Catacumbas: los primeros cementerios cristianos

catacumba

Sepultura en una catacumba. El cuerpo de un mártir está a punto de ser colocado en su loculus tallado en la pared mientras la congregación participa en el servicio religioso, Jules Eugène Lenepveu (1855), actualmente en el Musée d’Orsay en París.

Cuando hablamos de catacumbas a todos nos viene a la mente Roma, donde hay más de sesenta y son las más estudiadas, aunque en Nápoles, Sicilia oriental, Chiusi, Bolsena, París e incluso en África del Norte podemos encontrar buena muestra de ellas.

Catacumba se traduciría literalmente como “agujero”, nombre de un distrito periférico de la antigua Roma donde se encontraba un cementerio subterráneo en el que se trasladaron provisionalmente en el siglo III los cuerpos de San Pedro y San Pablo. Fueron lugares de culto, enterramiento e incluso lugares de protección para los cristianos pues el derecho romano tenía por sagrada e inviolable cualquier sepultura, independientemente de su credo. Antes de Cristo ya existía este tipo de enterramiento y muestra de ello son las catacumbas judías de Villa Torlonia y Villa Randanini (50 a. C.), hecho que hace a algunos proponer que los judíos influyeron en la construcción de esas primeras catacumbas de Roma.

En el primer siglo, los cristianos de Roma enterraban a sus muertos en sus propios terrenos (eso, los más pudientes) o en los cementerios comunes, con los paganos. Así pues, San Pedro fue enterrado en la necrópolis de la Colina Vaticana y San Pablo en la de la Vía Ostiense. Un siglo después, tras algunas donaciones y concesiones de tierra, comenzaron a enterrarse en las catacumbas propiamente dichas que en su mayoría se excavaban alrededor de los sepulcros de familias convertidas que las abrieron a otros cristianos. Tras el Edicto de Milán (313) dejaron de ser perseguidos, pudiendo construir iglesias y lugares de culto tanto dentro como fuera de las murallas de la ciudad, pero las catacumbas continuaron usándose como cementerios hasta principios del siglo V, que volvería a enterrarse en la superficie y a los mártires en las basílicas.

… y llegaron los bárbaros destruyendo y saqueando los monumentos y catacumbas que se encontraban a su paso hasta llegar a Roma. A finales del siglo VIII los papas hicieron trasladar las reliquias de sus santos y mártires a las iglesias de la ciudad para evitar que fueran profanadas, cayendo en el olvido tras el cisma de Aviñón en el siglo XIV y sobre todo tras el Renacimiento.

No será hasta el siglo XVI que se reedescubrirán (en 1578 un derrumbe en la vía Salaria hizo aflorar la catacumba de Priscila) gracias a estudiosos como Panino, el dominico Alfonso Ciacconio y el conocido como el “Colón de la Roma subterránea”, Antonio Bosio, que consagró su vida a estudiarlas invirtiendo gran parte de su fortuna personal, registrando y redactando su historia así como su topografía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cripta de los papas, catacumba de San Calixto. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Debemos esperar hasta el siglo XIX para encontrar otro investigador de las catacumbas, el padre Marchi y su alumno Juan Bautista de Rossi, considerado el padre de la Arqueología Cristiana, que descubrirían las catacumbas de santa Inés y la de San Calixto.

Quizás sean las catacumbas de San Calixto (siglo II) las más importantes descubiertas hasta la fecha. Con una extensión de 15 hectáreas y una red de galerías de casi 20 km, alcanzan una profundidad de hasta 20 metros y en ellas se enterraron 16 papas además de muchos mártires e incontables cristianos, convirtiéndose en el cementerio oficial de la Iglesia de Roma en tiempos de San Calixto, diácono del papa Ceferino en el siglo III.

Cristo barbado, Catacumba de Comodila, Roma, final siglo IV.

Cristo barbado, Catacumba de Comodila, Roma, final siglo IV.

Otro aspecto que me gustaría comentar de la catacumbas son los símbolos y la pintura al fresco que en ellas se pueden encontrar, síntesis de la fe cristiana. Un patrimonio que representan auténticos archivos documentales de esa primitiva Iglesia.

Al principio las paredes no tenían ningún tipo de ornamentación aunque acostumbraban a fijar en los muros monedas y camafeos que señalaban la fecha (esto ha facilitado la tarea de identificación a los estudiosos) y cuando las persecuciones cesaron fue cuando se comenzaron a adornar con frescos, al principio de animales o vegetales (de influencia helenística) y más tarde, a partir del siglo III, comenzaron a plasmarse imágenes de Cristo o de la Virgen según los modelos clásicos greco-romanos.

