Pericles y la Democracia Radical

Fidias mostrando el friso del Partenón a Pericles, Aspasia, Alcibíades y amigos, cuadro de Lawrence Alma-Tadema (1868), Birmingham Museum & Art Gallery. Haz clic en la imagen y amplíala.

Con Pericles Grecia entra en una de las etapas más brillantes de la historia de la humanidad. Conocida como “Pentecontecía” (478-431 a.C.), sus manifestaciones fueron tan importantes que permanecen todavía vivas en nuestros días. Es conocido como el “siglo de Pericles” y representó la  hegemonía de Atenas, tanto en el campo político, económico como el cultural.

Se conoce gracias a los escritos de Tucídides, Jenofonte, Diodoro de Sicilia y sobre todo a las “Vidas Paralelas” de Plutarco (70-120 d.C.). Pero tampoco debemos olvidarnos de los 145 discursos y panfletos conservados de esa época, muchos anónimos; los escritos de Platón y Aristóteles; la “Vieja Comedia” de Aristófanes y las fuentes arqueológicas.

En aquella época Atenas se encontraba en una difícil situación exterior, la hostilidad de Persia y Esparta le obligó a reforzar las murallas de la ciudad y su flota naval, debiendo pactar con los enemigos y colocar guarniciones defensivas en las tierras reconquistadas en torno al Ática. Pero las victorias en las Guerras Médicas, la hegemonía de Atenas y sobre todo la genialidad de los políticos, dieron la estabilidad y riqueza necesaria para alcanzar su cenit cultural y político.  Milcíades, Temístocles, Arístides, Cimón, y poco después, Efialtes y Pericles. Todos pertenecían a las grandes familias atenienses, eran grandes oradores y con notables dotes de persuasión. Pero a pesar de sus logros también tuvieron un final común, el ostracismo y la condena política.

Efialtes exigió modificar la Constitución para privar al Areópago de gran parte de sus privilegos y pasarlos a la Bulé (Consejo de los 500) y al Tribunal de la Heliea, es decir, se quitaba el poder a la antigua aristocracia y se le entregaba al pueblo a través de sus Instituciones. Era la plena democracia. Efialtes fue asesinado misteriosamente –aunque no hay que pensar mucho para averiguar por quién-, pero sus reformas ya no tendrían marcha atrás, siendo Pericles, su continuador.

Pericles (495 a.C. aprox.- 429 a.C.) pertenecía a la aristocracia por su padre y descendía de la noble familia de los Alcmeónidas, por parte de su madre. Recibió una esmerada educación intelectual que repercutió en su carácter y en su vida. En su círculo de amistades habían más intelectuales que políticos y en su casa siempre se encontraba la élite más eminente de la época gracias también a que, su segunda esposa, Aspasia de Mileto, también era una mujer de cultura refinada.

Durante catorce años fue “Estratego Autokrator” elegido sin discusión entre los años 443 hasta el día de su muerte. Como decía al principio, Pericles continuó las reformas iniciadas por Efialtes, y consiguió otorgar el poder al pueblo. Incluso el mismo Pericles debía rendir cuentas al pueblo (Demos) ateniense siendo pocos los que se alzaron en su contra.

El esplendor de Atenas no se puede atribuir solo a Pericles pues se debió a un largo proceso previo, pero gracias a que entendió el momento hegemónico que vivía Atenas, se esforzó para que todos los atenienses así lo entendieran. De esta manera llevó a Atenas a considerarse la “escuela de Grecia” y logró llevar a la práctica el pleno funcionamiento de la democracia.

Ostrakon con el nombre del strategos Temístocles, Museo del Ágora de Atenas.

