Cenotes mayas: lugares sagrados

Cenote Sagrado Yucatán

En la Riviera Maya encontramos los ríos subterráneos más largos del mundo y entre sus frondosos bosques aparecen unas depresiones del terreno formadas por el desplome del techo de cuevas que dejan al aire el agua depositada en ellas. Se conocen entre 7.000 y 8.000 aunque muchas más están esperando, ocultas entre la maleza, a ser encontradas por el hombre. Formadas durante el Pleistoceno debido a la bajada del nivel del mar ocasionada por las glaciaciones, se calcula que solo en la península de Yucatán hay 3.000 aunque poco más de 1.000 están registradas.

Pueden ser de varios tipos dependiendo de su antigüedad: a cielo abierto, semiabiertos y subterráneos o en gruta. Los más jóvenes son los que conservan su bóveda intacta al no estar afectada por la erosión.

Estos “pozos naturales” contribuyeron al desarrollo de las poblaciones mayas prehispánicas gracias a que se convirtieron en en el principal abastecimiento de agua. Pero durante siglos han tenido otra importante función en la cultura de estos pueblos: entre sus orillas ubicaban templos en los que se realizaban ritos asociados a la lluvia y a la fertilidad, arrojando en sus aguas ofrendas a los dioses en forma de objetos o sacrificando incluso seres humanos.

Dios Chaac en el Museo Young de San Francisco

El nombre de cenote viene del maya dz’onot que significa “sagrado”. Estos lugares representaban puntos de acceso al inframundo, puntos de conexión entre el mundo terrestre y el subterráneo. No se consideraban sitios de muerte sino todo lo contrario, en ellos nacía la vida y el dios de la lluvia “Chac” era su divinidad más importante. Celebraban el ritual conocido como “Chen Ku”, en el que arrojaban en sus aguas tanto a hombres, mujeres como niños.

Según los estudiosos, algunos de estos cenotes también se podían considerar cámaras funerarias naturales, hecho que se confirma tras los descubrimientos arqueológicos de numerosos huesos de esqueletos en los estados de Chiapas.

Entra y paséate por Chichén itzá: 

Los cenotes de Chichén Itzá:

Destacar el Xtoloc -que abastece de agua a la población- y el conocido como cenote sagrado que solo se utilizaba para rituales sagrados. Bajo sus cristalinas aguas se han llevado a cabo estudios geológicos y arqueológicos que han encontrando numerosas pruebas de sus actividades y actualmente se pueden admirar en el Museo de Antropología e Historia de la Ciudad de México. 

Según el arqueólogo subacuático mexicano Guillermo de Anda, las grandes ciudades de Mesoamérica se construyeron según criterios astronómicos relacionados con los ciclos agrícolas y la geografía sagrada de cenotes, ríos y lagunas.

Un ejemplo lo tenemos en la localización de la pirámide de El Castillo (también conocida como Kukulkán) en Chichén Itzá, la cual se encuentra en la intersección de dos líneas imaginarias que unen cuatro cenotes entre sí. Además esta pirámide se orientó en la misma dirección en la que a veces el sol alcanza el punto más elevado en el cielo, sugiriendo que está alineada con los equinoccios de marzo y de septiembre.

Según las palabras del propio De Anda:

La ciudad misma sería una representación del cosmos maya, un centro del mundo simbólicamente protegido por los cenotes.

En la actualidad son un reclamo turístico aunque nunca han dejado de ser centros de veneración y culto.

Para saber más:

Museo de Antropología e Historia de México

Links:

National Geographic España Vol. 33 Núm, 2.

beyondearthwikipedia

11 comentarios en “Cenotes mayas: lugares sagrados

  1. Pingback: Cuando la Tierra tiembla… | franciscojaviertostado.com

  2. Wow! que artículo tan interesante y tan bien explicado. He tenido la suerte de estar en varios cenotes, nadando en algunos y buceando en otros, y es una de las experiencias más agradables que he tenido. El simple hecho de saber que eran, y son, considerados sagrados por los mayas dan un aire místico al asunto. No hace mucho, leí que habían encontrado en un cenote restos humanos de hace 14.000 años, edad que les confiere el título de más antiguos en el continente americano. Si se confirma, será una de las noticias antropológicas más importantes de los últimos años.
    Muchas gracias Francisco por esta excelente entrada, sin duda llevará a muchos a querer conocer la civilización maya más a fondo…
    Un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      que envidia me das. Seguro que así fue, una sensación única poder encontrarte en ese lugar. Yo no sé si me surgirá la ocasión de hacerlo alguna vez pero te aseguro que si se me presenta… la aprovecharé.
      Gracias también por el aporte que das. Si se confirma esa noticia seguro que pasara a primera plana.
      Un saludo amigo.

  3. Hola Javier, excelente post y me da mucho gusto que publiques sobre temas relacionados con México. Lo que dices de la alineación de la pirámide de Kukulkán con los equinoccios de primavera y otoño es tan cierto como que:

    “El dios de los mayas, la serpiente emplumada, Kukulkán, desciende por las escalinatas de la pirámide de Kukulkán (conocida como El Castillo) en los equinoccios de primavera y de otoño”

    Tomado de:

    http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2014/03/14/el-descenso-simbolico-de-kukulcan-la-serpiente-emplumada-en-chichen-itza/

    Donde aparece una foto del sol descendiendo por la escalinata de la pirámide en un equinoccio.

    Te mando un abrazo y otro extra porque publicaste algo de México ¡Gracias! 🙂

    • Hola Silvia,
      sabía que te gustaría y de hecho puedo decirte que mientras lo preparaba pensaba en ti y en toda la gente que me sigue desde donde estás. Te anuncio que esta semana estoy preparando un post de lo más interesante sobre el embarazo y el parto en la civilización azteca. Lo colgaré más adelante y espero que también lo encuentres de interés.
      Un saludo

      • Hola Javier, pues gracias por acordarte de nosotros. Espero ansiosamente ese post sobre el embarazo y parto entre los aztecas, hay tanto que escribir sobre ellos, aunque (como en toda la historia) los historiadores se contradicen y tiene uno que decidir a quién creerle, pero al menos podemos tener una idea de cómo fueron esas civilizaciones desaparecidas. Espero tu post. Saludos

  4. Pingback: Un parchís muy indio | franciscojaviertostado.com

  5. Pingback: Cero dividido entre cero no es cero ¡Cero patatero! | franciscojaviertostado.com

  6. Pingback: Cero dividido entre cero no es cero ¡Cero patatero! ⋆ Scrivix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s