Zaleuco de Locri, el político más honesto y griego, claro.

discurso político

“Vota a aquél que prometa menos. Será el que menos te decepcione”.

Esta frase del financiero y filántropo estadounidense Bernard M. Baruch, quien fue también asesor político de los presidentes Roosevelt y Wilson, es en nuestros tiempos más actual que nunca. En los últimos años no dejamos de oír hasta la saciedad en los medios de comunicación a nuestros “queridos” ¿representantes? políticos: que si hay que cambiar esto, que si con nosotros saldremos de la crisis, que si… Las personas están cansadas y decepcionadas de las promesas no cumplidas e incluso las hay que dicen que ir a votar, ese derecho y obligación de todo ciudadano, no es más que una estafa, un engaño para conseguir tu voto y en muchas ocasiones manipularlo cambiándolo como si fuera un cromo repetido con otros partidos y personas a las que no has dado tu confianza. Bueno, esto es en teoría la democracia. Pero no, no voy a hacer ninguna disertación política ni voy a echar más leña al fuego aunque si me lo permitís me gustaría acercaros un pequeño oasis en este árido desierto.

Todos sabéis que la democracia nació en la antigua Grecia y las poleis eran comunidades políticas (ciudadanas), con leyes e instituciones propias, donde los habitantes participaban activamente. No en vano Aristóteles dijo que “el hombre es un animal político”, siendo estas ciudades para los griegos lo que distinguía al hombre civilizado del que no lo era.

Zaleucus_-_Louvre_-_D111125Ese respeto a las leyes era fundamental para logar la estabilidad social y para los griegos un Estado libre era el que la soberanía recaía en la ley y no en el gobernante. Encontramos muestras de obediencia a ella en la muerte de Sócrates, que prefirió dar ejemplo de respeto con su injusta muerte, y en otro personaje no tan conocido pero que tiene el honor de ser uno de los políticos más íntegros que ha tenido la Historia, Zaleuco de Locri,  un legislador griego del siglo VII a. C. que nació en el seno de una noble familia de la colonia griega de Locros Epicefirios, en Magna Grecia. Se le atribuye el Código Locrio, el primer código de leyes escrito de la civilización griega, mencionadas siglos después por Aristóteles, Diodoro Sículo, Cicerón, Eusebio de Cesarea y Estobeo.

Por desgracia, solo se conservan 14 fragmentos de los que aquí reproduzco algunos:

  • Condénese a muerte al enfermo que hubiese bebido vino contra la prohibición del médico.
  • Prohíbase emprender juicio entre dos partes si antes no se ha intentado la reconciliación.
  • Impídase la venta de comestibles por otros que no sean sus productores.
  • Condénese a muerte al ladrón.
  • El que proponga a la asamblea una reforma o sustitución de una ley vigente, debe llevar una soga al cuello, preparada para ahorcarle si la propuesta no se aprueba.

Podrían parecernos exageradas pero eran iguales para todos, recayendo la soberanía en la ley y no en el gobernante, siendo además un código escrito que entre otras cosas prohibía la esclavitud y favorecía la igualdad de la mujer (al menos era un inicio).

Aunque su figura está rodeada de un cierto halo mítico -como tantas otras- se cuenta una anécdota de él que muestra su integridad como ciudadano y político: en una ocasión su hijo fue acusado y hallado culpable de adulterio, siendo condenado a que se le arrancaran los dos ojos; hoy lo más probable es que cualquiera de nuestros políticos ocultaran el delito, increparan a otro o “destruyeran los discos duros de su ordenador” (Huy, perdonad mi torpeza pues dije que no echaría más leña al fuego y al final nos quemaremos). Zaleuco, lejos de eludir la ley, dictó:

“Perdonaré a medias a mi hijo, ya que no es él el único culpable, y mandaré que le saquen solo un ojo; el otro me lo sacaré yo, pues siendo su padre debí haberlo educado mejor, y así se dará cumplimiento a la ley, ya que ésta nada dice sobre qué ojos hay que sacar”.

Debo decir que esta leyenda, real o no, no es exclusiva de Zaleuco sino que también se cuenta de su discípulo Carondas de Catania, pero sus contemporáneos le consideraron honrado, justo y fue admirado por todos, adjetivos difíciles de encontrar todos juntos en los políticos de hoy en día. Puede que este mito sea difícil de creer aunque cada día nos sorprendemos con escándalos políticos que no son menos inverosímiles, ¿no creéis?

Links fotos:

Presidencia de la Nación Argentinajimmyweee

37 comentarios en “Zaleuco de Locri, el político más honesto y griego, claro.

  1. Ja, ja, ja, ja, ja,… aunque no a su favor, hizo una interpretación de la ley para manipularla. Es buena anécdota, y seguramente es dogma de fe entre abogados y legisladores trileros.

  2. Como tantos miles de personas en nuestro país y en otros, estoy hasta el moño de los políticos y eso de votar ya me lo paso por la planta de los pies (por no decir otra cosa). Y este señor no lo conocía, o sea que nuevamente gracias, pero la política y sus “creadores” no tienen solución siempre digo que todos… todos, son unos ladrones a la espera de llevarse unas buenas tajadas, y como en las guerras, no se aprende nada y los ciudadanos vuelven a caer en las falsas promesas. “Yo prometo que no prometo nada” un juego de palabras, la frase de arriba tambien es cierta.
    Veremos que nos depara esta semana.

