La verdadera historia del castillo de Walt Disney

Castillo Neuschwanstein, en Baviera (Alemania). Haz clic en la imagen y amplíala.

El castillo de Neuschwanstein recibe su nombre en honor del Caballero Cisne de una ópera de Wagner y significa “nuevo cisne de piedra”. En su construcción no hay que remontarse mucho tiempo atrás, sólo al siglo XIX, en una época en que los castillos ya no eran necesarios como fortalezas. Su entorno, típico de un cuento de hadas, hizo que fuera fuente de inspiración como modelo de películas (Chitty Chitty Bang Bang, Spaceballs), series de televisión (The Amazing Race), a Tschaikowsy cuando compuso “el Lago de los Cisnes”, a artistas como Andy Warhol, en estampillas y monedas conmemorativas y, lo más mágico de todo, fue elegido por Walt Disney como modelo del Castillo de la Bella Durmiente en Disneyland, dando la bienvenida a todos los niños y adultos que se acercan al parque de atracciones.

…y es que muchas de las localizaciones de las películas de Disney se han inspirado en lugares reales: el Salto del Ángel en Venezuela, el Machu Pichu en Perú, el Serengueti en Kenia, el Taj Mahal en la India… y nuestro castillo “encantado” en Baviera (Alemania).

Su historia:

Retrato de Luis II de Baviera a los veinte años de edad por Ferdinand von Piloty.

Situado en el estado federal de Baviera, sobre el desfiladero de Pöllat en Alemania, durante la Edad Media había en ese lugar dos pequeños castillos correspondientes al feudo de la familia Wittelsbach. En el siglo XIX se encontraban abandonados y en ruinas, y es cuando en 1866, Luis II de Baviera, el “rey loco”, ordenó su construcción para recordar los años que pasó durante su infancia en el Castillo de Hohenschwangau -que se encontraba cerca de ese lugar- y como su refugio cuando se encontraba fuera de la capital, Múnich. Loco o no, este castillo se levantó de la imaginación romántica de un rey comenzándolo a proyectar dos años después de acceder al trono. Tras visitar en 1867 a su hermano Otto en el Castillo de Warburg en Eisenach y en julio el Castillo de Pierrefonds, ya no tenía dudas, debía construir un castillo. Un castillo romántico propio de la Edad Media.

En su arquitectura se mezclan varios estilos arquitectónicos (románico, gótico, bizantino) siendo su diseño puramente estético dejando de lado lo funcional. Encargó el proyecto a Christian Jank y a Eduard Riedel, pero cada borrador, cada idea, debía obtener antes la aprobación del Rey. De hecho, los caprichos del monarca hicieron aumentar los costos al doble de lo previsto (6 millones de marcos de oro) retrasando la finalización de la obra.

Innumerables torres y chimeneas y la cornisa con sus almenas dan su característico aspecto. Los muros externos, recubiertos por 400.000 ladrillos rojos, y su fachada interior, con 1.550 toneladas de piedra caliza amarilla proveniente de una cantera cercana. Sus 465 toneladas de mármol de las columnas y capiteles provino de Salzburgo, y en el dintel de la puerta encontramos un escudo del reino de Baviera.

Pero su interior no es menos fantasioso. Cuenta con 360 habitaciones de las que solamente se terminaron 14 decorándose con gran lujo, en los que cuadros, tapices y leyendas son los protagonistas de sus paredes. Distribuidos en dos edificios, encontramos en los pisos inferiores las oficinas y los cuartos de servicio mientras que en el superior se encuentran los cuartos de estado y pompa del rey. En su tercer nivel los cuartos residenciales y por encima la “Sala de los cantores”, donde se acogerían las fiestas. La “Sala del trono” ocupa casi todo el nivel superior. En total 6.000 m2 de superficie.

Desde la habitación del monarca se puede disfrutar de las vistas de una increíble cascada y en contra de lo que podría pensarse el castillo disponía de muchos avances de la época: servicio telefónico, agua corriente, inodoros con descarga automáticas…

El dormitorio del rey en un fotocromo del siglo XIX. Fotografía por Joseph Albert 1886

El rey Luis II se endeudó -por diversos motivos- y el gobierno bávaro le incapacitó el 9 de junio de 1886 cuando se encontraba en el castillo, viéndose forzado a abandonarlo y a recluírsele en el castillo de Berg debido a una supuesta enfermedad mental. Allí apareció muerto en el lago Stamberg el 13 de junio, en circunstancias no aclaradas todavía.

