Lisboa, año 1755, día 1 de noviembre, hora 9:30h

8977793487_8904003db7_o

Era el día de Todos los Santos. Perros, caballos y otros animales empezaron a correr, huyendo, pero de qué. Pasaban al lado de las personas que se encontraban en ese momento en la calle sin saber qué les ocurría. ¿Se habían vuelto locos? No, estaban asustados, aterrorizados por presentir la muerte. Fueron los primeros en advertir el peligro que se cernía sobre ellos, un  terremoto que sería recordado durante siglos.

En el recién estrenado teatro de la ópera, inaugurado seis meses antes, comenzaron a temblar sus cimientos hasta que se vino abajo. Sería uno de los miles de edificios que acabarían por ser destruidos junto con el 85% de las construcciones de la ciudad. La historia se repetía ya que solo dos siglos antes sufrieron un seísmo similar.

Fueron menos de diez minutos aunque parecían que no se terminarían nunca. Se cobró la vida de más de 90.000 personas de un total de 275.000, demasiadas. Se estima que su magnitud sería de 9 en la escala de Richter, con su epicentro en el océano, en la zona de fractura Azores-Gibraltar, frontera entre la placa euroasiática y la africana, a menos de 300 kilómetros de la ciudad. Después del temblor, el agua del mar retrocedió y cuarenta minutos después tres tsunamis de entre 6 y 20 metros anegaron el centro de la ciudad. Donde el agua no había llegado lo hizo el fuego que acabó por destruir casi toda Lisboa.

Mendigos, nobles, campesinos, comerciantes… todos muertos, pero un golpe de fortuna hizo que el rey José I de Portugal y su familia salieran ilesos de la catástrofe gracias a que una de sus hijas insistió en pasar ese día festivo fuera de la ciudad. Desde entonces, el aterrorizado monarca, vivió en tiendas y pabellones en las cercanías de Lisboa hasta el día de su muerte, su miedo a vivir bajo techo nunca le abandonó. El primer ministro del rey, Sebastiao José de Carvalho e Melo, marqués de Pombal, también sobrevivió y cuando la población le preguntó qué debían hacer, resolutivo como era, contestó:

“¿Y ahora? Se entierra a los muertos y se da de comer a los vivos”.

… y es que tenía razón, el riesgo de epidemias era elevado. Quiso impedir el saqueo que se comenzó a producir en esos primeros días de caos y para ello levantó patíbulos por toda la ciudad para ejecutar a quien se atreviera robar. Movilizó al ejército para rodear la ciudad y evitar la huida a todo aquél capaz de ayudar. Contrató ingenieros y arquitectos que iniciaron la reconstrucción en poco menos de un año, el tiempo que se tardó en limpiar la ciudad de runas, dando la orden de que sus construcciones pudieran resistir un nuevo temblor si este se producía. Muchas de ellas aún pueden observarse en Lisboa siendo lugares de interés turístico.

Louis-Michel_van_Loo_003

Retrato de Marqués de Pombal (1766), de Louis-Michel van Loo y Claude Joseph Vernet. Actualmente en el Museo de la Ciudad de Lisboa.

Fue tal su intensidad que se dejó sentir en gran parte de España y en el norte de África  provocando la muerte de 10.000 personas en Marruecos y más de 1.000 en Huelva. En Salamanca sufrieron las consecuencias sus dos catedrales, la Nueva y la Vieja; en Plasencia, la vidriera de la catedral también se hizo añicos; en Sevilla, la Giralda sufrió pequeños desperfectos; en Cádiz el maremoto alcanzó 12 metros de altura y en la ciudad de Cabra, en Córdoba, se vino abajo parte de su muralla. Zamora, Toledo, Ciudad Real… incluso se dejó notar su fuerza en la montaña de Montserrat, en Barcelona. Se calcula que fue el terremoto más potente de la historia de España con una magnitud de entre 7 y 8,5 grados sintiéndose a través de Europa hasta… ¡Finlandia!

España_provincial_1850

Haz clic en la imagen para ampliarla.

