La conversión de Ignacio de Loyola

san Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola en la Iglesia del Sagrat Cor de Jesús (Barcelona). Haz clic en la imagen para ampliarla.

… cuando Íñigo se puso en marcha hacia Cataluña iba vestido con un hábito hecho con una sobria tela oscura ceñida por un cordón, se dirigía a Tierra Santa para consagrarse a Dios. En ese momento no era consciente del hecho que iba a cambiar su vida y la de muchas otras personas. Era el mes de marzo, el año, 1522.

espada san ignacio de loyola

Espada de Loyola. Se encuentra en la Iglesia del Sagrat Cor de Jesús (Barcelona).

Un año antes con 30 cumplidos, se encontraba defendiendo el castillo de Pamplona contra las tropas francesas de Francisco I, un rey dispuesto a arrebatar al emperador Carlos V el territorio de Navarra. Transcurridas nueve horas de intenso asedio el destino quiso que sucediera algo tan inesperado como crucial en la vida de Íñigo de Loyola, una bala de cañón le impacta en su pierna derecha dejándole también la otra malherida y ocasionándole una cojera que nunca más le abandonaría.

Nacido en Azpeitia (Guipúzcoa) era el último de trece hermanos, y aunque su padre hubiera preferido que hiciera carrera en la Iglesia prefirió dedicarse al cometido de caballero, seducido por las armas, el juego y las mujeres. Mientras convalecía de las heridas, aburrido tras largas horas de reflexión obligada, cayeron en sus manos varias lecturas religiosas. Fue en ese momento que se planteó un cambio en su vida: sería caballero, pero no de un Rey sino de Cristo. Como muchos otros en aquellos tiempos, decidió peregrinar a Tierra Santa. Se dirigió a la ciudad de Barcelona confesando sus pecados al llegar a la abadía de Montserrat.

Basílica de Loyola. Azpeitia. Guipúzcoa, País Vasco (España). Haz clic en la imagen para ampliarla.

Exercitia spiritualia (1548). Primera edición de Antonio Bladio (Roma).

En Manresa, ya muy cerca de su destino, se detuvo en un hospital para hacer una parada de unos días pero esa breve estancia acabó prolongándose durante casi un año. Se retiró a una cueva excavada en la roca rezando siete horas diarias, durmiendo en el suelo y flagelándose con una cadena. Los prolongados ayunos que realizaba le hicieron caer enfermo y entonces fue cuando sufrió las visiones que le ayudaron a sobrevivir. Estas experiencias las plasmó en un manual práctico sobre los métodos de oración y el examen de conciencia: los Ejercicios Espirituales.

San Ignacio de Loyola

Relieve del Rapto de San Ignacio de la Santa Cueva de Manresa de Joan Grau.

En febrero de 1523 llegó a Barcelona y partió hacia Roma para solicitar la bendición y el permiso papal para dirigirse, por fin, a Jerusalén. Tras visitar todos los santos lugares pensó en quedarse y no regresar nunca más, pero las tensiones entre turcos y cristianos le hicieron abandonar esa idea. Fue entonces cuando decidió, tres años después de dejar la espada, coger la cruz y ordenarse sacerdote. Para ello se formó intelectualmente estudiando latín y gramática en la Universidad de Barcelona, filosofía en la de Alcalá de Henares y más tarde teología en París. Su apariencia desaliñada y sus charlas sobre religión causaban cierto recelo entre las autoridades eclesiásticas españolas siendo denunciado y obligado a dejar de predicar. En dos ocasiones acabó en la cárcel y fue entonces, en 1528, cuando decidió trasladarse a París. Allí propuso a Pedro Fabro, Francisco Javier y Diego Laínez, realizar sus ejercicios espirituales. En agosto de 1534, en la colina de Montmartre, realizaron los votos de pobreza y castidad decidiendo ponerse a disposición del papa tras desistir de regresar a Tierra Santa. Acudieron a Roma y tomaron el nombre de “Compañía de Jesús”. En ese momento dejaron de vivir de las limosnas y se transformaron en una orden religiosa, aprobada por el pontífice Paulo III en 1540. Añadieron a sus votos uno de obediencia al papa y se convirtieron en protagonistas de la difusión de los ideales de la Contrarreforma.

Ignacio de Loyola fue beatificado en 1556. Tras su muerte la Compañía de Jesús tenía mil miembros, cincuenta años después eran 13.000 siendo en la actualidad cerca de 20.000, presentes en los cinco continentes.

Una novela:

Afán de gloria, de Luis del Val. Ed. Espasa, Madrid (2009).

Para saber más:

Sitio oficial de Jesuitas

Jesuitas en España

Ciudadela de Pamplona

Espiritualidad ignaciana

Links fotos:

Txo1st. edSzekely Alex

34 comentarios en “La conversión de Ignacio de Loyola

  1. Interesante historia, del fundador de una congregación que ha hecho historia en la iglesia, Y en la educación de generaciones, en valores de esfuerzo y disciplina, Congregación a la cual pertenece el actual papa Francisco. Aunque parezca actualmente no soy muy religioso, sin embargo hice bachillerato en un colegio católico y es innegable el aporte que los Jesuitas han hecho en muchos países, Un saludo y como siempre excelente Posti.

