Romano rico, romano pobre ¡La comida está servida!

House of Julia Felix, Pompeii

Una pintura de la pared de la casa de Julia Felix en Pompeya.

La sociedad romana presentaba grandes diferencias sociales y encontramos también muestra de ello en aspectos de la vida diaria como en la alimentación. Si eras rico la comida principal era la cena, convertido en un acto social que compartían con la familia y los amigos al final de cada jornada, aunque realizaban tres o cuatro comidas al día: el desayuno (ientaculum) muy temprano pues los romanos solían levantarse pronto, a base de pan untado con ajo o sal o sin untar, acompañados de un pedazo de queso; el almuerzo (prandium), que solía ser frío pues las viviendas de la plebe no disponían de hornos por temor a los incendios. Muchas veces o se la saltaban o por el contrario, cuando no disponían de recursos económicos era la única comida del día; la merienda (merenda) y la cena (cena). En esta última se consumían exóticos alimentos en vajillas de lujo y con cubiertos de plata. En cambio, si eras pobre, la comida era una necesidad que resolvían con gachas y legumbres, en escudillas de madera o simple cerámica, con cucharas de madera.

comida utensilios roma

ROMANO RICO Vajilla para la bebida: jarra de bronce, vasos de cerámica decorados y botella de vidrio (Museo Arqueológico Nacional de Madrid)

utensilios comida romana

ROMANO POBRE Servicio básico para la comida y la bebida: vaso, plato y jarra de cerámica tosca y cuchara de madera (Museo Arqueológico Nacional de Madrid)

Durante la República los romanos se alimentaban básicamente con cereales, legumbres, hortalizas, leche o huevos, y cuando escaseaban, el puls, una especie de gachas de harina de trigo, que acabaría por convertirse en su alimento básico durante siglos. La dieta no llegaba a las 3.000 calorías, de las que 2/3 partes procedían del trigo. Era una comida sana pero nadie pone en duda que era monótona y aburrida, incluso desayunaban sopas de pan.

De todos ellos el trigo era el alimento fundamental, junto con el vino, que se bebía con especies, caliente y aguado, al agriarse en las ánfora donde se almacenaba, y que no consumían nunca con la comida (al menos las clases pudientes) al considerar que su sabor desvirtuaba el de los platos de la cena.  De los griegos aprendieron el oficio de panadero en el siglo II a. C. y con el trigo hacían pan en alguno de los numerosos hornos que se podían encontrar en las ciudades, elaborándolo de muy distintas maneras: fermentado, ácimo, con miel, con especias e incluso con hierbas aromáticas.

Los romanos que se lo podían permitir bebían leche, de cabra o de oveja, y entre las carnes, la más consumida era la de cerdo, aunque también comían buey, oveja, ciervo e incluso carne de perro. Otros la condimentaban con pimienta, miel, menta, ortiga y salvia.

Con el Imperio aparecerán alimentos más exóticos procedentes de todos los rincones del mundo conquistado: gallos de Persia, pavos de la India, conejos de Hispania, ostras y almejas de Tarento… Y quienes se lo podían permitir, flamencos y loros, al igual que pescados como el salmonete.

La plebe no podía degustar ninguno de estos manjares debiendo comer incluso muchos en la calle al no disponer ni tan siquiera de fogones donde preparar la comida. Algarrobas y altramuces eran la base de su alimentación y en ocasiones podían degustar morrallas en salmuera. No será hasta que el emperador Aureliano facilitara el acceso de carne, eso sí, carne de burro.

No hay duda de que nuestra tan reconocida dieta mediterránea se origina en el antiguo Imperio Romano, así que… ¡buen provecho!

Para saber más:

Cultura gastronómica en el Imperio Romano

Fundación Dieta Mediterránea

Marco Gavio Apicio

Antiguas recetas romanas extraídas de De Re Coquinaria

Link información:

arqueohistoria.com

14 comentarios en “Romano rico, romano pobre ¡La comida está servida!

  1. Cenar por las noches, con voz nocturna, a todas luces, manjares, ímpetu del sentimiento. Candelabros por todos lados… También, Cenar con gritos, al cerrar la noche, cenar entre lo confuso, el sabor perdido. Velas apagadas. Oscuridad. Hambre perenne. Ver, sólo a veces, suculentos manjares inexistentes, migajas, sueños. Suena constante el hambre, chillan las tripas, duele el estómago.. En alguna otra parte, saltan y salpican las viandas, los vinos y las uvas. Risas y lágrimas. Gracias, FJ, por presentar esta realidad de la vida, de toda la vida. Con olas que el mar lanza todo el tiempo y, hace llegar a las playas de esta tierra llena de océanos que, con mucha abundancia y demasiada escasez revientan a cada día, explotando, reventando, convertidas en espuma disipada sobre la arena. Lluvia que cae llenando el mar, olas acrecentadas, desiguales. Abrazos simétricos..

    • Hola Marimbeta,
      con tu permiso transcribiré un poema muy gastronómico de Pablo Neruda…

      El gran mantel

      Cuando llamaron a comer
      se abalanzaron los tiranos
      y sus cocotas pasajeras,
      y era hermoso verlas pasar
      como avispas de busto grueso
      seguidas por aquellos pálidos
      y desdichados tigres públicos.

      Su oscura ración de pan
      comió el campesino en el campo,
      estaba solo y era tarde,
      estaba rodeado de trigo,
      pero no tenía más pan,
      se lo comió con dientes duros,
      mirándolo con ojos duros.