    • Hola Rosa,
      tras el horror nazi y la muerte en los campos de concentración, hace más de medio siglo, el psicólogo estadounidense Stanley Milgram diseñó un experimento único a la vez que controvertido por los resultados que se obtuvieron, que indicaban que la especie humana es en su mayoría malvada teniendo una estrecha relación con las figuras de autoridad. Consistía en la aplicación de descargas eléctricas a otra persona si se le dice que así lo haga, incluso sabiendo que podían causar heridas graves (dejo un link que lo explica). Desgraciadamente esto es algo que se ha ido demostrando en muchos episodios históricos pero el experimento demostraba que los seres humanos ordinarios, cualquiera de nosotros, ante la orden de alguien con un poco de autoridad, éramos capaces de cometer actos de crueldad y de desprecio de la vida que nunca diríamos que haríamos. Milgram intentó explicar esta conducta con distintas teorías siendo una (y ahora relaciono lo que explico con el post de hoy) es la teoría del conformismo, en la que “un sujeto que no tiene la habilidad ni el conocimiento para tomar decisiones, particularmente en una crisis, transferirá la toma de decisiones al grupo y su jerarquía, siendo el grupo el modelo de comportamiento de la persona”. Puede que esto explique en parte el conformismo de nuestra sociedad ante la corrupción política (es solo mi opinión personal), algo que se sabía, claro que se sabía, pero se ocultaba ya sea por el beneficio de algunos o por no tener cada uno de nosotros un criterio propio.

      “A menudo escucho que os referís al hombre que comete un delito como si él no fuera uno de vosotros, sino un extraño y un intruso en vuestro mundo. (…) Mas yo os digo que de igual forma que ni una sola hoja se torna amarilla sin el silente conocimiento del árbol todo, tampoco el malvado puede hacer el mal sin la oculta voluntad de todos vosotros” (Khalil Gibran)

      En cuanto a lo que nos depara esta semana… yo no soy muy optimista, se vislumbran nuevas elecciones, más votaciones, más de lo mismo.

      Un abrazo y buen inicio de semana.

      • Muy de acuerdo lo que escribes y además de que el “hombre” de por si es sangriento, malévolo u otro adjetivo, además es que todos somos “borreguiles”. Yo como tu no soy muy optimismta, por no ser nefasta y decir que nada, todo seguirá más o menos lo mismo. Ojalá nos equivoquemos…

  3. Personalmente no me gusta opinar de política, pues entiendo que la DEMOCRACIA es un concepto tan ideal e inexistente en el mundo real, como lo fue en el mundo griego: Es muy fácil dedicarte a la política y la confección de leyes, si todo el trabajo físico y productivo lo realizan los extranjeros afincados en Grecia (metecos) y los esclavos, todos ellos sin voz ni voto, como pasaba en la Polis griega.
    Desde entonces, además, se ha corrompido de tal modo el concepto, que la democracia actual no merece ni el nombre: la separación de poderes, es ilusoria, y los tribunales son meros comparsas que justifican las tropelías del ejecutivo.
    Por tanto, cuando vea a un político arrancarse un ojo para cumplir la ley como Zameluco de Locri, o beba la cicuta como Sócrates, consideraré la posibilidad de dejar de ser un ácrata antisistema y de ejercer una resistencia pacífica contra toda ley y norma. Nunca violenta, ¡que bastante violencia ejercen ellos sobre un pueblo indefenso y desarmado!. Todavía hay clases.
    Me robarán y me sojuzgarán, pero no con mi voto y, si puedo evitarlo, no con mi dinero,
    citando a don Miguel de Unamuno, les digo a todos los políticos, gobernantes y demás “autoridades”: “Me venceréis, pero no me convenceréis”.
    Nací libre, como todos los seres humanos, y no delego mi libertad en NADIE..

    • Hola Luis,
      en política pueden haber tantas opiniones como personas y eso, lejos de ser negativo, es bueno. Equivocadas o acertadas, pero de uno mismo, eso es lo que cuenta. Siempre un placer contar contigo en el blog.
      Abrazos

      • Gracias, Francisco Javier. Y gracias por tu artículo, muy interesante e instructivo, como todos los que escribes y con los que nos ilustras.
        ¡Feliz semana!.

  4. La gente se queda pasmada al leer el Código de Locri. Ahora, habría mucho miedo el pasar la vida entre esas leyes, tan paradas, tan conscientes. ¿ Habrá sido por miedo el haber sido dejadas a espaldas, sin quitarse la máscara ni llevar la soga al cuello ? Lo que pasa es que siempre hay cosas a la espalda… esos ojos que miran, estremecen. ¿ Por qué las promesas siempre se dicen sonriendo y con labios invisibles ? Las puertas se abren sin que haya una mano que las abra. Parece que existen cosas capaces de mirar lo que se debe mirar. ¡ Lo miran, pero no lo ven ! Gracias, FJ, por traer leyes lejanas, descreídas. Un abrazo, prometido.

