Las batallas navales del Coliseum

La Naumaquia de Ulpiano Checa, exhibida por primera vez en 1894. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Mientras siga en pie el Coliseo, seguirá en pie Roma. Cuando caiga el Coliseo, caerá Roma. Cuando caiga Roma, caerá el mundo (Beda el Venerable x. VIII)

El anfiteatro Flavio, más conocido como Coliseo de Roma podía albergar 50.000 espectadores siendo el edificio con más capacidad de la historia hasta el siglo XX. Todos reconocemos, sobre todo por las películas de Hollywood, el gesto del pulgar hacia abajo que determinaba la muerte de un gladiador vencido o el ¡Ave César! los que van a morir te saludan, que repetían los prisioneros condenados a luchar ante la impertérrita mirada del emperador Claudio, pero lo que muchos no saben es que no son más que mitos.

Su construcción se inició en el año 71 d.C. con el emperador Vespasiano, inaugurándolo durante cien días de festejos su hijo y sucesor Tito nueve años después. En su emplazamiento había existido anteriormente otro anfiteatro levantado cien años antes y en sus cercanías se erigía una colosal estatua de Nerón, de la que probablemente se adoptó el nombre de Coliseum.

 Los espectáculos (munera) eran patrocinados por ciudadanos y en algunas ocasiones se celebraban literalmente “combates navales” (naumachiae). Estos costosísimos espectáculos quedan documentados por primera vez con Julio César en el año 46 a. C. tras haber hecho construir una piscina cerca del Tíber y después por Augusto en el Campo de Marte, e incluso Claudio en el año 52 d. C., en el lago Fucino.

El emperador Tito ofreció dos naumaquias,  una en la piscina de Augusto -donde se enfrentaron miles de hombres- y la otra en nuestro Coliseum. Probablemente, entre el año 85 y 89 d.C  se construyó la compleja red subterránea de habitaciones de servicio que podemos ver en la foto superior, y que tras ser inundadas se posibilitaba su celebración.

Estos combates navales eran más sangrientos que las luchas de gladiadores y son en estos espectáculos donde se pronunciaba la célebre frase de …los que van a morir te saludan pues los vencidos no tenían otra salida que la muerte, en contra de las luchas de gladiadores. Los combatientes eran prisioneros esclavos de las contiendas bélicas y por tanto condenados a muerte.

Además del Coliseo de Roma también se celebraban en otros anfiteatros. En el de Mérida se han llegado a encontrar canales y una red de cloacas en su subsuelo con acueductos y aljibes que eran necesarios para poder inundar el foso y así simular auténticos naufragios.

El inconveniente que tenía el Coliseum, respecto a otros lugares donde ya se habían celebrado estos tipos de espectáculos, residía en el poco espacio del que disponían las naves para maniobrar. Durante el transcurso del espectáculo no se dejaba ningún detalle a la improvisación y se inundaba el foso para aparentar la navegación y la confrontación de los barcos decorados. Aunque el método empleado para su inundación es motivo de discusión actualmente debido al obstáculo de la arqueología por la profunda transformación que sufrió el subsuelo del Coliseum, lo que sí se sabe es que se podían alternar con rapidez los espectáculos terrestres y los acuáticos.

Las últimas naumaquias  se suponen en el año 109 con el emperador Trajano llegando incluso al año 248  con la celebración del milenario de Roma. En siglos posteriores también se han celebrado estos espectáculos aunque sin la grandiosidad de épocas romanas: Enrique II de Francia (1550) en Ruan; Napoleón (1807) en Milán e incluso en Valencia (1755) para conmemorar el centenario de la canonización de San Vicent Ferrer.

