El Dr. Sims, ¿héroe o villano?

James Marion SimsAdmirado como un héroe en su profesión la reputación de este cirujano fue puesta en entredicho durante el siglo XX al darse a conocer sus experimentos quirúrgicos. El Dr. James Marion Sims es considerado por muchos como el fundador de la moderna ginecología cuyas técnicas pioneras siguen utilizándose en todo el mundo. Pero la “mancha” en su expediente se origina entre los años 1845 y 1849, al utilizar mujeres esclavas afroamericanas para poner en práctica sus revolucionarias ideas quirúrgicas sin su consentimiento y sin anestesia.

Nacido en Carolina del Sur (1813) se trasladó a Filadelfia donde se matricularía en el Colegio Médico Jefferson, graduándose con 22 años. Durante su estancia en Montgomery (Alabama) quiso poner en práctica una revolucionaria técnica quirúrgica para solucionar las graves y frecuentes incontinencias de orina provocadas por las fístulas que se producían entre la vejiga y la vagina (vésico-vaginales)  a consecuencia de los traumatismos ocurridos durante el parto. Para poder cerrar los agujeros de la fístula se hizo servir de 14 esclavas del hospital de la misma ciudad solicitando el único consentimiento de sus propietarios.

James Marion Sims' operation for vesico-vaginal fistula

El Dr. Sims operando una fístula vésico-vaginal. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Pensaba que la cirugía vaginal no era lo suficientemente dolorosa como para necesitar anestesia y solo les administró opio después de la intervención debiendo sufrir inmensos dolores durante la operación mientras permanecían maniatadas a la fuerza. En sus registros se tiene constancia del nombre de tres de ellas: Anarcha, Betsy y Lucy. Muchas de ellas intervenidas hasta en diez ocasiones aunque en el caso de Anarcha se sabe que se sometió a treinta operaciones antes de que el Dr. Sims le solucionara la fístula. Tras el éxito obtenido con los “experimentos” en las esclavas, decidió trasladar el procedimiento a las mujeres blancas aunque eso sí…  utilizando anestesia.

En 1855 funda el Women´s Hospital, el primer hospital para mujeres en América, mientras su fama como cirujano no hace más que crecer. Entre sus ilustres pacientes destacan la emperatriz Eugenia (esposa de Napoleón III) del que fue su médico entre 1863 y 1866 y la duquesa de Hamilton de Escocia. Cuando regresa a Nueva York en 1871, debe pelearse con la junta de su hospital para poder admitir a las mujeres que sufrían cáncer. Él defendía que se las aceptara, en contra de lo que opinaban los otros médicos que pensaban que el cáncer podía representar una amenaza para todos al ser considerado contagioso. Al final se impuso la opinión del Dr. Sims y se funda el Hospital del Cáncer de Nueva York, el primer instituto del cáncer en Estados Unidos. De 1876 a 1877 es nombrado presidente de la Asociación Médica Americana y fallece seis años después en Nueva York.

Entre sus logros destacan: ser precursor de la cirugía de la vesícula biliar, eliminando sus piedras; un espéculo muy utilizado en cirugía (y práctico, todo hay que decirlo); un test poscoital (test de Sims) para el estudio de la pareja estéril, con el que se evalúa la capacidad de los espermatozoides para llegar al canal cervical y sobrevivir en el moco cervical. Se convirtió en uno de los métodos más utilizados en el diagnóstico de la infertilidad en la pareja -aunque hoy su utilidad está puesta en duda- y sobre todo la resolución de las fístulas vésico-vaginales, que sentaron las bases para la actual cirugía vaginal.

sims estatua

Haz clic en la imagen para ampliarla.

Actualmente se encuentra enterrado en el cementerio de Greenwood en Brooklyn y podemos encontrar una estatua de bronce entre la Quinta Avenida y la calle 103, frente a la Academia de Medicina de Nueva York, la primera estatua de Estados Unidos que representa a un médico.

Su ciudad natal le rinde homenaje por “su servicio a lo que sufren las mujeres. Emperatriz y esclavos por igual” aunque en Nueva York se están planteando retirar su monumento…

… ¿tú qué piensas?

Para saber más:

Revisión histórica cirugía vésico-vaginal de Sims

Fístula Vésico Vaginal

Link foto:

Wellcome Library, London-Henry Savage

75 comentarios en “El Dr. Sims, ¿héroe o villano?