      En la hora azul del almuerzo,
      la hora infinita del asado,
      el poeta deja su lira,
      toma el cuchillo, el tenedor
      y pone su vaso en la mesa,
      y los pescadores acuden
      al breve mar de la sopera.
      Las papas ardiendo protestan
      entre las lenguas del aceite.
      Es de oro el cordero en las brasas
      y se desviste la cebolla.
      Es triste comer de frac,
      es comer en un ataúd,
      pero comer en los conventos
      es comer ya bajo la tierra.
      Comer solos es muy amargo
      pero no comer es profundo,
      es hueco, es verde, tiene espinas
      como una cadena de anzuelos
      que cae desde el corazón
      y que te clava por adentro.

      Tener hambre es como tenazas,
      es como muerden los cangrejos,
      quema, quema y no tiene fuego:
      el hambre es un incendio frío.
      Sentémonos pronto a comer
      con todos los que no han comido,
      pongamos los largos maneles,
      la sal en los lagos del mundo,
      panaderías planetarias,
      mesas con fresas en la nieve,
      y un plato como la luna
      en donde todos almorcemos.

      Por ahora no pido más
      que la justicia del almuerzo.

      Un abrazo, saciado, de los de comer lento y masticar mucho.

      • Gracias, FJ, Inmenso mantel que se oye como una voz soterraña y clara, ese sentir denso debajo del umbral de la conciencia, como una presión insoportable, como una peligrosa y doliente, gasificación de todos los metales entrañables que, de repente, perforan el suelo de la conciencia, irrumpiendo como lava de volcán que deshace todas las cosas. Espanto que produce cuando los sólidos se convierten en líquidos. Recordar la segunda estrofa de, “Oda con un lamento” : …” Por desgracia no tengo para darte sino uñas o pestañas, o planos derretidos, o sueños que salen de mi corazón a borbotones, polvorientos sueños que corren como jinetes negros, sueños llenos de velocidades y desgracias…” . Son seis estrofas que, desde la primera a la última, describen muchas inquietudes de la coherencia de sentimientos, a ser descubiertos por quienes deseen saber más, ingresando a ella. Va otro abrazo, con mucho apetito de alimentos prácticos.

  2. pues a tiempos de hoy en dia viene a pasar casi más de lo mismo , por lo poquito que oigo a hablar a mis padres que ya van siendo mayores , la comida más barata era la que se hacia en casa , me explico , en casi todas las casas habia una pareja de cerdos que alimentaban todo el año y luego las crias las dejaban para que crecieran y asi sucesivamente ,con ellos hacian los chorizos , pancetas , etc etc que hoy en dia son tan caros , lo mismo pasa con el pescado antes el bacalao ya venia del mercado en salazon , las sardinas encubadas y eran alimentos de primera necesidad y rara vez el que comiera pan hecho con harina de trigo porque lo hacian con harina de bellota o garbanzos o el pan negro o de centeno tan de moda por la gente in porque parece ser que engorda mucho menos y no tiene gluten , yo la verdad eso lo ignoro por completo. tampoco ignoro que al ser habitante de un pueblo minero los privilegios que tenian estos ya que en el pueblo hay dos colegios uno era de arte que era donde iban los hijos de mineros y tenian los privilegios de comer mantequila americana , leche en polvo … alla por los años 50 y 60 y la otra escuela la de los perdedores de la guerra la comida del principio. en fin me estoy enrollando demasiado pero no se me olvida los muchisimos niños que no pueden acceder al privilegio de la comida , ni siquiera en un comedor escolar .

    • Hola Carlos,
      me gustaría incidir en lo último que comentas. Aquí, en Cataluña, existe un problema serio en cuanto a malnutrición (que no desnutrición). Según un estudio 50.000 niños sufren malnutrición en Cataluña, menores que no ingieren sufici suficientes alimentos alguna vez al día o bien tienen una dieta no equilibrada, como falta de pescado o carne. Está claro que el principal factor es la pobreza, que aquí afecta a 28% de los menores de 16 años. Me parece inaudito que un problema tan serio e incluso grave como este no conciencie a los políticos y a la sociedad en general.
      En cuanto a lo de tener un cerdo e ir consumiendo jamón, panceta… ¡Bendito sea el cerdo y maldito el colesterol que conlleva! 😉
      Saludos

      • yo por suerte tengo un terreno de unas 7 hectareas , donde la mitad lo siembro con avena y cebada para alimentar mis 20 ovejas merinas manchegas , pero no solo se alimentan si no de los desperdicios de los demas productos que tengo en la huerta que siembro : pepino , cebolla , calabaza , pepino , tomate , pimientos rojos verdes y amarillos , rucula . todo muy ecologico nada de pesticidas y abonado con estiercol de las mismas ovejas que tengo . tambien en un cercado de 30 metros cuadrados 12 gallinas , donde tambien recojo su estiercol . cuando las mismas ovejas tambien tienen sus corderos las primeras semanas lo tengo encerrado con la madre y luego despues se alimenta de la hierba del campo y de la leche de la madre. las gallinas comen tambien desperdicios del huerto y pan mucho pan , hasta incluso te diria que he visto huevos con dos yemas y estas aves pesar unos 4,5 kgs. en resumen todo muy ecologico . post data claro que tambien me gustaria tener un marrano , cerdo , gorrrino , puerco , guarro , cochino pero requiere mas cuidados que las ovejas merinas manchegas. tambien suspiro por un caballo de color blanco y marron pero mi poder adquisitivo está un pelin limitado y éste ultimo animal ¨¨ no tiene produccion carnica ninguna ¨¨ .

  3. Hola Javier, muy interesante y te comento: no me imagino comiendo flamencos o loros, jajaja, por cierto ¿esos de dónde los llevaban? por acá hay tanto unos como otros, pero por el Mediterráneo, en el Imperio Romano no los ubico..
    Abrazos de luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s