Este terremoto causó gran conmoción en la Europa intelectual de la Ilustración siendo difícil de explicar por muchos esa manifestación de “la ira de Dios”, pero esta adversidad representó el punto de partida de los inicios de la ciencia sismológica moderna. En España, el rey Fernando VI, ordenó realizar una encuesta sobre los daños causados, contestada por más de 1.200 ayuntamientos y que se recogen en el libro Los efectos en España del terremoto de Lisboa, de José Manuel Martínez Solares, conservándose el original en el Archivo Histórico Nacional. El ministro portugués también realizó una investigación similar y preguntó a todas las parroquias del país si habían notado algún comportamiento singular en los animales poco antes del temblor o si el nivel de los pozos cambió en los días previos.

España es una zona expuesta a seísmos al encontrarse en contacto la placa africana y la europea en el Mediterráneo y aunque el riesgo sísmico es moderado-bajo, a diferencia de otros países como Turquía, Grecia e Italia que son más elevados, son cada vez más los sismólogos que aconsejan instalar un sistema de alerta de tsunamis en el Atlántico debido al riesgo que representa la franja marina que va de las Azores hasta el cabo de san Vicente, en Portugal.

… y es que la historia puede repetirse.

Animación del tsunami producido:

Para saber más:

Los efectos en España del Terremoto

Links fotos:

Teo Palomo

Links:

Elmundo.esWikipedia; libertaddigital.com

44 comentarios en “Lisboa, año 1755, día 1 de noviembre, hora 9:30h

  1. fue une grande obra del Marquès de Pombal en ayudar a reconstruir Lisboa despues desse terremoto en Lisboa. Quando se visita Lisboa aun se vé traças desse terremoto ahora en algunos lugares de la ciudad.
    Sendo franco-portuguès y de origen portuguesa, fue una parte de historia que me toca mucho , gracias por tu mensagen y de contar esta historia de tal manera 🙂

  2. Me horroriza estos rugires de nuestra tierra, es horrible cuando se ven en la tele documentales de ese estilo.
    Yo -y no te rias que te conozco- tuve uno ligerito en San Francisco y tres en Japón, dos fuero mínimos pero el 3º… salió en la tele que era de 7º!!!!, estaba en la cama de un buen hotel y note que parecía que estaba en una barca y se movía mucho, de repente los cuadros de las paredes comenzaron a sonar como si fuesen castañuelas, por suerte no pasó nada grave… pero el susto, a todo el grupo, nos quedó en el cuerpo por unas horas…es que me pasa cada cosa por esos mundos… Se sabe que Japón está bastante preparado para los terremotos.
    Un abrazo, pero si te ries..lo retiro!

    • Hola Rosa,
      pero ¿por qué me voy a reir? Todo lo contrario y menos yo que nunca lo ha vivido. Sin duda Japón es el país del mundo que más preparado está para soportar terremotos, incluso de nivel 9 en la escala Richter. Sus edificios ante la vibración se balancea gracias a sus estructuras flexibles. Entre planta y planta de los edificios tienen cierta articulación. Un problema añadido en ese país es el suelo, que es blando, así que deben elegir entre compactar este suelo de manera artificial o emplear una técnica que llaman “aislamiento de base” que no es más que colocar unos aisladores de neopreno entre la cimentación y la estructura de la base del edificio. De esta forma, el edificio se desplaza con el mismo movimiento del suelo, sin ofrecer resistencia. Los japoneses han aprendido a contrarrestar esa furia de la Naturaleza a base de ingenio.

      Dejo un enlace que puede interesar sobre cómo se protege la capital nipona ante los terremotos

      Saludos (muy serios 😉 )

      • Gracias pues hay muchos detalles que no conocía, he visto el enlace… esos japos! Estuve en 2009 antes del desatre de 211. Mas abrazos, serios también…pero cariósos.

  3. Pingback: Lisboa, año 1755, día 1 de noviembre, hora 9:30h | yofumoenpipa

    • Hola Antonio,
      tsunamis y terremotos son catástrofes que muestran la debilidad del hombre ante la furia de la Naturaleza. Solo podemos prepararnos para lo inevitable y es aquí donde la Ciencia y el ingenio puede salvar vidas.
      Saludos

  4. Excelente reportaje, siempre he pensado que en Europa no han vivido verdaderos terremotos, pero en esto se ve que fue realmente catastrofico por la cantidad de muertos registrados.