Mencionaba al principio del post las Catacumbas de París aunque poco tienen que ver con las de Roma. Durante la era romana existió una red de túneles que no eran más que minas de piedra caliza. A finales del siglo XVIII se convertirían en cementerios comunes con sus paredes llenas de graffitis de la época. Y aunque poco tienen que ver con los primeros cristianos, en su interior se sucedieron algunos episodios históricos, como en 1871, cuando la comuna de París asesinó a un grupo de monárquicos y durante la Segunda Guerra Mundial en las que la Resistencia francesa las utilizaría para burlar a los nazis.

Desde 1955 solo pueden visitarse con un guía y escolta oficial, estando permanentemente vigiladas por una policía especial que intenta evitar que las personas no autorizadas accedan por medio de las alcantarillas o el metro a alguna de las entradas secretas que hay en el subsuelo de la ciudad.

Catacombs_of_Paris,

Catacumba de París. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Para saber más:

Catacumbas en Roma

Catacumbas en París

Links fotos:

Dnalor 01Shadowgate

27 comentarios en “Catacumbas: los primeros cementerios cristianos

  1. Estimado Francisco: Me vuelve a sorprender que con tu notable sapiencia , no menciones , las catacumbas de america virreinal. Aunque solo tienen las mas viejas medio milenio son tan reputadas y conocidas que las de africa norteña. aqui en Liam capital del ex virreinato peruano , estan las famosas de san francisco de un par de km donde hay depositados miles de personas como huesos y unosario tremendo . Y cada iglesia de la epoca virreinal que son muchisimas , tiene sus propias catacumbas para entierro de los notables y del vulgo , hasta que en 1802,se construyo el cementerio general ,donde se comenzo a enterrar a los muertos hasta hace unos años en que se cerro y ahora es museo. En el interior del pais , en casi todas las ciudades importantes existen tuneles de entierros en los atrios y en el interior de las iglesias. Lo mismo sucede en todos los paises americanos de influencia ibérica desde Mexico hasta argentina y chile pasando por Brasil . No seremos tan ancestrales pero somos . .

    • Hola Hugo,
      me alegra que dejaras tu comentario ya que en Sudamérica también existen magníficas muestras de catacumbas. Tras la llegada de los españoles en el siglo XV se trajeron la Peste Negra, la Viruela, la Lepra y otras enfermedades que diezmaron a la población. Para evitar que se propagaran por las ciudades del Virreinato se comenzaron a excavar túneles bajo las ciudades y en las iglesias para así enterrar a los muertos. Buena muestra son las de Lima de la que dejo una imagen aquí.


      Foto de SirOtaku

      Un saludo y… ¿sapiencia? Nooo, si lo único que hago es buscar información, contrastarla en lo que me es posible y compartirla.

      • La foto que muestras Francisco javier ,son las de la iglesia de san francisco las ams concoids peoods als iglesias como la catedral que tiene una enorme con uancripta especil apra los dignatariso eclesiales . Y en provincias ,cada iglesia enterraba los muertos del vulgo en los atrios para estar mas cerca de Dios en un afan evangelizador y aprovechando ciertas modalidades o tradiciones prehispánicas , Las gentes mas principales y de mas dinero y alcurnia (?), compraban una capilla en las principales iglesias y la hacian su lugar de entierro familiar, con sus pequeñas catacumbitas casi familiares. Cada cierto tiempo se descubren nuevos entierros debajo de las iglesias antiguas. En la de la foto de san francisco ahy unespacio entre las dos torres circular y enladrillado como un gran pozo de mas o menos unos 15 mt de diametro y de gran profundidad que se ha usado como osario pero algunos dicen que es una forma de contrarrestrar las ondas sismicas y diliuir sus efectos ,( aqui hay terremotos tremendos cada siglo y varios mas pequeños eventualmente.) parece que funciona pues las torres de esa iglesia muy altas no se caen desde la catastrofe de 1746. Saludos Hugo

