Entre uñas largas y leyendas urbanas chinas

Publicado por

Según cuentan (porque yo no he tenido la oportunidad de ir a China para comprobarlo), muchos taxistas chinos dejan crecer las uñas de sus meñiques hasta niveles que hacen casi difícil la conducción del coche. ¿Queréis descubrir el por qué de esta extraña costumbre?

Formas de pensar diferente

Hay costumbres orientales que los occidentales vemos como extrañas. Por poner solo algunos ejemplos mencionaré que en Indonesia el pie es considerado la parte más sucia y más baja del cuerpo humano, así que, cuidado con sentarnos enseñando la planta del pie a otra persona; dicen que «en el país donde fueres, haz lo que vieres» y en la mayor parte del Sudeste Asiático hace demasiado calor, pero no por eso podemos caminar sin nada que nos cubra el torso, es considerado una de las faltas de respeto más grandes que podemos hacer, así como entrar en un templo o en las casas sin quitarnos los zapatos que usamos en la calle llenándose de mugre; tampoco debemos saludar con un beso o mostrar afecto en público; en China se considera ofensivo colocar los palillos en posición vertical en un tazón de arroz, se trata de un gesto que representa un ritual de ofrenda a las personas fallecidas; los chinos por lo general rechazan los regalos tres veces antes de aceptarlos, y si no os lo creéis ofreced algún presente a un chino.

También presuponen de los europeos que todos sabemos hablar muy bien inglés (¡Ja, ja, ja!); que la hamburguesa es nuestra comida oficial y que todos somos gordos; que nuestros países son muy, muy peligrosos (aunque para desgracia de los que vivimos en Barcelona ya nos estamos acercando a esos niveles) y que al igual que los occidentales pensamos que todos los chinos son iguales, ellos piensan lo mismo de nosotros. Y si hablamos de costumbres occidentales raras para los asiáticos debemos mencionar la moda del siglo XIX con las crinolinas o las gigantescas pelucas de la aristocracia europea.

La costumbre de dejarse largas las uñas

Debemos retroceder a los tiempos de la China imperial. Dejarse las uñas largas (concretamente del dedo meñique) era una de las formas en que la clase alta demostraba su riqueza y que no eran trabajadores, ya que se hacía difícil realizar cualquier tipo de trabajo agotador manual como manejar una azada. De ahí que dejarse la uña del dedo meñique larga siga siendo una señal de diferencia en la sociedad actual china y precisamente son los taxistas uno de los colectivos que más la usan con orgullo al pensar que conducir un coche es lo opuesto a trabajar con las manos (quizá con los pies). Otro motivo para dejarse crecer la uña del dedo meñique (en ocasiones también la del dedo anular) era que la suerte estaría de su lado.

Originalmente se pintaban con barnices de colores para la belleza y fortalecer la superficie de la uña. La familia real china usaba oro y plata para decorarlas y durante la dinastía Ming (1368-1644), el negro y el rojo fueron los colores preferidos, siendo el rojo el que representaba el estatus más alto.

Durante la dinastía Qing (1644-1922), además de pintar con barniz aparecieron estuches para proteger uñas y dedos llamados «zhijitao» o «huchzhi». Estaban hechos de oro, plata, bronce, metales dorados, así como de jade y nácar, con incrustaciones de perlas y piedras preciosas. Decorados con símbolos auspiciosos tradicionales como el nudo sin fin, que simbolizaba una vida larga y próspera, o las ranas y las monedas, que traían buena suerte y riqueza. Se convirtieron en una pieza muy deseada por las mujeres, incluso alguna campesina que se lo podía permitir tenía en su caja un par de garras de cobre que lucían en alguna ocasión especial.

Y para uñas largas las que os muestro en la foto de abajo… todo un récord.

Lee Redmond (8.65 metros) y Melvin Boothe (9.05 metros) en 2009. Imagen de guinnessworldrecords

… y, ¿a dónde van los chinos cuando mueren en España?

Una de las leyendas más extendidas en nuestro país es que nadie sabe dónde entierran los chinos cuando mueren. Lo cierto es que en los cementerios españoles hay lápidas chinas, aunque la mayoría de ellos escogen ser incinerados al ser la manera más cómoda de ser trasladado de nuevo a China. Otro mito, que en este caso sí se cumple, es el que dice que los chinos nunca acuden a los bancos a pedir un crédito, y es que los chinos tienen un mecanismo de préstamo conocido como guānxi, entre parientes y amigos, basado en la confianza.

5 comentarios

  1. Eso inutiliza casi totalmente las manos, ¿y las actividades de limpieza y cuidado corporal? 🙀
    🤭

    1. Hola Juan,
      ¡gran pregunta! ¡Ja, ja, ja! Pues en el caso de las personas que se las dejan tan largas en ambas manos imagino que solo viven para el cuidado de sus uñas y tienen a gente que les bañen. Realmente algo incomprensible…
      Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.