    Soy chilena y el año 2010 vivimos el terremoto 8,8, y vivo justo en la capital regional que fue el principal epicentro… sé que vivo en un país sismico, toda la vida he sentido temblores y doy fe que Chile tiene construcciones seguras, el año 2010 murió sólo una persona a causa del terremoto propiamente tal, que vivía en un edificio que se derrumbó nada más empezar el terremoto, las demás personas que murieron fue a causa de su salud (ataques cardiacos principalmente, producto del shock) y luego a causa de la irresponsabilidad de la autoridad respecto al posterior tsunami que vino.

    Jamás en mi vida había vivido un terremoto, nací el año 73, y toda mi vida escuche a mis abuelos, padres, tíos y cuanto conocido tenía, respecto a sus experiencias en el terremoto vivido en Chile el año 1960, conocido como el terremoto más grande de este planeta, dimensionado en 9,2… no le doy a nadie vivir un terremoto… el 8,8 fue muy pero que muy fuerte…
    En Chile diferenciamos temblores de terremotos en forma natural, un grado 3 es solo un temblor, incluso imperceptible a veces, y me da mucha rabia cuando en España, la prensa española habla de terremotos grado 3 ó 4 en esa zona… si supieran realmente la magnitud de un terremoto lo entenderían.

    • Hola Gloria,
      tienes mucha razón en lo que dices. Creo que sería más correcto hablar de seísmos que de terremotos cuando nos referimos a esos niveles inferiores a tres. En esos terribles terremotos como los ocurridos en Chile es cuando uno se da cuenta de lo importante que sería poder predecirlos, y la comunidad científica tampoco se pone de acuerdo en poder conseguirlo. Algunos creen que no es posible y otros que sí. En la actualidad no podemos predecir el cuándo, solo el dónde y el cómo se va a producir. Existen investigaciones que estudian los seísmos conocidos como silenciosos (serían los impercetibles por el ser humano) para mejorar el pronóstico. Podríamos pensar que no son importantes pero liberan la misma energía que los terremotos más devastadores pero no en segundos, sino durante días, semanas o meses. Y he aquí el reto de las investigaciones actuales: poder llegar a diferenciar los sismos lentos premonitorios de otros grandes terremotos de los que no lo son.
      Por cierto, unos datos del terremoto de Chile de 1960 que pueden ayudar a comprender lo que representó: Fecha 22 de Mayo. Nivel 9.5 Percibido en todo el cono sur de América. Muertes: 1.655 Personas que se quedaron sin hogar: 2 millones.
      Un saludo

  5. Yo cuando leo sobre asuntos como el que traes hoy siempre pienso en que el ser humano es como las cucarachas, porque a ver, ¿cuántos desastres naturales de enorme magnitud hemos sufrido en la historia?, entre terremotos, volcanes, inundaciones, sequías, plagas.. sumando todos los desastres que nosotros mismos nos hemos impuesto, guerras, con todo eso aun resulta que estamos sobrepoblando el planeta.

    Me da que pensar el asunto, quizá es la propia tierra la que intenta desprenderse de la pesada carga que somos para ella y la pobre no acaba de encontrar la manera.

    Abrazos.

    • Hola Dess,
      en las culturas precolombinas de América Central pensaban que cuando la Tierra se superpoblaba, los cuatro dioses que la sujetaban la sacudían para eliminar la gente que sobraba y así restablecer el equilibrio. Esa era su explicación de los terremotos. No sé si somos cucarachas pero que la Tierra está superpoblada, seguro que sí y lo estará aún mucho más.
      Un abrazo

  6. Ese modo de vivir la vida que en un solo momento se apaga se fuga cuando los dioses no son propicios castigando y que los hombres alejan con sus actos acercando las angustias que vivimos augurando rugosos futuros. Gracias, FJ, por recordar que nada es cierto. Un abrazo, por el cambio esperanzador de incertidumbres.