    • Hola Antonio,
      el dilema ético está servido pero siempre hay que tener presente el contexto histórico en el que se realizan estas prácticas. Quizás, los experimentos que se realizaron en campos de concentración… trascienden este debate, pues no pueden considerarse otra cosa que crímenes contra la Humanidad sin ningúna explicación ni defensa posible.
      Saludos y buen inicio de semana.

      • ¿Y lo que se llegó a hacer con esclavos ( y aún se hace en África y Latinoamérica) sí tiene defensa? Yo creo que no, es mi opinión.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Es un debate complicado, evidentemente en el tiempo que vivimos es un crimen realizar estas practicas, pero entonces la ética era otra cosa.
    En las guerras se mataban a los vencidos y la esclavitud era normal.
    Creo que la Ciencia también cometió atrocidades, y los fines no justifican los medios, por lo que este Doctor aunque era un genio no debería pasar a la historia como tal.

    Como siempre genial.

    Saludos.

    • Hola Francisco,
      quitando sus innovadoras técnicas quirúrgicas hay que reconocerle que también fue un avanzado a su tiempo en otros aspectos. Al contrario que algunos de sus colegas médicos, pensaba que el cáncer no era contagioso y permitió el ingreso de estas mujeres en su hospital, que por cierto era el primer hospital para mujeres de América.
      Saludos también para ti.

    • Antes que nada, mis respetos nuevamente Maestro, muy buen post, y, puedo agregar humildemente que teniendo oportunidad de leer el libro “yo fui medico del diablo” de Karl Von Vereiter, puedo decir que, el holocausto se utilizo no solo para fines humanitarios sino tambien para atrocidades, como las que usted relata, y es mas he leido que los experimentos se siguieron haciendo post guerra por una empresa alemana, con sede en mi pais, Argentina, donde lamentablemente, residieron muchos genocidas nazis (incluido el propio Joseph Menguele).
      Los reales avances,a mi parecer son los actuales, ya que mediante los elementos diagnosticos que recien ahora se poseen no es necesario ” sacrificar” victimas inocentes para investigar tratamientos.
      La realidad, es que este doctor Sims, sera muy genio, pero abuso de su profesion ante los menos validos, por lo que estaria incumpliendo con el juramento Hipocraico de no injuriar a ninguna criatura, en pos de su ciencia.
      Un saludo Maestro.

      • Hola azulilusion,
        sin lugar a dudas, coincido punto y coma contigo. Solo un pero, puedes agregar pero de “humildemente” nada. 😉
        Saludos y no me llames Maestro, jo, que me siento mal.

  3. Pingback: El Dr. Sims, ¿héroe o villano? | yofumoenpipa

  4. Los humildes -o esclavos como aquí- casi siempre han servido de cobayas, es muy lamentable, pero gracias a esas investigaciones se han logrado otro éxitos, tu, como doctor lo sabes mejor que yo. Nuevamente magnífico post. Abrazos.

  5. Es una pena que se utilizara cobayas humanos y ni tan siquiera pensara que se debía anestesiar. Pero gracias a estas experiencias se ha ido avanzando en la medicina.
    Un abrazo

    • Hola Cristina,
      sea o no moralmente censurable es un hecho de la Historia que no debe permanecer en el olvido. Muchos de los logros de las ciencias y muchas de los avances que podemos disfrutar hoy en día han sido posibles gracias a estos episodios que, en más de una ocasión, nos parecerían poco éticos.
      Abrazos

  6. Difícil dilema el planteado. Sus métodos me recuerdan demasiado a los del dr. Menguele con los judíos. Pero el dr. Sims al menos, consiguió avances útiles, mientras que Menguele ni una que yo sepa.
    El problema ético siempre existirá. Y yo creo que no tiene solución. Al menos yo no se la veo.
    Todavía a finales del siglo XIX y durante los primeros años del XX, todavía floreció la escuela de los viviseccionistas, que como sabes mejor que yo, proponían la disección en vivo para conocer el funcionamiento de los órganos. Y todvía esta escuela tiene sus seguidores, aunque hoy en día se dedican a practicar la vivisección con animales. O al menos eso afirman ellos…
    Gracias como siempre por la información, Francisco Javier. No tenía estos datos. Contigo siempre aprendo.