    • Hola Julian,
      los jesuitas siempre han destacada por su afán intelectual y progresismo, con un importante papel en Latinoamérica y muestra de ello es que el actual Papa Francisco I pertenece a esa Órden. Sin duda han (y siguen) aportando mucho e incluso las universidades regidas por ellos tienen buena reputación sobre todo en filosofía, teología y humanidades.
      Saludos

  2. La vida y las experiencias que nos aporta , es lo que da lugar a nuestra evolución como seres humanos. En algunos cvasos, como este, mas que una evolución fué una revolución. Muy interesante tema que desconocía casi en su totalidad. Este 2015 sigo buscando tu blog para comenzar la semana. Gracias por tus regalos

    • Hola Maite,
      pues siempre que lo busques aquí lo encontrarás. Gracias por tus palabras aunque me provocana esa “responsabilidad” de seguir encontrando temas atractivos pero que interesen y sean históricamente importantes.
      Un abrazo y gracias por el regalo de tu comentario (se me han adelantado los Reyes Magos)

  3. ” Los prolongados ayunos que realizaba le hicieron caer enfermo y entonces fue cuando sufrió las visiones que le ayudaron a sobrevivir”. Supongo que las visiones las podíamos llamar alucinaciones debido al prolongado ayuno.
    Ya comenté recientemente que mi fe no es lo que se dice un pilar fundamental en mi vida, y aunque dubitativo en cuestiones religiosas, me cuesta creer este tipo de historias sobre visiones, apariciones etc.
    Lo que está claro es que Ignacio ganaría en lo espiritual, pero en lo personal si como dices estaba “seducido por las armas, el juego y las mujeres” salió perdiendo, sobre todo por las mujeres jajajaja.
    Dice más arriba Julián que el estudió en los Jesuitas y que no es muy religioso. Yo estudié en Maristas y creo que fue precisamente esa forma de meternos la religión con calzador y presentarnos a un Dios tirano e implacable lo que hizo que muchos “nos apartáramos del camino”. Me cuesta mucho creer en un Dios así.
    Aquí en La Rioja la figura de Ingacio de Loyola es muy importante, tal vez por cercanía geográfica.
    Un saludo Jesuitico 🙂

    • Hola Salva,
      yo en cambio estudié en los Maristas como tú y les tengo muy buen recuerdo. Supongo que también eran otros tiempos…
      En cuanto a lo de la coincidencia entre las visiones y los ayunos y penitencia prolongada (en ocasiones extrema) es algo común a muchos otros santos. Podriamos preguntarnos el porqué de practicar ese ayuno desde el punto de vista espiritual. Es una manera de sacar lo negativo de nuestro cuerpo y sus “energías” negativas para que así se manifieste Dios (el que sea, de la religión que sea) de forma más clara y profunda para que el Espíritu Santo pueda habitar en el interior renovado. Es como construir una casa nueva con cimientos nuevos y más solidos. Perdona que te contestara tan profundamente pero era la única manera de explicarlo y creo que puede hacer entender el motivo de ese ayuno, por otra parte punto clave del post.
      Saludos

      • Totalmente entendido y para nada profundo, ya sabes que me gusta comentar en condiciones y viceversa, Se agradece.

  4. Pingback: La conversión de Ignacio de Loyola | yofumoenpipa

  5. Hace años estuve en Manresa para visitar la Seo de Manresa y la cueva donde se halla los restos de S. Ignacio de Loyola. A pesar de ser agnóstica, me gusta saber estas historias y visitar todos los lugares de culto, con mucho respeto.
    Abrazos,

  6. Como siempre, otra gran lección, al menos para mi, Francisco Javier. Sabía parte de la historia, ahora sé mucho más. Gracias.

  7. He vivido unos años en Pamplona, y se de la devoción que existe en la población a san I.de Loyola, aunque yo me declaro agnóstica, también declaro mi respeto a otras creencias. Abrazos Francisco.

  8. Francisco Javier, nombre de uno de los tres iniciados en ejercicios espirituales que luego muestran cómo caminar con su pueblo. No soñaban, veían la realidad, no como la ven otros que sueñan, dormidos. Este mundo no es un sueño soñado; es dentro del sueño de Íñigo y seguidores, un sueño real en donde los soñadores son sus sueños, los pobres. Sí, caminar con esos soñadores desposeídos luchando por apagar sus torturas terrenales. Viven, acompañando a su pueblo. Mueren, comprometidos, enseñando el buen camino, si zarzas. Rasgando la niebla cristiana que encubre la naturaleza de hombres cristiano-paganos… luchando contra esas emociones equivocadas de malos caminos tomados por el mundo. Guardar rebaños, desprotegidos cuando entra la noche, esperando el día, liberando. Anhelada alianza liberadora, definitiva, de pueblos sojuzgados. Gracias, tocayo, por mostrar esa conversión hacia la espiritualidad liberadora. Un abrazo, de otro converso de esta Iglesia Jesuita rumbo al reino de Dios aquí en la tierra, como dijo Ignacio Ellacuría.