Si quieres ver una reconstrucción en 3D del Coliseum mira este video:

Links fotos:

Poniol60;  wikipedia

17 comentarios en “Las batallas navales del Coliseum

  1. Estos romanos que sanguinarios,pero como nos han engañado un poco con las pelis y como se lo hacian tener espectaculos en tierra y agua.
    No dejaran de sorprendernos estos romanos

    • Hola Esther,
      Es lo que tienen las películas, muchas veces muestran aspectos equivocados de la historia. Creo que muchas personas desconocen que en el Coliseo se celebraban auténticas batallas navales.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  2. Impresionante lo de las naumaquias. Es como si el Coliseo fuera un parque temático aunque, eso sí, sanguinario. Pero es increíble que en ese espacio realizaran o simularan auténticas batallas navales.
    Saludos,
    Héctor Castro

    • Hola Héctor,
      increíble pero cierto. La Antigua Roma nunca dejará de sorprendernos. Piensa en la infraestructura que se debería utilizar en nuestros tiempos para poder realizar una batalla naval en un campo de fútbol. Si pensamos que hace 2.000 años no disponían de las grúas, los ordenadores… aún lo hace más extraordinario.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  3. Hola Francisco
    Interesante … Debía ser una cosa entre espectacular y sanguinaria , sabrías decirme exactamente la profundidad de agua que podría haber en el foso ? O el tamaño de las galeras utilizadas ?
    Por otro lado quiero felicitarte por tu segunda novela , El escrito de Dios me atrapo desde el principio , y mas dede la parte relacionada con la edad media, hay un gran trabajo de documentación en general …por cierto el capítulo de los estudiantes me ha recordado mi vida estudiantil…
    Saludos
    Jordi

    • Hola Jorge,
      Interesante y sorprendente a parte de ser costosísimos de realizar. La profundidad del foso varía dependiendo de donde se realizaba el espectáculo. Julio César en el año 46 a.C. hizo construir un lago artificial en el Campo de Marte (cerca del Tíber) en el que participaron 1000 guerreros y 2000 remeros. Las naumaquias realizadas en los anfiteatros no debian de tener más de metro y medio de profundidad debido al problema que representaba su canalización de aguas. Respecto al tamaño de las galeras, estas debían ser más pequeñas que las reales aunque está documentada una naumaquia en el mar y probablemente en esta ocasión se emplearon las originales.
      Gracias por tu comentario respecto a mi segunda novela “El Escrito de Dios”. SIempre resulta un estímulo que te lean y te feliciten por tu trabajo. Aunque debo reconocerte que para mí no es un trabajo, es un placer.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  4. Pingback: Vomitorium: la confusión de un término | franciscojaviertostado.com

  5. Pingback: La bebida energética de los gladiadores no era ni la cebada ni el Red Bull | franciscojaviertostado.com

  6. Después de leer y ver escenarios de batallas campales escritas hace tiempo, uno se queda triste esperando más justicia. Cómo debe doler que se te echen encima, morir aplastado sin saber dónde quedaron tus brazos, sumido en galeras mortuorias. Esclavos condenados a luchar antes de que esclavicen sus ombligos y su sangre, mejor morir con rabia. Para bien o para mal, romperse la cabeza tratando no quedar tirado en el agua, ahogados, vacíos, sin alma. Ave César. ¡Qué destino! Ni en sueños, o quizá, sólo en sueños, sus sueños. Con qué desprecio se ve a los que sueñan sortilegios, atrapados en su red, náufragos de su odio. Sonrientes, pulgar abajo. Vencidos por quienes flotarán en ese mar artificial. Gracias, FJ, por el recuerdo de esos morbosos deleites del Coliseo Romano. Un abrazo, abrazado con la sangre.

    • Hola marimbeta,
      “pan y circo”, nada más. Era la manera de tener contenta a la plebe. Para algunos, la única manera de conseguir la preciada libertad, para otros, morir con dignidad.
      Un abrazo, con aires de liberación.

  7. Pingback: Un rayo, muchas indulgencias y la Reforma de Lutero | franciscojaviertostado.com

  8. Pingback: Aunque llueva puede que vaya, gracias al velum, otro invento romano | franciscojaviertostado.com

  9. Pingback: Claudio, un emperador y un enigma por resolver | franciscojaviertostado.com

  10. Muchas gracias Javier ,tengo una pequeña pagina en facebook y me “nutro” de tu bloog alguna vez .eso si poniendo siempre mi Fuente ….soy una abuela de 63 años y me sigue gustando informarme y Formarme ……Saludos

  11. Pingback: Programa matutino en el Coliseo: gladiadores contra bestias | franciscojaviertostado.com

  12. Pingback: Las Naumaquías, Otro Juego de los Romanos | bambinoides.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s