    • Hola Luis,
      la figura de Mengele quiero tratarla en un futuro pero hace unos meses presenté un post sobre el científico japonés Shirō Ishii y el Escuadrón 731 del Ejército Imperial Japonés. Entre los horrores que practicaron destacan:
      la vivisección entre 400 y 600 personas cada año; congelaciones deshidratando a las personas y documentado su agonía; inyectar bacterias causantes de la peste bubónica para registrar la evolución de la enfermedad; bombardear poblados enteros con pulgas infectadas y darles golosinas con ántrax a los niños; realizar pruebas con cianuro, arsénico, heroína, rayos X… Nada comparable a lo que hizo el Dr. Sims, seguro.
      Saludos

      • En el libro que hice referencia anteriormente se detallan muchas practicas horrorosas, que hasta el dia de hoy de pensarlo, me horrorizan, Menguele fue un sadico, que disfrutaba del dolor causado a los “pacientes”

  7. Es muy intersante la informacion que presentas. Creo que el medico tiene una gran mancha que hoy dia seria imperdonable para cualquier medico que ejerciera la profesion. Siempre ha habido quienes en nombre de la ciencia o en nombre de Dios cometen actos terribles. Pienso que ninguno de esos actos estan justificados no importa si nos llevan al bien comun.

  8. Yo creo que deberían dejar el monumento pero cambiar el texto. Habría que contar la hstoria completa. Otra cosa: no entiendo por qué les daba a las esclavas el opio después de la operación? Si de todos modos les iba a dar opio, ¿por qué no hacerlo antes?

    • Hola Amira,
      buena pregunta. Imagino que el postoperatorio debía ser más doloroso que la intervención en sí. En cuanto a dejar o no el monumento yo también estaría de acuerdo en que permaneciera. No deja de ser parte de la Historia y como tal no hay que olvidarla. Tengo la sensación de que en muchas ocasiones se intenta destruir (olvidar) determinados hechos pasados por el simple hecho de no estar de acuerdo. Una opción sería la que con buen criterio propones.
      Saludos

  9. Vamos, un autentico hijo de puta. No sabía de la existencia del Señor Sims. Te juro que aún sin tener vagina, propia :), me ha dolido con solo ver la ilustración, conque con 30 intervenciones no te quiero ni contar.
    Un beso en los labios. Mayores o menores. Tú elijes.

  10. Hola Francisco, estoy con Salva, nada de dilema ético, cuanto sufrieron quienes no tuvieron la libertad para decidir lo que se debía o no, hacer con sus cuerpos. Creo que los neoyorquinos deberían de avergonzarse de tener una estatua de este doctor. Gracias por ilustrarme.
    Feliz lunes 🙂

  11. Si a las blancas les puso anestesia, es por que se dio cuenta que dolía, y mucho. Entiendo lo del contexto histórico de la esclavitud y usas a esas pobres mujeres como conejillo de indias, , pero vamos…. que seguro veia como esas pobres mujeres se retorcían de dolor..en su parte humana no debió haberlas echo sufrir

  12. Mi opinión respecto a la utilización de mujeres esclavas como cobayas, aun cuando se profundizara en el conocimiento práctico para avanzar en ginecología, ha quedado suficientemente representada entre los comentarios de los compañeros, con los que me identifico. Se trata de una mala praxis que deviene en un contrasentido ético de carácter aberrante. Remarcar que gracias al conocimiento histórico acumulado se consiguen logros científicos de gran envergadura, muchas veces cruciales a la hora de salvar vidas humanas. Lo que demuestra que, a pesar de las contribuciones individuales como las de este médico y la intrinseca genialidad de algunos hombres profundamente inteligentes, incluso adelantados a su época, no es sino gracias al desarrollo de la lucha por la experimentación científica a lo largo de la historia y el conocimiento que se acumula en el tiempo, que hemos conseguido alcanzar una mayor expectativa y calidad de vida. Creo que este es un hecho destacable, y otra cosa es cómo se dirija la investigación del cáncer, por ejemplo, y por qué no interesa elaborar fármacos que curen definitivamente. Esto, como sabemos, va ligado a los especulativos intereses millonarios de las grandes multinacionales y farmacéuticas, que sería otro tema.
    Gracias también por este nuevo artículo, para mí es una satisfacción enorme que este blog siempre me aporte información interesantísima.
    Fuerte abrazo