La Democracia radical

Entre las innovaciones que incorporó para aumentar la participación del pueblo en la vida ciudadana destacan:

  • La retribución de las funciones públicas destinada a compensar económicamente la pérdida de una jornada de trabajo (Mistoforía), sin ser cantidades excesivas para evitar que estos cargos fueran asumidos con ánimo de lucro.  De esta manera se facilitó que las gentes del campo participara en las decisiones que les afectaban.
  • Se limitó el acceso a la ciudadanía ateniense, concediéndose solo a los hijos de padre y madre ateniense.
  • Se constituyó un riguroso control sobre el ejercicio de las funciones públicas (Dokimasía) para comprobar que el candidato reunía las condiciones necesarias para el servicio público que optaba.
  • Se promovió la Grafé paranomon, una institución que trataba de impedir cualquier acción irreflexiva por parte de la Asamblea del pueblo (Eklesía).

Grecia es considerada cuna de la actual democracia, pero pocos países (por no decir ninguno) son los que disfrutan de una democracia tan genuina como en la Atenas de Pericles. El pensamiento de políticos como Pericles, Efialtes y sus antecesores, la hicieron posible. Pero, ¿qué ocurre en la actualidad? ¿Por qué no existen políticos de la talla de los clásicos griegos? ¿Tendríamos que volver la vista atrás y aprender de ellos?

El debate está abierto y espero como siempre vuestra opinión.

Links fotos:

Wikipedia.org

59 comentarios en “Pericles y la Democracia Radical

  1. Interesante tema, Francisco, como siempre.
    ¿La vista atrás? Posiblemente no sea suficiente.
    Los políticos de ahora necesitan echar más la vista a los que dicen representar y dejarse influenciar menos por las grandes manipuladoras. Deberían hacer mucha más política, mirando atentamente los intereses de los que tienen delante, y menos economía, atendiendo otros intereses que no tienen nada que ver con sus representados.
    La cuestión es que el paso grande hacia una Democracia, que nos sirva a todos y no de la que se sirvan unos pocos, está en la posibilidad real de participación y en el control efectivo. Así es que un reojillo hacia atrás, pero la vista y todos los sentidos en el “Demos”.
    Feliz año.
    Un abrazo
    .

    • Hola grojol,
      si hiciéramos una comparativa entre la Democracia Ateniense y la actual encontraríamos muchas diferencias (algunas buenas y otra malas). En la época de Pericles todos los ciudadanos participaban activamente en las asambleas o bien ocupaban cargos públicos, el problema es que solo una pequeña parte de la población podía ser considerada ciudadana de pleno derecho (solo el 10%) pues ni mujeres, esclavos ni extranjeros lo eran. En la actualidad, la Democracia no es directa como entonces sino indirecta mediante el sufragio y delegando la responsabilidad política a unos “representantes”. Esto tiene una ventaja y es que se permite organizar así grandes ciudades cosa que con la Democracia directa solo se podía aplicar a pequeñas poblaciones. Otro punto interesante que podemos encontrar es el que antes no existían partidos políticos ni ideologías, hecho que hoy en día no es así sino todo lo contrario.
      Abrazos

      • Hola Javier.
        Para mí que una “democracia” en la que existía el esclavismo y las mujeres se consideraban seres inferiores, que no podían acceder a la ciudadanía, distaba mucho de la “perfección”, sólo mi opinión.

      • No veo tantas diferencias con la Grecia antigua. Hoy en día siguen mandando un 10%. Dices que entonces no existían partidos ni ideologías, no obstante yo creo que intereses ha habido siempre. El problema actual es que los que llegan al poder lo hacen para lucrarse y no para servir.

  2. Efectivamente la invención de algo tan sagrado que es la Democracia fueron los Griegos pero incongruentemente ellos son incapaces de disfrutarla.
    Ojalá se rescaten los valores.

    saludos.

  3. Los “políticos” de hoy en día, no tienen derecho a llamarse así, son, corruptos, ambiciosos, cerdos de dos patas… y otros adjetivos. Elije el que más te guste, además, preguntales a cualquier de ellos que significa la palabra Democracia, de donde proviene y ni te la sabrían explicar.
    Gracias por el repaso de la antigua Historia, abrazos…

    • Hola Isabel,
      un tema que a pesar del paso del tiempo siempre será de actualidad.
      La próxima semana le tocará el turno a un emperador romano, a un astérix hispano y a un monasterio. Espero que también te resulten igual de interesantes. 😉
      Otro abrazo para ti y que tengas un buen fin de semana.

