Judas cobró poco más de 200 euros por su traición

Publicado por

Desde que el ser humano es «humano» se han cometido traiciones y algunas de ellas han cambiado el rumbo de la Historia. Entre las más conocidas deslealtades encontramos la de Efialtes al rey espartano Leónidas; la de Áudax, Minuros y Ditalcos, que asesinaron a Viriato mientras dormía, clavándole un puñal en la garganta; la venta del reino visigodo de Hispania por un tal conde Don Julián, que ayudó a los invasores musulmanes a su entrada en Hispania, acabando así con el reino visigodo; y cómo no, la más famosa de las felonías, la de Judas Iscariote, que entrego a Jesús por 30 monedas de plata a los sumos sacerdotes. Bien, pues hablemos de esta última traición, más concretamente de las monedas.

(…) entonces Judas Iscariote, que era uno de los doce, fue a ver a los principales sacerdotes, y les dijo: «¿cuánto me darían, si yo les entrego a Jesús?» Y ellos le asignaron treinta piezas de plata.

Mateo, 26:14-15

Jesús fue arrestado en Getsemaní tras darle un beso en la mejilla Judas para identificarlo a sus captores.

La moneda de la traición

En aquellos tiempos había varios tipos de monedas circulando por Palestina: las monedas locales judías, los denarios del Imperio romano, e incluso alguna moneda ptolemaica (las que menos). Aunque no ha podido ser identificada de manera precisa qué moneda es la que los sacerdotes ofrecieron a Judas, sí sabemos que en Judea se acuñaban monedas a principios del siglo I de cobre, no de plata, como el prutah, así que la primera opción puede descartarse, acotando las posibilidades a dos: tetradracmas de Tiro (siclos) y estateros de Antioquía.

El estatero de Antioquía, hecho de plata y acuñado entre el 27 a. C. y el 14 d. C. en esa ciudad, pesa 14 gramos con un contenido de plata del 80 % con el rostro de César Augusto en el anverso, y en la leyenda, su nombre oficial en griego. El reverso presenta la imagen de la diosa Fortuna de Antioquía con una rama de palmera y a sus pies, el dios de los ríos, Orontes.

El tetradracma de Tiro, conocido como siclo o shékel, se acuñó entre el 126 a. C. y el 56 d. C. en la ciudad de Tiro, actual Líbano. Su peso, también de 14 gramos, contiene un 94 % de plata, la moneda con mayor contenido en dicho metal de las que circulaban entonces en la zona.

El anverso tiene la cabeza del dios fenicio Melkart con una corona de laureles que le reconocen su importancia en los Juegos de Tiro y en los Juegos Olímpicos. El reverso presenta un águila con la pata derecha sobre la proa de un barco y una rama de olivo sobre el ala izquierda con la leyenda en griego «De Tiro, santa y de refugio».

Los evangelios indican en más de una ocasión pagos con dracmas como cuando se los piden a Jesús al entrar en Cafarnaúm. Las leyes romanas exigían en Judea el pago de los impuestos con esta moneda y las leyes judías dictaban que en el templo de Jerusalén podía atesorarse como pago del tributo anual dos dracmas o medio estátero (un estátero equivale a un tetradracma) de Tiro, por tanto, es lógico pensar que al ser la única moneda aceptada como Impuesto al Templo no hubiera sido raro que los sacerdotes pagaran a Judas con ella.

Su equivalencia en la actualidad

Aceptando la hipótesis más probable de que la moneda utilizada fue el tetradracma de Tiro podemos hacer un cálculo del coste de la traición: 395 gramos de plata, con un precio de 266 euros aproximadamente. Puede parecernos poco pero en aquellos tiempos un soldado tenía que trabajar casi ocho meses para poder ganarlos, y aunque en la actualidad es relativamente difícil de conseguir un tetradracma de Tiro original, su precio oscilaría entre los 1500 y los 8000 euros cada uno según el estado de conservación.

Todos sabemos cómo terminó Judas tras su traición. Arrepentido, devolvió las monedas a los sacerdotes y después se suicidó ahorcándose. Los sacerdotes no podían dar el dinero al templo, así que lo utilizaron para comprar el campo del alfarero (aceldama), entre el monte Sion y la ciudad de David, un campo de sangre utilizado como cementerio de extranjeros.

Un libro:

Coins and the Bible

Para saber más:

El mundo en que vivió Jesús. Aportes de la arqueología y la historia, Lancaster Jones (PDF)

Links imágenes:

twitter.com; numismaticodigital.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.