Castillo de Eurodisney Paris.

En el año 2002 un meteorito cayó cerca del castillo y en 2007 el castillo quedó finalista en la elección de las nuevas siete maravillas del mundo moderno. El rey nunca vió terminado el castillo de Neuschwanstein y vivió solamente 6 meses en él, incluso el genial Wagner tampoco llegó a entrar nunca, sin embargo su belleza y encanto ha cautivado a todo el mundo siendo en la actualidad uno de los destinos turísticos más visitados de Alemania. Una visita de cuento de hadas.

Para saber más:

La amistad de Luis II y Wagner

Neuschwanstein.de Disneylandparis

Links:

Wikipedia

Links fotos:

Valerio BruscianelliGian94g

51 comentarios en “La verdadera historia del castillo de Walt Disney

  1. Estuve allí hace muchos años, cuando no habían tantos turistas, fue una gozada, tanto por fuera como por dentro (aunque a veces parece sobrecargado), en todas las salas hay un cisne, sea en pintura, bordados, plata…La segunda vez, unos años más tarde, no lo pude disfrutar tanto por la masa de turistas tras un largo rato de espera y una larga cola. Se dice que Luis II, sólo estuvo 17 días y donde se cuenta que se ahogó, hay una cruz y siempre hay una rosa.
    En verdad que Walt Disney lo tomó como diseño para su cuento. Vale la pena visitarlo, no sólo por su extraordinaria belleza y encanto, sino además por su historia y relación con la música de Wagner.

    • Hola Rosa,
      ¡qué suerte que lo visitaras! Yo en cambio no he tenido la oportunidad de hacerlo. Debo reconocer que no conocía este lugar de ensueño hasta que preparé el post pero sin duda es otro viaje para apuntar en la agenda. Egipto, Roma, India… ¡Buf! creo que necesitaré varias vidas para poder estar en todos ellos. 😉
      Un saludo

      • El castillo está en Füssen al sur de Baviera, y las vistas de por allí son otra maravilla, también se le conoce por “Nido de águilas”. Tengo …. años mas que tu y el viajar es una de las cosas más interesantes del mundo, no tan sólo por las maravillas que encierra, también por conocer otras culturas, mezclarse con los nativos. Egipto…uff de fábula, y asi te diría de otros muchos países, especialmente por Asia.. Turquía, Uzbekistán…. un sin fin y lo que queda!!!!!!!!!

      • Muy cierto, para documentarse sobre esta particularidad de la idiosincrasia estadounidense, recomiendo “La tesis de Nancy” de Ramón J. Sender (risas aseguradas…)

      • Hola Mar,
        ante todo disculpas por el anterior comentario que por supuesto no se ha hecho con el ánimo de herir ninguna sensibilidad. Supongo que se debe al hecho de que los seres humanos generalizamos muchas veces esos tópicos. Al igual que los americanos, los rusos, los franceses, los españoles y los catalanes en mi caso particular… tenemos rasgos (ciertos o falsos) con los que nos asocian desde afuera.
        Un saludo “sano”.

  2. Si se mira con un poco de distancia este castillo no deja de ser un disparate, un disparate y un despropósito. Y lo más terrible y patético que vi allí es la gruta artificial y el lugar por el que “navegaba” con una barquilla tirada por un cisne mecánico. Creo que hasta un niño, a cierta edad comprende que lo maravilloso de los cuentos y las leyendas no se puede llevar a la realidad, porque en la realidad se convertiría en una caricatura macabra.
    Luis II quiso ser un Lohengrin que era incapaz de amar a Elsa, pero siguió soñando con ser Lohengrin.
    De todos modos no puedo dejar de decir que visitar este castillo cumplió uno de esos sueños que se tienen cuando acaba la infancia. Le dediqué una entrada, que aún se puede ver sin buscar en mi blog, la dedicada a “Tristán e Isolda” de Richard Wagner.
    Y aunque yo veía Disneylandia cuando era niña, nunca he visto el castillo de Walt Disney…, y no quiero verlo, me quedo con el original que tan bien has contado.