    • Hola Marisa,
      creo que la figura del Dr. Sims era desconocida por muchos y con este artículo he pretendido dar a conocer un aspecto histórico-médico que, lejos de ser aislado, es probablemente uno de tantos otros que se han sucedido a lo largo de los siglos. Me alegra que sigas el blog y que dejes comentarios, lo enriqueces enormemente.
      Abrazos

  13. Ay, pobrecillas, me da mal sólo de pensarlo, 30 operaciones y sin anestesia… Cómo se notaba que el paciente no era él y que las pobres esclavas no eran consideradas ni seres humanos siquiera (porque eso de que no sentían dolor suena a mala excusa por su parte). Gracias a experimentos así avanzó mucho la medicina, sí, que lo mismo hacían los médicos nazis como el Dr. Mengele, pero a costa de mucho sufrimiento de seres inocentes también. Bueno, qué te voy a decir a ti que no sepas, puesto que eres médico y puesto que además, nos lo cuentas. Este doctor sin duda que era un genio en su campo y un adelantado a su época, pero también una persona de moral reprochable, aunque sus coetáneos eran en gran parte similares, porque a los esclavos no se les concedía ni siquiera el estatus de humanos, y se practicaban todo tipo de torturas y aberraciones con ellos.
    Gran entrada, Francisco, como lo son todas las tuyas. Saludos y buena semana.

    • Hola Mayte,
      he podido comprobar en las redes sociales que el artículo de hoy y la figura del Dr. Sims divide en lo que a opiniones se refiere. No hay duda de que su conducta es reprochable pero el contexto social de aquella época era la que era (que conste que no lo justifico).
      Un gran saludo también para ti y que tengas una semana no buena, buenísima 😉

  14. Se que es duro, inmoral e irracional mi comentario. Pero por desgracia es a partir de estos “sacrificios” el avance de la sociedad. Evidentemente lo desapruebo y el debate ético está servido, pero en una sociedad tan hipócrita como la nuestra, nos escandalizamos con estos temas tan interesante que nos muestra mi amigo Francisco, pero no nos molesta cuando compramos útiles o mercancía procedente de países que explotan a sus ciudadanos. Todos llevamos un smartphone, alguna que otra ropa de marca… Por desgracia es nuestra naturaleza.
    Gracias compañero por una historia fascinante.

    • Hola Miguel,
      duro pero real y cierto. La esclavitud de nuestros tiempos quizás no conlleva tantos azotes por látigo pero proporcionalmente puede que esté más extendida y sea igual de cruel que en aquellos tiempos. Y sí, todos tenemos parte de culpa de su existencia por consumir esos productos.
      Un gran abrazo.

  15. Pingback: El Dr. Sims, ¿héroe o villano?

  16. Hola Javier, pues este médico tiene muchos puntos a su favor, hizo grandes cosas, pero me parece otro Dr, Mengele. Es mi humilde opinión, debido a cómo trató a las esclavas.

    Un abrazo

  17. Hombre, villano ha sido. Pensar que no era doloroso operar esa zona, me parece propio de una persona carente de empatía con el dólor. Debió de ser un sujeto de mucho cuidado, como tantos de entonces. Ya sé que debemos situarnos en la época y tal, pero someterlas a una operación sin explicarles nada, atarlas y encima sin la anestesia que hubiera en ese momento (cloroformo o lo que fuera) me parece una salvajada, muy grave, cruel. Esclavas o no, antes y ahora, cuando un médico te explica con sinceridad su objetivo y notas que de verdad quiere ayudarte, los pacientes solemos hacerle caso y nos prestamos a colaborar por nuestro bien y el bien de todos; si despues el objetivo no se alcanza, pues..no se alcanza y qué le vamos a hacer, pero al menos médico y paciente lo han intentado, esa es la verdadera satisfacción para ambos, creo yo.
    Si debemos avanzar generando tanto daño a otras personas o seres vivos no es digno, ni justo, justificarlo todo en nombre de los avances y la ciencia es terrible, cruel.
    El artículo es excelente, F.Javier.
    Salud