    • Hola marimbeta,
      sean o no los dioses que nos castigan, lo increíble es que después de esta prueba de fuerza y coraje el ser humano siempre es capaz de levantarse y empezar de nuevo.
      Un abrazo sísmico (no superior a nivel 4)

  7. En la Ciudad de México tiembla dos o tres veces al año, y tenemos alarma para los sismos mayores de 4. Hasta intentamos calcular, mientras esperamos en la calle el momento de volver a entrar a casa. “¿Tú qué crees? ¿de 5 o de 6?” No suelen durar más de 1 minuto. ¡Pero 9, y larguísimo! Recordemos que la escala de Richter es logarítmica, así que 6 no es un poco más que 5. Es 10 veces más fuerte.

    • Hola Elena,
      agradezco en especial vuestros comentarios en este tema al vivir estos terremotos de primera mano. Lo cierto es que yo no puedo opinar mucho pero me aterrorizo solo de pensar que el suelo que piso se pueda venir abajo. Da igual el nivel que sea, pero un temblor de tierra se sabe cuándo empieza pero no cuándo acaba y peor aún, cómo.
      Un abrazo

    • Hola Elena, yo también soy de México y me tocó el terremoto del 19 de septiembre de 1985, fue de más de 8º Richter (no se ponen de acuerdo en cuanto a la intensidad, ni la duración, los muertos o las construcciones derrumbadas), ese terremoto fue devastador para la ciudad y sus habitantes, porque fue muy largo, una experiencia terrorífica.

      Como no lo mencionas supongo que no lo viviste y lo que dices de cómo reacciona la gente ahora es cierto, a veces si es menor de 6º no se siente (no en toda la ciudad se oye la alarma, yo nunca la he escuchado) y nos asombra que en otros lugares hagan tanto alboroto cuando hay sismos de 4º ó 5º, para nosotros es usual (aunque no deja de dar miedo, porque no sabemos de cuánto va a ser, cuánto va a durar y qué consecuencias traiga.

      Saludos

      • Cierto, me había ido de la ciudad una semana antes y regresé 5 meses después. No perdí ni familiares, ni amigos, ni posesiones. Y los sismos de 5 a 6 grados que no nos asustan (a menos que debamos salir, de prisa y por la escalera, de un piso 14) son entre 100 y 1000 veces menos intensos. El inconveniente con la alarma es que sólo la detonan los que tienen epicentro en la costa de Guerrero (que son los más, según entiendo). Me gusta leer tus comentarios…

  8. What a story! I’m afraid I am not properly afraid of earthquakes. Living on the Pacific Rim most my life, I have felt many small earthquakes. They are always fun and exciting to me. I think if I ever experienced a strong one, I would learn to be afraid.

  9. En el artículo decía que en Salamanca se notó el temblor ocasionando desperfectos en las dos catedrales, la Vieja y la Nueva. Carmen Gómez y Sergio Carnicer en el FB dejaron un comentario al respecto que me parece muy interesante de incluir aquí. En dicha ciudad existe una tradición que conmemora el día del terremoto de Lisboa. Se estableció que todos los días 31 de octubre subiera una persona para tocar las campanas del Cabildo catedralicio de Salamanca y así dar gracias a Dios y pedir que no se repita nunca más. Además se debía medir cada año la inclinación de la torre para comprobar que no siguiera inclinándose. Quien fue nombrado encargado de esta tarea fue la familia de los Mariquelos, que vivían dentro de la catedral. Esta tradición se ha mantenido hasta hace pocos años, siendo el último mariquelo don Fabián Mesonero Plaza que dejó de subir en 1977.
    Esto es una muestra más de cómo debió impactar en un lugar incluso tan alejado como Lisboa.

  10. Hombre, ¡Un sismo de casi diez minutos! Francisco, ese debe ser sin duda un escenario espeluznante. La gente de la época (y con razón) debió haber pensado que era el fin de los días.

    Desconocía que Lisboa fue asolada por semejante tragedia. Como siempre, un gustazo leer tu blog.

    • Hola Martin,
      ¿te imaginas? Debió ser horrible. Lo que les pasaría por la mente a todos los que lo sufrieron. Seguro que lo primero que debieron pensar es en si sus seres queridos estaban vivos o muertos para después hacerlo en si sus casas permanecían en pie. Era como el fin del mundo, seguro.
      Un abrazo amigo y el gusto es mio por poder comprobar que me sigues siempre. 😉

  11. Gran frase para la historia: “¿Y ahora? Se entierra a los muertos y se da de comer a los vivos”. Los pueblos no lo son hasta que son capaces de levantarse tras un gran golpe.
    Un abrazo de amigo para un día muy triste.

