La Santa Cruz

Conocemos como Santa Cruz o Vera Cruz (Lignum Crucis en latín) a la cruz en la que se cree que fue crucificado Jesús de Nazaret. Se la considera como una de las reliquias más importantes del cristianismo.

Leyenda

La madre del emperador Constantino I el Grande, Santa Elena, hacia el año 326,  hizo destruir el templo de Venus que construyó, 200 años antes, el emperador Adriano en el monte Calvario, en Jerusalén. Su intención era excavar allí para poder encontrar la Santa Cruz. Según la misma leyenda se encontraron tres cruces, la de Jesús de Nazaret y la de los dos ladrones que fueron crucificados junto a él. Para averiguar cuál era la de Jesús hizo traer a un hombre muerto, el cual, al acercarlo a la cruz de Jesucristo, resucitó.

En el año 614, el rey persa Cosroes II ocupó Jerusalén llevándose la Santa Cruz y poniéndola bajo los pies de su trono, para mostrar así el desprecio que mostraba frente a la religión de los cristianos.  Quince años después, el emperador bizantino Heraclio lo venció, trayendo la cruz nuevamente a Jerusalén.

Estatua de Helen en los Museos Capitolinos de Roma. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Edad Media

Según las narraciones de la época, a finales del siglo IV se empezó a repartir la cruz en diversos fragmentos. Los destinados a las iglesias se colocaban en cajas (estaurotecas) en forma de cruz con la reliquia en el centro de la misma colocándose una piedra preciosa -un cristal a partir del siglo VI- que impedía el contacto visual con el trozo de la madera.

Durante las cruzadas hubo multitud de falsas reliquias de la Santa Cruz que recorrieron toda Europa siendo consideradas por la Iglesia como auténticas solo unas pocas.

Hallazgo de la Cruz Verdadera , Jan van Eyck .

¿Dónde podemos encontrarla actualmente?

En Europa:

Monasterio de Santo Toribio de Liébana, Cantabria (España):

Aquí se encuentra el trozo más grande (63cmx39cmx4cm). Fue analizada  determinándose que corresponde a la especie Cupressus Sempervivens L., siendo una madera “extraordinariamente vieja” pudiendo corresponder a esa época. Centro de peregrinación desde tiempos medievales y que en 1328, en tiempos de Alfonso XI de Castilla, ya existía como hospital, llamado de San Lázaro, para atender a los enfermos que allí acudían para ser curados al contacto con las reliquias. Actualmente podemos verla en el interior de un camarín diseñado en el año 1705, envolviéndola una carcasa de plata sobredorada realizada por orfebres de medina de Rioseco en el año 1778.

Colegiata mayor de Caspe, Zaragoza (España), con uno de los fragmentos más grandes (20x18cm) protegido por un relicario gótico de oro y otro de plata del siglo XVIII. Muy recomendable su visita durante el Viernes Santo dentro de los actos de la Semana Santa, declarada “Fiesta de Interés Turístico en Aragón”.

En España existen cofradías que poseen fragmentos más pequeños de la Santa Cruz y que acompañan en las procesiones que se celebran durante la Semana Santa.

Talismán de Carlos Magno Tau. Haz clic en la imagen para ampliarla.

-En el palacio de Tau, en Reims (Francia) -actualmente museo nacional Musée de l’Œuvre– se puede encontrar el famoso talismán de Carlomagno, regalo del califa Harún al-Rashid, realizado en oro, esmeraldas, perlas y zafiros, en cuyo interior se encuentra una espina de la Santa Cruz. Este talismán se encontró en el cuello del emperador tras exhumársele en 1166.

-San Pedro del Vaticano

-Catedral de Nápoles, Catedral de Cosenza, Limbourg.

En los países latinoamericanos:

-Iglesia de San Francisco con el Santo Cristo de la Veracruz, en Popayán (Colombia).

-Honduras, México, Nicaragua, Costa Rica, Chile y Perú.

Links:

redaragon; cantabriainter; lignumcrucis; wikipedia

Links fotos:

Anthony M.; Vassil

12 comentarios en “La Santa Cruz

  1. Gran narración la que nos haces, Francisco, explicando detalladamente los vaivenes de la Santa Cruz así como los lugares donde hoy en día pueden encontrarse reliquias de la misma, sea o no sea la cruz real donde crucificaron a Jesucristo.
    Saludos,
    Héctor Castro

    • Hola Héctor,
      creo que al final, lo que importa, es la fe que pueda tener la persona en creérlo o no. En definitiva de eso se trata, la esperanza es la fe que ayuda a las personas.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  2. Pingback: Una vida extrema: el ermitaño | franciscojaviertostado.com

  3. Pingback: El obelisco de la cristiandad | franciscojaviertostado.com

  4. Pingback: Los elefantes, los tanques de la Antigüedad | franciscojaviertostado.com

  5. Pingback: Trece ocas, una santa y su catedral | franciscojaviertostado.com

  6. Pingback: La Sábana Santa “el símbolo del sufrimiento de los inocentes de todos los tiempos” | franciscojaviertostado.com

  7. Efectivamente, Francisco Javier. Lo importante es la fe que cada uno ponga en la reliquia. El resto no pasa de ser un conjunto de bonitas leyendas.
    A fín de cuentas, ni siquiera sabemos como era una cruz de ejecución romana, pues no se ha conservado ni una pintura original de la época por ser una muerte infamante, reservada a esclavos y delincuentes de la peor calaña.
    Lo que parece más probable es que las susodichas cruces patíbulo fueran empleadas varias veces, así como los clavos, debido sobre todo a su elevado costo.
    Si esto era así (es solo una de las teorías que hay al respecto), la famosa cruz habría sido empleada a saber cuantas veces y donde acabaría.
    Como de costumbre, muchas gracias.

  8. Pingback: Un lugar de la Historia… Notre Dame de París | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s