    • Aclaración : debe decir “sin zarzas”, para entenderlo mejor. Esas zarzas que ponen en nuestro camino cuando caminamos. Gracias de nuevo, FJ.

      • Hola marimbeta,
        sus Ejercicios espirituales son un examen de conciencia que cuidan el alma. Arreglan el pasado atormentado para disponer el futuro. ¿Cuál es el origen y el sentido de existir? ¿Para qué motivo nacimos? Porque tiene que haber uno. ¿Qué se debe buscar en la vida? Porque tenemos que encontrar ese fin vital. No sé, quizás todos deberíamos hacer alguna vez un alto en nuestra agitada y en ocasiones confundida vida para preguntarnos esto. Ignacio lo hizo para acabar poniendo su amor en las obras más que en las palabras.
        Otro abrazo y como diría Ignacio de Loyola: en todo amar y servir.

  9. He leído la novela de Luis del Val y me deslumbró. Sobre todo, cuando se encuentra con Miguel Ángel en Roma, y se ponen a hablar. Es ficción, claro pero se conocieron.

    • Hola Carmen,
      haces un apunte interesante y desconocido. Es más que probable que se conocieran y hablaran. Tras la consolidación de los jesuitas en Roma, el Papa Julio III aprobó en 1550 la idea de construir la Iglesia del Gesú. El Cardenal Bartolomé de la Cueva se puso en contacto con Miguel Ángel para el proyecto y este aceptó (se conservan cartas que atestiguan la gran satisfacción de Ignacio de Loyola al enterarse de ello). Al final, la oposición de algunos nobles italianos al proyecto de Miguel Ángel para la Iglesia hizo que se levantara según los diseños del arquitecto Vignola.
      No es imposible que Ignacio de Loyola y Miguel Ángel hablaran. Se sabe que en 1538 Loyola se encontraba en Roma y entonces Buonarrotti pintaba el Juicio Universal. Es más que probable que se hubieran visto entonces.
      Un saludo y gracias por tu aportación.

  10. A mí la verdad es que estas figuras históricas de la iglesia me da siempre que pensar que esconden mucho más mito que realidad, pero vaya, cada uno con lo suyo.

    Los jesuitas a mí me suenan a colegios así elitistas y eso, no tengo más trato con ellos 🙂

  11. Interesante la vida de mi tocayo Ignacio. Aunque principalmente celebro el santo de Juan, me gusta también celebrar el de Ignacio, aunque nadie me llame para felicitarme por mi segundo nombre y sí por el primero…
    ¿Será que lo que me gusta es celebrar…?

    Buena entrada, Francisco Javier (otro nombre vinculado a la orden)

    Un abrazo

  12. Otro de esos personajes cuya biografía apenas conozco, aunque su figura trascienda lo cultural. uno de esos soldados que “vio la luz” y decidió cambiar de profesión, dedicando su vida a Dios. Lo que sí conozco, es el impresionante legado de la Compañía de Jesús y su enorme labor en todo el mundo, su dedicación a la educación, y su reputación rebelde. En todo caso, creo que es una de las congregaciones más famosas, y no será por falta de méritos.
    Gran artículo Francisco, y te agradezco hayas abierto mis ojos a tan importante personaje.
    Muchas gracias y un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      es un personaje del que quizás no sean muchos los que conozcan su vida a diferencia de su obra, que le perduró hasta la actualidad. Los Jesuitas han influido en el mundo de manera extraordinaria en muchos campos. En la evangelización encontramos misioneros como San Francisco Javier (mi tocayo), que llevó la fe católica a la India y China, y tras el descubrimiento de América, acompañaron a los conquistadores evangelizando a los indios (en muchas ocasiones por la fuerza). Siempre ha estado al servicio de la Santa Sede pero su influencia en los papas es innegable, muestra de ello es nuestro actual Papa Francisco I. Dejo la ciencia para el final (sé que te toca más). Uno de los colegios de jesuitas más famoso del mundo fue el de La Flèche, en Francia, y de él salió el gran Descartes y el físico y matemático, Mersenne, entre otros. Por las aulas de Jesuitas también han pasado biólogos como Spallanzani, naturalistas como Leclerc y Lamarck, astrónomos, físicos…
      Saludos

    • Hola Héctor,
      como puedes comprobar en el blog tiene cabida toda la Historia en el sentido más amplio de la palabra. Tengo preparado uno que colgaré en una o dos semanas que pienso te gustará. Trata de Taizé y el hermano Roger. 😉
      Saludos

  13. Pingback: Marcelino Champagnat “Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús” | franciscojaviertostado.com

  14. Pingback: [Marcelino Champagnat “Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús”] | Ultimate Wanker Press

  15. Pingback: Francisco de Borja, caballerizo, jesuita y fiel a su tiempo | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s