    • Hola Santiago,
      tienes toda la razón, no era perfecta, pero deberíamos pensar en la mentalidad de la sociedad de esa época. De Pericles es la frase “el Estado Democrático debe aplicarse a servir a la mayoría y procurar a todos la igualdad delante de la ley, debe al mismo tiempo protegerse contra el egoísmo y proteger al individuo contra la arbitrariedad del Estado” . Después de más de 2.000 años, son muchas las cosas positivas y negativas que tenemos en las Democracias actuales, fruto de esa época, una época que marcó un antes y un después en la política de las sociedades.
      Un abrazo

  4. Te quiero comunicar que he dejado un premio en mi blog para tí, junto con otros escritores americanos. Si quieres, entra en mi sitio y pone bien tu enlace, para que aquellos amigos míos de la nube te conozcan.
    Verás en muchos de ellos la realidad de nuestra hermosa América.
    Los premios son abrazos, en éste momento te estoy abrazando, en un dos por cuatro.

    • Hola Stella,
      qué mejor que un abrazo. Te doy mi más sincera felicitación por haber recibido el premio de nuestra común amiga Silvia, del blog Serunserdeluz, y te mando mi agradecimiento por pensar en mí. Ahora mismo me paso y me permito dejar aquí un enlace del tuyo apuntodecaramelo.com para quien quiera visitarlo, merece la pena.
      Te devuelvo ese sincero abrazo.

  5. Pingback: Pericles y la Democracia Radical | yofumoenpipa

    • Hola Jorge,
      como ya alguno de nuestros amigos apuntó y si entendemos la palabra real (o radical) en su pleno significado, no sería cierto del todo, pero se pusieron las bases y se comenzó a practicar algo inaudito hasta entonces. Entenderíamos como una Democracia radical aquella que es directa, participativa y representativa, dando acceso transparente y objetivo a toda la ciudadanía. Nadie puede negar que fue un gran avance para las sociedades.
      Saludos y gracias a ti por compartir el artículo.

      • Las innovaciones de Pericles que detallas más que Historia me resultan proyectos. No veo eso hoy en día. Como sea, el tuyo es un gran aporte para lograr una revolución que no sea gobernada por un comité central.
        Me resultó interesante “institución que trataba de impedir cualquier acción irreflexiva por parte de la Asamblea del pueblo”. En Argentina hubo asambleas de ciudadanos en las plazas, y no funcionaron muy bien.
        Acá saludos mandan las chicas. No seas arisco FJ, dame un beso (tengo parte de sangre italiana).

  6. “¿ Quo vadis democracia ?”. Existe el miedo de que la libertad sea sólo una ilusión. Unos conceden sólo la libertad que quieren conceder; otros asaltan y toman la libertad por sus manos, ¿ Es que somos sometidos a esos dominios por propia voluntad sin más camino que someterse, temiendo a ambas ? ¡Ansiada libertad, cómo te extraño! … llenan de castillos. Gracias, FJ, por contarnos historias de la democracia pasada. Un abrazo democrático liberador del presente para un futuro mejor.

  7. Para volver a una democracia como la ateniense, entiendo que se requerirían tres condiciones, actualmente imposibles de cumplir: la existencia de los metecos, extranjeros sin derechos políticos, de los esclavos y de la reducida población que permitía reunirse a todos los ciudadanos en el ágora. Claro, que hoy en día tenemos videoconferencia, extranjeros sin derechos políticos (ni sanitarios, si a eso vamos) y de trabajadores en condiciones de esclavitud práctica… Claro que tampoco tenemos a ningún político ni funcionario a la altura de Pericles ni de Efialtes… No. Hoy en día es imposible, querido amigo.

  8. Hola F.J. creo que la diferencia con esa epoca , son las grandes coorporciones ,son las que, por el poder, compran por monedas a nuestros politicos, que salvo honrosas exepciones, lo unico que les interesa, es su bolsillo.
    un abrazo, y muy buen post.