  3. Un castillo propio de cuentos… No solo es bonito el castillo en sí, sino su entorno natural. Gran acierto el de Disney en tomar como modelo esa construcción, ¿quién no ha soñado nunca estar bailando un vals en uno de los salones de uno de esos castillos?
    Un saludo,
    Héctor Castro

    • Hola Henrique Jose,
      te estoy muy agradecido de que pienses que mi blog es merecedor de tu nominación al premio, de veras. Siempre es importante que te reconozcan, de una manera u otra, el esfuerzo. Sin embargo, y al igual que ya hice en anteriores ocasiones con otras nominaciones, no quisiera entrar “en la rueda” de estos premios a pesar de que podrían ayudar a promocionar el blog entre nosotros. ¡Qué mejor recompensa y satisfacción que saber que me seguís cada semana!
      Un abrazo y gracias por pensar en mí 😉

  4. Reconocible imagen para quienes tenemos crios, la verdad que ignoraba el asunto del castillo este, pensé siempre que Disney no usó un castillo concreto para ese tan famoso suyo que abre sus pelis.

    • Hola Dess,
      como digo en el post, Walt Disney no solo ha utilizado este castillo para crear el suyo de ficción sino que se ha inspirado en múltiples localizaciones de todo el mundo.
      El salto del Ángel en Venezuela, llamado así en honor al aviador estadounidense Jimmy Angel, que con una altura de casi 1000 metros inspiró la película de UP; el templo de Angkor Wat, en Camboya, que inspiró ATLANTIS; el Taj Mahal, en India, donde lo reconocemos a primera vista en ALADDIN y el pueblo alemán de Rothenburg donde se inspiró, aunque nos hacen creer que es un pueblo italiano, PINOCHO. Hay muchísimos ejemplos más pero solo cito estos.
      Un saludo

  5. Francisco; Excelente post…
    Me ha encantado, sigo sonriendo pensando en historias de príncipes azules y zapatitos de cristal.
    Felicitaciones por tu blog, realmente es de una notable calidad literaria.
    Un gran saludo, Aquileana 😉

  6. curioso, lo desconocía. Los paradigmas que se ocultan tras Walt Disney dan para mas de una novela…
    Un saludo

  7. Pues me ha dejado de una pieza. Claro que lo que me ha atraido es eso del castillo de W.D., uno de mis horrores favoritos. Señor que lo más original que hizo fue ese espantoso ratón, que para más inri, tampoco fue suyo. Y podemos añadir el escándalo reciente de pederastía entre su plantilla. Eso es pero que muy curioso.
    Bueno, hay muchos famosos relacionados con dicho castillo, pero como el título habla de este, es el que me ha llamado la atención.
    Saludos

    • Hola Eulalio,
      no he estado en Baviera pero dicen que el castillo de Neuschwanstein es un reclamo turístico importante en la zona y bien se merece una visita. Debe impresionar estar allí: el paisaje que le rodea, las habitaciones tan decoradas, sus almenas… No sé si Walt Disney estuvo en él pero como mínimo en ese caso le asesoraron bien. ¡Ja, ja. ja!
      Un saludo

  8. Pingback: La verdadera historia del castillo de Walt Disney | yofumoenpipa

  9. Pingback: Un lugar de la Historia… el castillo de Bellver | franciscojaviertostado.com

  10. Pingback: ¡Qué me dices! (XII) | franciscojaviertostado.com

  11. Pingback: El castillo de Disney en la vida real. El castillo Neuschwanstein, Alemania - Quiero Puro Viajar

  12. Este septiembre de 2015 visitamos este castillo, asi como otros del Tirol. Como toda obra arquitectonica, te deja maravillado, a pesar de las incongruencias a que se llega para satisfacer el propio ego, construyendo obras, que por algo se llaman faraonicas, con un gran esfuerzo del pueblo que está bajo la dominación de estos egolatras. Uno de los compañeros de viaje vio justificada la “inhabilitación y posterior “siucidio” de Luis el Loco, ante tan magno despilfarro. Mi comentario in situ fue: ¿Cuantos no se tendrian que haber inhabilitado y suicidado a lo largo de la historia? Y le puse varios ejemplos, empezando por el Valle de los Caidos y acabando por las Piramides de Egipto con otros miles de obras mas. Todos hechos con un mismo fin, a pesar de que se les quiera buscar otros motivos (el energetico en el caso de la piramides). ¡Ostras acabo de descubrir que el claudillo era un faraon que queria resucitar mediante la energia que reciben la punta de las piramides y de la cruz del valle! Perdon por la reflexion, no he podido reprimirme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s