  2. Catacumbas, agujeros donde se pasa la noche, esa amorosa noche que aflige. Noches en que se piden secretos interrogando a la sangre largamente, fugada de las venas, vaciadas. La anoche no responde, está oscura cerrando los ojos y mi madre sigue sin oírme. Así pensaban Pedro y Pablo cuando llevaban la palabra a sus fieles antes de ocupar sus puestos en esos agujeros… muertos, quietos, bajo tierra. Ahora sólo cuidarían almas flotantes sin dejarlas ir, enterradas. Antes de su muerte, todo comenzó al anunciar el evangelio en Samaria anunciando el Recibimiento de Espíritu Santo al imponer las manos, juntos, Pablo y Pedro. Se escuchaba aquella frase lapidaria : “¿Saulo, Saulo, porqué me persigues?”… quedó ciego por ese gran “lamparazo” que, posteriormente fue curado, mandado a la calle “La derecha” donde le quitaron las escamas incrustadas en los ojos. No le sirvió de mucho “ver” pues, responsable de la muerte de Esteban quiso pagar sus penas haciendo caminar a un pobre cojo… fue apedreado. Gracias, FJ, por estos testimonios de catacumbas ancestrales, bíblicas. Un abrazo, sin temblores ni asustado.

    • Hola marimbeta,
      tuve la oportunidad de visitar una de las tumbas de la Ciudad Eterna y puedo asegurarte que es una experiencia que no se olvida jamás. Al adentrarte en ellas te inunda una sensación de lejanía, son muchos siglos de Historia los que te rodean, y a la vez de proximidad, pues, antes o después, ese es el final que a todos nos espera. La oscuridad, el silencio, el respeto, la fe, todos lo muertos allí enterrados esperan recuperar la vida perdida, una vida Eterna. Descansen en paz.
      Abrazo de resurreción

  3. franciscojaviertostado: sí es conocimiento y, talento para reunir esta valiosa información, como todas las que nos has compartido; muchas gracias por toda esta valiosa información del conocimiento universal, saludos afectuosos.

    • Hola Alejandro,
      solo sé que el esfuerzo que representa mantener el blog tan vivo cada semana se diluye al comprobar que cada día son más los amigos que lo siguen y participan en él.
      Un abrazo agradecido 😉

  4. Te tengo entre los poquísimos blogistas que sigo… y es que eres estupendo, buscando temas de interés que siempre aprendemos algo.
    Abrazos….

  5. Son como puertas que se cierran a la vida terrenal para dar paso a la vida eterna.. Sin duda son lugares que tienen una singular belleza.. 🙂 Abrazos de luz

    • Hola Mamen,
      yo no lo hubiera expresado mejor. Es curioso, en la actualidad se realizan más incineraciones que entierros, imagino que por su menor coste económico sin mirar tanto el punto de vista religioso.
      Abrazos de luz

  6. Yo siempre he querido ser incinerada pero una vez leí, que en la fase donde el alma se desvincula del cuerpo físico, es consciente de todo lo q pasa a su alrededor y ver como se quema el vestido de piel que le cubrió durante su vida terrenal le produce un daño que puede impedir que siga su camino evolutivo de una forma normal… Por eso ahora me cuestiono la idea de seguir con mi idea de incineración o no :)… Igual eso que leí no es cierto, pero.. Y si lo fuera??? 😀

  7. En Roma entré a las catacumbas, y puedo decirte que fue muy grande mi impresión. Toda soledad es poca para describirla. Al salir había un puesto donde vendían agua, y bebidas colas. Tomé agua, y a partir de ahí me enfermé de tal manera que el resto viaje fue un suplicio. El médico me dijo, que en éstos lugares existen mucho hongos. Yo recomiendo no visitar ninguna.
    No sé si será cierto, el diagnóstico..
    Un abrazo desde el Sur.

    • Hola Stella,
      también me impresionaron sobremanera. Algunas tienen tantos kilómetros de longitud que lo difícil es no perderse entre alguno de los pasillos, para evitarlo ponen señalizaciones y controles para que a nadie se le ocurra desviarse. En cuanto a lo de los hongos, la humedad y la oscuridad favorecen su proliferación, pero dudo que lo que te pasara fuera a consecuencia de una infección fúngica, puede que se debiera más debida a la humedad en sí, no sé. Además, ¿enfermaste de alguna afección respiratoria o de la piel?
      Abrazos hemisféricos

      • Fue una infección respiratoria de la cual pude salir dos meses después, y ya en mi país. Viajé con seguro médico.Lo de los hongos de lo dijo un médico italiano, al que apenas entendí, y el cual no quiso recetarme,ningún antibiótico, y me decía que tuve una reacción alérgica. Aunque yo no soy alérgica a nada.
        Solamente comento ésto, para prevenir a los turistas. Perdona, mi intromisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s