  18. Nada es gratis, todo tiene un costo o un dolor, en este caso la mujer esclava.
    Para el medico investigador la esclava tenia menor valor que la anestecia, por tanto era obvio que no debía usarla, le daba el opio después, con otra finalidad distinta a calmarle el dolor
    Este señor fue educado bajo el patrón que la esclava era una mercancía, sin sentimiento, por lo tanto actuaba según lo había definido la sociedad de su época
    Ahora bien, cuantas personas somos entrenados y formados como este medico, sin sentimientos para la vida, quien lanza una bomba atómica y destruye una ciudad es alguien distinto a este medico
    El caso de los franco-tiradores en Caracas en el 2002, están preparados para matar sin pisca de asco, y quien pago para que realizaran esta tarea, es mejor o igual a este médico
    Que representa esta estatua, una señal de lo que somos como seres humanos, que nuestra sociedad esta en decadencia, estamos obligados a cambiar

    • Hola Carlos,
      dices grandes verdades y con gran sinceridad que además comparto. Nada es gratis, sí, y es una lástima. De todas formas (y por suerte para la humanidad) todavía quedan muestras de verdadero desprendimiento y de darse sin pedir nada a cambio. Ejemplos para todos cuando en realidad debería ser lo normal, ayudarse entre todos. No sé si estamos todavía a tiempo de cambiar (espero que sí) pero esta lucha entre el bien y el mal, entre la avaricia y el egocentrismo contra el darse a los necesitados debe terminar bien porque va nuestro futuro y el de los que nos siguen detrás.
      Un sentido saludo.

  19. Al doctor Sims le ardía un fuego sagrado en su interior, lamentos. ¡ Hay que ver, asombrado, lo que da de sí esa insensibilidad terapéutica ! Era un mundo tan raro, conquistado, por esa simpatía que a muchos resultaba antipática. Ahora, es buena ocasión para rechazar esta historia aberrante. Huellas de dolor, calando, hondamente en las mujeres. No necesitaban cuidar poses ni lamentarse, estaban amarradas para que no fastidiaran. ¡ Juegos de dolor intencionados ! Ver ese retrato dibujado extrayendo fístula vaginal cualquiera se queda perplejo. Son cosas que reflejan pesadillas para toda la vida. Al final, nada concreto, la prueba y error queda desvelada de por vida. Él confiaba en ellas, amarradas. Horas crueles, soportadas con profundo dolor… al terminar, Sims se metía en su despacho, a fumar. Gracias, FJ, por traer estos terribles días amasados a sus espaldas y a ese gusto secreto por la tortura. Un abrazo, grávido.

  20. Se me viene a la cabeza el papel en Marathon Man de sir Lawrence Olivier, dentista y médico responsable de un campo de concentración nazi que nos acerca ligerísimamente a lo que tuvieron y tienen que padecer tantos inocentes indefensos, o El paciente inglés y el drama africano. Claro que, como indica Miguel más arriba, nuestra hipocresía es tan buena coraza que enseguida juzgamos acciones como terribles, pero no renunciamos a sus beneficios. Es un autentico dilema que da buena cuenta de la bajeza moral de la mayoría de los seres ¿humanos?

    • Hola tú Lisa, yo Conda,
      por desgracia el dr. Sims no fue ni el único ni el menos inhumano. Ejemplos como los que nos acercas muestran que son muchos los que no tuvieron en consideración la vida humana para llegar a un fin. La hipocresía no deja de ser el colmo de todas las maldades y en eso no nos gana ni el animal más salvaje de la selva.
      Saludos

    • Hi Shelley,
      and the sad thing is that it is not an exception but did and is still doing albeit in different ways. Glad I have told you released because we can do more aware that many achievements we enjoy today have been possible to those facts.
      A greeting

  21. este Doc fue un Bruto, sin miramientos

    el tiempo histórico no tiene nada que ver con la consideración que hace el hombre al hombre , como considera al prójimo …sea como animal o como persona, no es una cuestión de “verdad histórica” sino de sentido y Empatía y la empatía no es cuestión de épocas históricas sino de conciencia y valores humanos

    salutos

  22. Primum non nocere… Si te saltas eso dejas de ser médico para ser carnicero. No tengo más que decir.

  23. La historia es la historia… Hay que conocerla.
    Pero, ya puestos, has estimulado mi memoria y dentro de tres o cuatro entradas (quizás antes, si soy capaz) voy a hablar también de experimentos… pero con gaseosa. 😉

    Un abrazo, Francisco.

