El arte de “oler” en la Edad Media

Sí, para qué negarlo, existen olores insoportables al sentido del olfato, de hecho, recurrimos a ingeniosos ingredientes para intentar neutralizarlos como el vinagre de manzana, la esencia de vainilla, el jugo de limón o el bicarbonato de sodio. Percibir un mal olor nos hace sentir incómodos e intentamos huir de él como si de la peste se tratara. Recientemente, la prensa se hizo eco de un suceso cuanto menos curioso. Un avión que despegó de Ámsterdam aterrizó de emergencia en Portugal el mes pasado, el motivo: el “insoportable” olor corporal de uno de sus viajeros. No, no es que la persona en cuestión -por cierto, se llamaba Andrey Suchilin, un músico ruso- tuviera alergia al agua y no se bañara en meses, sino que padecía de necrosis tisular, una infección que ocasiona la muerte de los tejidos y consecuentemente el terrible olor. El hedor que desprendía era tan intenso que provocó el vómito y desmayo de varios de los pasajeros del vuelo. Pocas semanas después Suchilin sufriría un fallo multiorgánico que le ocasionó un coma y finalmente la muerte.

Hubo un tiempo que a falta de tecnología y del actual saber científico, el médico debía llegar a diagnósticos empleando a fondo todos sus sentidos, el olfato también. Así, el cáncer, la gangrena, la tiña… emanaban un olor específico que ayudaba a su diagnosis y los médicos, seguidores del Corpus Hippocraticum, lo olían todo: la orina, las heces, las úlceras, los vómitos… algo que provocaba la burla de los cómicos griegos que nombraban a estos esforzados galenos como “comedores de excrementos”. El buen médico no debía (debe) rehusar el contacto con los malos olores y aún hoy en día debemos estar atentos a esa ventana de signos y síntomas que proporciona la observación del cuerpo enfermo. Encontramos ejemplo de ello en la fiebre amarilla, que huele como una carnicería; en la fiebre tifoidea, como pan integral fresco; en la insuficiencia hepática, como pescado crudo y en el coma diabético, como manzanas podridas.

Los perros tienen unos 300 millones de receptores de olor, los humanos “solo” cinco, y han sido entrenados para identificar algunos tipos de cáncer y diabetes. Caso aparte es el de esa mujer escocesa, Joy Milne, que con su capacidad olfativa podía saber si alguien padecía de Parkinson oliendo su camiseta, según ella, presentaban un olor “como a madera” ¡Increíble, pero cierto!

La Medicina hipocrática y galénica

En la Grecia antigua, los médicos hipocráticos debían primero conocer certeramente si una persona estaba o no enferma, y si padecía de algún mal, saber si este era incurable, en tal caso, debían abstenerse de intervenir. Después, comenzaba la etapa diagnóstica (katástasis) en la que debía tener presente el entorno del paciente, la exploración sensorial, la anamnesis o interrogatorio y finalmente, el razonamiento conclusivo. En base a todo ello, la experiencia del médico era determinante para el acertado diagnóstico.

El erudito y eclesiástico hispanogodo, Isidoro de Sevilla, describe hacia el año 634 en sus Etimologías, muchas enfermedades en base a esta exploración sensorial. El olor fétido, el color de fuego o el color de oro, serán propios de la hidropesía, la erisipela o la ictericia, respectivamente.

Durante la Baja Edad Media, el médico se apoyaba en dos aspectos básicos para llegar al diagnóstico: el examen de la orina y el pulso. Estos, junto a la inspección, palpación y percusión del cuerpo resultaban determinantes a falta de otros medios. Se vinculaban ciertas enfermedades a la falta de higiene y a la corrupción del aire, al quedar infectado por el hedor que emanaban y ser los transmisores del mal al introducirse por los poros abiertos de los cuerpos vulnerables.

Traje que usaban los médicos para no contagiarse de la peste. Usado como protección contra la enfermedad, los doctores vestían una toga de cuero con un manto y una mascara. Hierbas y esponjas remojadas con vinagre eran puesta dentro de una protuberancia en forma de pico para filtrar el aire.

En aquél tiempo, se asociaba a los aromas y perfumes una connotación positiva y en el caso concreto de las especias se apreciaban por presentar la propiedad de airear los humores, permitir su evacuación y actuar como purgantes. Si la enfermedad se expandía a partir de los malos olores, no es de extrañar que se utilizaran los buenos olores para combatir y neutralizarlos purificando la atmósfera y protegiendo al médico. En las epidemias de peste resultaba imprescindible que el médico indicara neutralizar los malos olores con hogueras y fumigaciones con azufre y salitre, e incluso, vinagre. Tratadistas como el licenciado Forés de la afamada Universidad de Salamanca, en su Tratado útil contra la Peste, aconsejaban preparaciones olorosas distintas si se trataban de pobres o nobles. Para los primeros, “yeruas de buen olor calientes o frías según el tiempo”, para los más pudientes, preparaciones aromáticas “fecho pomo por mano de boticario segun arte”, o como indicaba Veasco de Taranta con ámbar, incienso, aloes, azafrán, canela…

El afamado médico del siglo XVI, Damián Carbón, galenista arabizado como se le reconoce, autor del Libro del arte de las comadres, madrinas y del regimiento de las preñadas y paridas y de los niños, reconocía el buen esperma del varón “por su color y por su odor si fuere agudo fetido: como se echa sobre algún lugar” y la buena leche materna si ” sea su odor bueno suave, no malo, ni fetido porque significaría putrefacción”. En cuanto a la fertilidad, nada de complicadas técnicas ecográficas o analíticas, simplemente se fumigaba desde la vulva, donde ascienden los vapores hasta la boca o la nariz y así puede el médico comprobar el grado de fecundidad de la paciente “(…) puesto un grano de ajo en la vulva de la muger que este por buen espacio: si sintiere el olor en la nariz y el sabor en la boca no es por su parte la esterilidad”. 