  9. Está claro que para la época Atenas fue toda una revolución, mirándola con los ojos actuales está claro que dista mucho de la perfección, pero en muchas cosas siguen siendo mejores que lo que somos ahora nosotros.

    Desde luego era un pueblo bastante más admirable que sus injustamente adorados vecinos, los espartanos, que para mí eran unos nazis de cuidado.

    • Hola Dess,
      atenienses y espartanos eran muy diferentes en este (y otros muchos) aspectos. Respecto a la política en Esparta, solo participaban ciudadanos varones de más de treinta años de edad, sus reyes eran vitalicios y hereditarios, la Gerusía (uno de sus órganos de gobierno) tenía treinta miembros de edad avanzada y la Apella (asamblea popular) era la que aprobaba o rechazaba sus proyectos. Y otro hecho muy importante: si un ciudadano perdía sus tierras, perdía sus derechos políticos.
      Un abrazo ateniense.

  10. Siempre es interesante leer sobre los políticos… de cualquier tiempo y lugar. Pero en este post mi descubrimiento ha sido Aspasia. ¡Interesante personaje!
    Gracias Francisco. Un democrático abrazo.

    • Hola Paco,
      interesante, controvertido y envuelto de muchas hipótesis. ¿Cortesana o prostituta? ¿Buena o esposa fatal? Las fuentes que la citan son especulaciones y representaciones recogidas por autores de obras de literatura y filosofía, las cuales no daban importancia al personaje histórico real.
      Abrazo y buen fin de semana.

  11. Grande Pericles! este griego sí que me gusta, y no sólo por ser el promotor del Partenón y muchas otras obras que aún disfrutamos, sino porque fue uno de los mayores defensores de las ideas de Solón (me gusta mucho su reforma de la Eklesía), y porque defendió Atenas en uno de los momentos más difíciles. Lástima que la enfermedad se lo haya llevado tan pronto, no sabemos qué más hubiese hecho.
    Merece decirse, la Grecia Antigua no sería lo mismo sin Pericles!
    Muchas gracias por recordarnos a tan importante y valioso personaje. Un abrazo Francisco.

  12. El ostracismo me parece un buen instrumento. Y no conozco democracia, de ahora, que lo tenga. Si nos fijamos en la lista de los que hicieron grande a Atenas, solo se libraron del mismo Efialtes, posiblmente no tuvo tiempo, y Pericles, pero a cambio sufrió bastante de la incomprensión de sus paisanos y tuvo que ver como sus íntimos eran perseguidos por esto y aquello.
    Pero la figura me parece muy buena, creo que si la tuvieramos aquí, la mitad del parlamento tiempo ha que no estaría en él calentando un escaño, aunque deben de estar muy frios.
    Los atenienses se ganaban su salario bien ganado, los actuales creo que no se ganan ni las comisiones, en negro que manejan.
    Lo siento, pero si se habla de políticos y democracía, uno tiene que acordarse de los de ahora, menuda gentuza.

    • Hola Eulalio,
      es un debate muy actual, seguro. A mí siempre me viene a la mente el caso de Islandia en el que operaban cuatro pequeños bancos que poco a poco fueron privatizando algunos recursos facilitando la especulación y, al igual que en España, se abusó de la inversión inmobiliaria. En plena crisis pidió un rescate del FMI que le obligó a realizar drásticos ajustes económicos. Hasta aquí todo igual que en muchos otros países. Pero el pueblo tomó las riendas, dejó quebrar a los bancos (probablemente pudieron hacerlo porque gran parte de la deuda no era de los islandeses sino de alemanes y británicos) y juzgaron al ex primer ministro como parte responsable en la crisis. Muchos pueden pensar (con razón) que Islandia no es comparable a otros países. No tienen el euro como moneda y eso les permitió devaluarla temporalmente para ganar en competitividad, y es un país más pequeño, siendo más fácil que se hiciera sentir la opinión pública, con más fuerza. Pero no les tembló el pulso a la hora de decidir que no daban dinero público a la banca y llevó a los políticos y banqueros a los tribunales, es decir, estos tuvieron que dar cuentas y asumir consecuencias por sus actos. En esto último es donde hay que incidir. Son cargos públicos al servicio del pueblo, no deben ser (como han sido y siguen siéndolo) cargos para lucrarse ellos. ¡Hay que exigir responsabilidades y hacer cumplir las condenas! Quizás no el ostracismo pero…
      Un abrazo