    • Hola marimbeta,
      como diríamos ahora hemos pasado de un extremo al otro. Antes los políticos parecían ser más responsables de sus actos, una mala gestión, una promesa no cumplida, tenían consecuencias. Ahora…
      Otro abrazo, codificado.

  5. Deriva en tema político que es lo que toca. No da tiempo a quitar la manzana podrida cuando ya tenemos el frutero corrompido total, menos sacarse un ojo por no haber sido capaces de cuidar el árbol completo. Buena tarde,

    • Hola elcorazodelmar,
      es inevitable hablar de la política desde el punto de vista histórico y compararla con nuestros días. Unos tiempos convulsos en los que se están descubriendo muchas manzanas podridas, ¿puede que el árbol entero?
      Un saludo y puedo prometer y prometo que el artículo del miércoles será mucho más… “sentido”.

  6. me quedo con lo de ” … y griego” y ese … ” … esta leyenda, real o no, no es exclusiva de Zaleuco sino que también … ” puede valer para casi todo.
    Un artículo, como siempre, docente y aleccionador, quizás más que otros.
    Feliz tarde amigo efejota.

  7. Pingback: Zaleuco de Locri, el político más honesto y griego, claro. – maragomezcejas

    • Hola melbag,
      la educación para los antiguos griegos aunque no era obligatoria era muy importante, pero su acceso se limitaba a los niños, las mujeres, salvo la excepción de las espartanas, no accedían a ella. Era el padre o alguien encargado por él, el que se ocupaba de la educación de los niños entre los siete y los dieciocho años, antes, la madre o alguna nodriza se encargaba de la educación, básicamente mitológica.
      Abrazos

  8. De nuevo gracias una vez más por aportarnos más conocimientos. Es una pena que no haya algún que otro político que se haya leído el artículo, evidentemente no podemos comparar la leyes aquellas tan estrictas, pero ojalá hubiese llegado hasta nosotros, y dentro de las democracias la coherencia, pero ni eso.
    Recuerdo porque fui una de los/as, que fuimos a votar por primera vez , la transición, la ilusión que se respiraba, y como han ido acabando con todo eso, al menos a mi me duele mucho como han ido “matando” esa confianza, en que elegíamos a nuestros representantes, estos políticos , y no me gusta generalizar, pero estos políticos corruptos, que además ni tienen la valentía de admitirlo cuando se les pilla con “las manos en la masa”, no me representan, solo nos buscan cada cuatro años cuando les interesa, las listas cerradas no dejan la elección libre de la persona que quieres como representante y no sirven al pueblo , más bien a “sus bolsillos”
    Mis disculpas, no puedo evitarlo….me he vuelto a calentar….pero es que ya la impotencia nos sobrepasa, es una pena que no nos haya llegado a través de los tiempos algo de aquella coherencia de la primera democracia.
    Una vez más gracias por el estupendo artículo, mis disculpas por alargarme y mucho me temo que dentro de poco….empezaran de nuevo las promesas, el estrechar manos y besar niños….y ese circo que montan por una papeleta…..

    • Hola Azahara,
      entiendo tu enfado y me alegra que lo manifestaras tan correctamente, seguro que si nos viéramos tomando un café (o una cervecita) no seríamos tan comedidos al hablar de ello (que conste que yo tampoco lo sería) 😉 Bueno, seamos optimistas, el destapar y castigar los casos de corrupción es un primer paso para cambiar esta situación, esperemos que esto no quede solo aquí.
      Un abrazo

  9. A mí una frase que me encanta es: “La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros”.

    ¡Un saludo!

    • Hola Al Neri,
      sin duda cierta desde el principio hasta el final. Lástima que no sea… “el arte de conseguir engañar a los ricos para que den su dinero a los pobres, siempre con el pretexto de protegerlos, claro” 😉
      Saludos y muy buena aportación, da mucho que pensar.

  10. Francisco Javier: Si bien me ha gustado enterarme de Zaleuco de Locri y sus reglas -como dato histórico-, al leer los comentarios, no me quedó claro qué quisiste transmitir… ¿que los políticos deberían ser castigados si no cumplen -adrede- sus promesas o aunque no logren cumplirlas -por ineptos o aún por factores inmanejables? ¿que podríamos trasplantar al pie de la letra las reglas de Zaleuco en las complejas sociedades modernas? ¿que los griegos antiguos eran más honestos/honrados que los contemporáneos? ¿que los padres deberían responder por los actos -delitos- de los hijos? Tal vez, la mezcolanza se me hizo al leer los comentarios de tus lectores… verdad? Saludos!

  11. Con respecto a los políticos porque serán tan parecidos aunque tengas que cruzar océanos. Los ves con su sonrisita, besa niños, hace promesas imposibles, se dicen pobres lo más pobres del mundo, y muchos dejan por su ineptitud o corrupción países fundidos.
    En cuanto a esa rectitud de Zaleuco…..Creo que fue una linda leyenda..
    Un fuerte abrazo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s