Los tiempos cambian, por fortuna a mejor en lo que a la medicina se refiere, pero el cuerpo nos sigue hablando y hemos de estar atentos a lo que nos dice. Sí, la ciencia y el progreso es innegable y nos ayuda, pero no debemos olvidar nunca esta… “Medicina de los sentidos”.

Links fotos:

alberto marin mendoza; anagoria

13 comentarios en “El arte de “oler” en la Edad Media

  1. Excelente articulo, y evidencia que la medicina era una ciencia y un arte, hoy solo es una tecnica…Un abrazo dese el alma

    • Gola azulilusion,
      reemplazar el tejido o los órganos dañados, la genética, la reproducción asistida, la neurocirugía… son tantos los avances médicos (y los que llegarán) que no podemos negar todo lo positivo que hay en ello. Sin embargo, como bien dices, la medicina debe seguir siendo lo que ha sido durante miles de años, también un arte muy humano. No tratamos síntomas ni órganos, sino pacientes, y esto en ocasiones se nos olvida. Lo ideal: unir ciencia, arte y humanismo.
      Abrazos

  2. Ahora los médicos utilizan poco el olfato; rápidamente tiran de escáner, RM, TAC…, a veces -en mi opinión- un poco alegremente. Pero eso sí entre oler con la nariz y “oler” con imágenes si dentro de nosotros se cuece algo malo, me quedo con las imágenes, claro.
    Un abrazo, Fco. Javier

    • Hola Juan Carlos,
      disponer de estas pruebas diagnósticas se convierte en algo imprescindible en la práctica médica actual, de hecho, son los propios pacientes que las solicitan/exigen en más de una ocasión sin criterio alguno. Sí, lo “fácil” sería pedirla (claro, esto depende del país y de si nos encontramos practicando medicina pública o privada) pero es entonces que debemos anteponer y actuar con verdadero sentido y criterio médico.
      Abrazos 😉

  3. Qué interesantes notas sobre el olfato en el diagnóstico! Me pregunto si actualmente les enseñan sobre esto a los médicos. También me parece recordar que, en la película sobre el niño-emperador chino, unos monjes o personas que cuidaban de él olían su orina y heces antes de tirarlas. Y también me recordó una circunstancia personal: yo tuve una tía a la que iba a visitar y, de vez en cuando, me quedaba a dormir en su casa, en la cama de al lado, y me pasó que empecé a sentir un mal olor que salía de sus expiraciones; como un año después resultó enfermar de cáncer. Y, a veces, me pasa tener que correrme de al lado de alguna persona en el bus y no es que huela a transpiración fuerte o a mala higiene o a dentadura en mal estado, siento que es otra cosa y como que, si no me corro de su lado, me da náuseas. Tal vez, tenga que ver con lo que vos contás en esta entrada. Saludos!

    • Hola Norma Luz,
      en mis tiempos de estudiante solo se mencionaba (casi anecdóticamente) así que es más que probable que en la actualidad tampoco se incida mucho en ello. En cuanto a la capacidad de distinguir los diferentes olores no cabe duda de que hay personas que tienen desarrollado ese sentido mucho más que otras, probablemente sea tu caso, aunque eso pueda tener más consecuencias negativas que positivas… 😉
      Saludos .

  4. La máscara me pareció genial, con su capacidad de recibir esponjas impregnadas en vinagre.
    Cuanto avanzo la medicina!
    Yo debo la vida a un médico que me diagnosticó fiebre reumática a los once años, y recuerdo que me hacía los exámenes de orina en su consultorio, el cual tenía un pequeño laboratorio. Previamente siempre la olía.
    Debo agradecer a mi madre que me cuidó durante dos años, que estuve en cama, y al remedio que me daban que me hacían sentir chiflidos en lo oídos.Otros tiempos, otras posibilidades..Es bueno no olvidar el pasado.
    Abrazos y hasta pronto.

  5. Oye Francisco, que me gustaría verte con la capucha esa puesta. Nada es broma. Qué interesante esta entrada. Como nota curiosa, hoy llevé a mi perrita al veterinario porque sospechaba que tenía una infección en los oídos, olía mal… Ahí con el tema, tenía una infección definitivamente. Es cierto lo de los olores y hasta podría decirte que los diabéticos huelen dulces. Son mis observaciones. Un beso.

    • Hola melbag,
      … pues debo decirte que intenté hacerme con una de ellas (me gustan estas cosas) Por cierto, tengo un esqueleto desde hace más de 25 años en casa que hasta le puse nombre: Rodolfo ¡Ja, ja, ja! Ya ves, cosas de médicos
      Besos

      • Me gusta el nombre… Un niño de mi colegio se llamaba Rodolfo y es el único que conocí que llevara mi apellido en Puerto Rico. Cosas de la vida. ¿Será su esqueleto? Me gusta el nombre, quizás me inspire para hacer una de mis historias… Jajajaja También los escritores tenemos manías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.