  24. Cuanto costaba la anestesia? Costaba más que una esclava? En lo que puedas responder para mi modesta opinión se encuentra la correcta respuesta, a tal salvaje actitud.
    Interesantísimo artículo, como siempre.
    Un abrazo y hasta pronto.

  25. Pienso que habría que retirarle el monumento ya que un médico que no tiene impatía hacia el paciente, no merece reconocimiento de ninguna especie. El bien sabia que era una operaciòn dolorosa solo que prefirió ignorar ese hecho y no usar anestesia con las pacientes de raza negra. Los tiempos han cambiado, sin embargo, aún en épocas donde la esclavitud era común había blancos que trataban a los negros como sus pares. Este tío se valió del concepto que se tenía de los negros para realizar una atrocidad como es el no usar anestesia en una intervención quirúrjica.

  26. Uff! que tema tan difícil. Por una parte es de alabar que el Dr. Simms hubiese pensado en solucionar un problema a las mujeres; por otra parte, deleznable que hubiese hecho experimentos sin anestesia y sin permiso. No entiendo nada del tema médico y ya sabes que no es adecuado juzgar a personas del pasado con los valores del presente, pero creo que en esa época el mundo ya estaba lo suficientemente avanzado como para que el Dr. conociera la diferencia entre el bien y el mal. En fin, sólo él puede saber lo que le decía su conciencia.
    Muchas gracias Francisco por ta interesante artículo, no conocía al protagonista, pero lo añado a mi lista de personajes controvertido.
    Un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      y viendo los comentarios es sin duda controvertido, incluso más ahora que en su tiempo. Quizás no fue tan conocido como otros, pero en medicina y concretamente en la ginecología le debemos algunos avances importantes.
      Saludos

  27. Pingback: Derek, el primer donante de esperma de la historia. ¡Todo un patriota! | franciscojaviertostado.com

  28. Pingback: “Ex ovo omnia” , una historia de infertilidad | franciscojaviertostado.com

  29. Pingback: Papanicolaou y su test | franciscojaviertostado.com

  30. Holaa! muy buen articulo. ¿me podrías decir la fuente bibliográfica donde te sustentaste para redactar dicho articulo?

    • Hola Fabiola,
      lo cierto es que recogí la información de distintos medios y fuentes que ahora no podría citarte al ser un artículo que redacté hace ya bastante tiempo, pero al final del post deje el enlace de uno que encontré de lo más interesante: D Todman James Marion Sims (1813-1883) y su exitosa cirugía para la fístula vaginal vesico-: Una revisión histórica . Internet Diario de Ginecología y Obstetricia. 2006 Volumen 8 Número 2.
      Un saludo y alegro que te gustara. Bienvenida a los comentarios y siempre tendrás la puerta abierta a que enriquezcas el artículo con tus aportaciones.

  31. ¡Hola! ¿El uso de la anestesia era habitual en aquella época? ¿No es cierto que justo se estaba empezando a utilizar?

    • Hola Jordi,
      sí, tienes razón en lo que dices. En 1848 el Dr. William Thomas Morton hizo la primera demostración pública con éxito de la utilización del éter como anestésico, de hecho, se le considera el descubridor de la anestesia, y tras su demostración se difundiría rápidamente su uso siempre y cuando no se utilizara en el parto, pues todavía se tenía la mentalidad tanto el pueblo como la clase médica de que no se debían eliminar los dolores del parto. El Dr. Simpson, el año anterior, en 1847, usó cloroformo en uno de los partos de la reina Victoria, popularizándolo también en estos casos. Ya antes, a finales del siglo XVIII, un dentista de nombre Horace Wells utilizó el óxido nitroso en él mismo para extraerse un diente -con éxito-, aunque con la mala fortuna de que cuando quiso probarlo en público en el Massachusetts General Hospital, el anestésico que le administró fue insuficiente y el pobre paciente comenzó a gritar como un condenado delante de todos. Pero antes, mucho antes, remontándonos a la Antigüedad, se utilizaba la escopolamina (mandrágora) y otros analgésicos, pero como eso, analgésicos, no anestésicos.
      Un saludo y me alegra contar contigo en los comentarios.

  32. Pingback: Anarcha Gland: Resistencia lingüística | Estudios de Género y Prácticas Sexuales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s