y un saludo!

    • Hola Jesús,
      es como lo de ser deportista de élite. Puedes ser un crack en tenis, en los cien metros lisos, en natación, en fútbol… pero qué desgracia coincidir un Nadal y un Federer; un Bolt y un Gay; un Phelps y un Cseh; un Ronaldo y un Messi… La suerte también influye a la hora de ser el número 1.
      Saludos olímpicos.

  9. Hola Jesús
    Estoy alucinado de como se puede manipular a la gente de buena fe, que se cree todo lo que le dicen. El mundo Leonardiano se apoya en pilares de paja, la mayoría de las afirmaciones se las han inventado. No me saco de la manga estas afirmaciones. Durante 9 años , desde mi jubilación, he trabajado 10 horas diarias en la investigación de un cuadro de mi propiedad donde están pintadas 3 firmas L Vinci y 136 representaciones todas relacionadas con Leonardo da Vinci. El cuadro es muy pequeño 15,oo ctms x 12,50 ctms. y sin embargo todo lo que está pintado es una maravilla. He trabajado con 19 máquinas de fotografiar para aflorar dichas representaciones. La información que he extraido es de suma importancia, y el mundo leonardiano nunca me la aceptaría aunque fuera cierta. He llegado a la conclusión de que mi cuadro es El Testamento de Leonardo da Vinci, !! Pintado !!. Muchos conocedores leonardianos lo conocen ya, en Barcelona, Mi familia tiene mucho que ver en la historia de este cuadro, nada de lo que se deduce de su estudio, acerca a la versión que se nos intenta colocar. Es muy interesante la cantidad de datos que nos transmite su autor, L Vinci, que no coinciden en absoluto con la imagen que nos quieren embutir. Un regalo, el autorretrato de Leonardo, atribuido a Melzi, es original de Leonardo, y él nos muestra su origen.
    Para conocer la verdad, hay que comprobarla. Un saludo, Enrique Luria.

    • Hola Enrique,
      gracias por tu interesante aportación que nos muestra una vez más la pasión que existe acerca del genio de Leonardo. Seguro que aún hay mucho por descubrir de su figura y sus obras.
      Saludos y bienvenido a los comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s