  13. Me hizo recordar “Atenas en llamas”, de Luis Eduardo Aute. Habla justo de cómo fue cuna de la filosofía, la democracia y en buena parte el arte como lo conocemos ahora, y sin embargo ahora está en la punta inferior del “desarrollo” de Europa. Supongo que le pasó lo que a todas las potencias: no pueden ser buenas en todo y ningún imperio es eterno.

    La democracia en mi país, es totalmente utópica. Tenemos un presidente en el poder electo gracias a un fraude, coludido con narcotraficantes y delincuentes de alta talla, que ni siquiera ha oído nombrar a Pericles y probablemente cree que Aristóteles es un personaje de Disney; al pueblo enojado y con hambre y miedo, y a la televisión diciendo que estamos a un paso de ser parte del “primer mundo”.
    Aún así, me parece importante saber y creer que en algún tiempo fue posible.

    Muchas gracias por compartir. Como siempre, interesante Francisco. Un abrazo.
    Silvia

    • Hola Silvia,
      es la perversión de la política, se le llama democracia pero nada más lejos de la realidad. Te agradezco que nos acercaras la realidad que sufre México. Y si me lo permites dejo un video que ilustra la “capacidad” de muchos de nuestros políticos para ejercer su función (es cómico, no te creas, quizás nos haga sonreir un poco).
      Abrazos

      • Ja ja ja ja. Definitivamente muy buena sátira. Los recortes a educación y cultura son parte las políticas en todos los países porque mientras más ignorancia, menos quejas.
        Muchas gracias por hacerme reír está madrugada Francisco.
        Un abrazo lluvioso desde Cancún.

  14. Pingback: Pericles y la Democracia Radical

  15. Como dijo Churchill, la democracia es el menos malo de los sistemas de gobierno que se conocen. En algunas partes (y épocas) funciona mejor que en otras pero no hay que hacerse demasiadas ilusiones con ella. Por otro lado: tenemos tendencia a idealizar a ciertas figuras o periodos históricos. Creo que los seres humanos siempre hemos sido iguales, ni mejores ni peores. Hasta en el siglo de Pericles se cocían habas. Saludos.

    • Hol Amira,
      se cocían y se quemaban. Incluso Platón criticaba la democracia aunque la reconocía (en cierta forma como Churchill) como la más hermosa de las cuatro formas de gobierno (timocracia, oligarquía y tiranía). Según el filósofo, la democracia siempre termina cayendo en una tiranía y la única manera de evitarlo era cambiando las estructuras económicas de las sociedades basadas en el aumento de la riqueza individual, algo así como la distribución por igual de las riquezas.
      Un saludo

    • Hola Hipnos,
      por supuesto que te permitimos lo de amigos y muchas gracias por pensar en mi blog para la nominación. De todas formas, y como ya he dicho en otras ocasiones, no me gustaría entrar en la rueda que significan estas nominaciones. Mi mayor recompensa, tu presencia
      Un saludo

  16. Maravilla saber y creer, que esa democracia radical se implantar en esa era.
    Como siempre, Francisco, Javier, gracias. Hoy me llevo a mi cuadro de honor a Pericles.

  17. Respecto a por que los políticos actuales no tienen la talla de los atenienses, se debe, creo yo, a que la sociedad no participa en las decisiones políticas; en la antigua Aténas todos los ciudadanos participaban de forma muy activa, desgraciadamente nosotros siempre esperamos que llegue “alguien” que resuelva los problemas que nos aquejan.

  18. Pingback: Juicio en la antigua Atenas y cómo ser abogado de uno mismo | franciscojaviertostado.com

  19. Pingback: ¡Qué me dices! (XVII) | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s