    • Cierto Enrique, en México, después del sismo del 85 la gente reaccionó de una manera increíble, todos ayudando en lo que podían, para sacar cuerpos o sobrevivientes, ofreciendo comida, ropa, etc. de ahí nacieron los famosos “topos” que van a ayudar a otros lugares cuando ocurre una catástrofe semejante.

    • Hola Enrique,
      te contesto muy tarde hoy porque aunque no triste, he tenido un día agotador ¡Buf! Bueno, quedan siete minutos para la medianoche así que piensa en que mañana seguro que será mejor.
      Un gran y sincero abrazo amigo.

  12. Hola Javier, impactante y me trajo tristes recuerdos, del terremoto de México del 85, una experiencia que no le deseo a nadie.

    Me impresionó lo que mencionas de ¡10 minutos!, aquí duró algo así como minuto y medio, pero fue suficiente para causar millares de muertes y miles de edificios caídos o en ruinas.

    Terrible, horrible, espantoso, literalmente.

    Un abrazo

    • Hola Silvia,
      cuando preparé este artículo me acordé de ti y del comentario que dejaste en un post antiguo de este blog (Cuando la Tierra tiembla…) En él manifestaste lo que te impresionó (creo recordar que vivías en un séptimo piso) y lo que impactó a todos. Terrible, seguro.
      Un gran abrazo

      • ¡Qué buena memoria, Javier, efectivamente vivía en un 7º piso y en una de las zonas que más lo resintió, porque los lugares que están sobre lo que fue el lago de Texcoco son más sensibles a los terremotos, lo que está sobre tierra firme aguanta un poco más.

        Un abrazo

  13. Pingback: Lisboa, año 1755, día 1 de noviembre, hora 9:30h

  14. Las Canarias debieron sufrir lo syo tambien, tanto por el terremoto como por el tsunami, pero no debe haber datos de la época.

  15. Como alguien que se crió entre México y California, lo de los terremotos me toca de cerca. De hecho, en mi infancia y juventud sufrí decenas de ellos, incluido el gran terremoto de la Ciudad de México en septiembre de 1985, cuando estuve horas atrapado en el metro, y el de enero de 1994 en California, que me pilló de juerga universitaria, pero que me provocó la rotura de una falange por una caída. Son una fuerza destructiva que aún no entendemos al completo, pero que cada año mata a miles de personas, y lo seguirá haciendo hasta que los códigos de construcción modernos alcancen a los países menos desarrollados.
    Con respecto a la tragedia de Lisboa, lo más loable en mi opinión, fue el trabajo de Pombal. Quién sabe lo que hubiese pasado sin un líder que, como él, supo poner orden y establecer las prioridades.
    Magnífico artículo Francisco, uno mas a tu larga lista de éxitos.
    Un abrazo.

    • Hola Jesús,
      tu testimonio en este blog también se agradece al igual que los de otros amigos que ya han comentado. ¡Terrible! En pocos minutos pasan por la mente infinidad de cosas y solo podemos mostrarnos impotentes ante la fuerza devastadora de la Tierra. En cuanto a la figura de Pombal, al igual que tantos otros que han actuado con determinación ante la adversidad, no nos queda otra cosa que recordarla. Unos se derrumban ante las catástrofes y otros reaccionan y ayudan a hacerlo a los demás.
      Abrazos

  16. De eso que has oído, pero no has prestado atención. Desconocía la intensidad, tremenda. Lo curioso, lo mismo estoy diciendo una burrada, es que en Granada, tan prompesa al asunto, no hubiera “meneillo”, por lo menos no lo bastante importante como para que lo mencionaras, y has nombrado (entre otras) a Cádiz, Barcelona y Salamanca, tres ciudades que no están una la lado de la otra, precisamente.
    Tengo que volver a Atenas, veremos cuando.

  17. muy buenas

    creo que a raiz de ese terremoto se tuvo que recubrir la torre de la catedral con muros exteriores nuevos porque quedo muy perjudicada

    y es el origen de la tradición de la subida del mariquelo a lo alto de dicha torre, hasta la veleta, la víspera de todos los santos al mediodía

    un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s