¿Destruir o no destruir las muestras del virus de la viruela?

800px-Smallpox_vaccine

Rahima Banu, una niña de dos años de edad de Bangladés, es el último caso de viruela en su tipo Variola major diagnosticado en todo el mundo, era octubre de 1975. Poco después, en 1977, se hizo público el caso de Ali Maow Maalin, un hombre de 23 años de Somalia, el último de Variola minor contraída de forma natural. El 8 de Mayo de 1980 la Asamblea de Salud declaró el mundo libre de esta enfermedad siendo, junto a la peste bovina, las dos únicas enfermedades totalmente erradicadas por el ser humano.

Rahima_Banu

Rahima Banu en 1975.

Aunque no es tan contagiosa como la gripe, el sarampión o la varicela, muchos consideran el virus de la viruela como el más letal de la historia siendo el responsable de la muerte de millones de personas durante miles de años, tanto en Europa -devastó a la población en el siglo XVIII- como en América, cuando la llevaron los conquistadores infectando a los indígenas, que carecían de inmunidad, ayudando a la invasión de los españoles y siendo probablemente la causa de la muerte del monarca inca Huayna Capac.

Se sabe de su existencia ya desde el año 10.000 a. C. provocando sucesivas epidemias, siendo la major la más frecuente y grave con una tasa de mortalidad que alcanza el 30%. En la India, la atribuían a una “bendición” de la diosa Shitalá, acudiendo a adorarla cuando enfermaban provocando que aumentara su expansión al contagiarse tanto en fase prodrómica (antes de la clínica) como durante los primeros 10 días del inicio de la erupción cutánea por contacto directo y prolongado, por los fluidos corporales infectados o por los objetos contaminados.

La sagacidad de un monje taoísta del siglo X d. C. hizo que ya entonces se practicara la inoculación preventiva de la viruela en la capital del imperio chino. Y siglos después, la británica Lady Mary Wortley Montagu observó durante un viaje a Turquía que las mujeres que se pinchaban con agujas infectadas con pus de viruela de las vacas no sufrían la enfermedad. En un acto de no poca temeridad, inoculó el pus primero a sus hijos, comprobando que no enfermaban, para después extender este procedimiento a otras personas. El éxito conseguido chocó frontalmente con la oposición de la iglesia y de la clase médica del momento, hasta que Edward Jenner desarrollara la vacuna en 1796, publicando dos años después su trabajo acuñando el término de variola vacccine (viruela de la vaca).

erradiación viruela

Fotografía tomada en 1980 por el CDC en el que se pueden ver a tres ex directores del Programa Mundial para la Erradicación de la viruela como leen la noticia de que la viruela había sido erradicada en una escala global. De izquierda a derecha, Dr. J. Donald Millar, quien fue Director 1966-1970 y recientemente fallecido; Dr. William H. Foege, quien fue director desde 1970 hasta 1973, y el Dr. J. Michael Lane, quien fue director de 1973 a 1981.

Han pasado casi doscientos años desde entonces, ganando por  fin la batalla contra el virus. Un éxito médico sin precedentes gracias a la colaboración coordinada de los países.  Aunque se acordó destruir el virus en su totalidad antes de finalizar el año 1993, esto nunca ha ocurrido, guardándose oficialmente dos muestras del virus en estado criogénico, en el Instituto VECTOR de Novosibirsk (Rusia) y en el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (Estados Unidos), y es aquí donde se inicia la polémica: unos consideran imprescindible que no se elimine porque se sabía muy poco sobre la forma en que mutaba el virus (la vacuna se elaboró empíricamente, sin conocer con detalle su estructura o su forma de infectar), mientras que otros sugieren que esas muestras podrían ser utilizadas como armas biológicas, pudiendo provocar la muerte de cientos de millones de personas en todo el mundo hasta que no se dispusieran de nuevas vacunas, además ¿quién asegura que no hay muestras en algún otro lugar? En este sentido se manifestó el portavoz del Centro de Control de Enfermedades, Tom Skinner, que encontró en un almacén olvidado del campus del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, en Bethesda, 16 viales de cristal marcados con la etiqueta “viruela” en una caja llena de algodones.

(Left)_face_of_a_man_suffering_from_smallpox;_(right)_vaccin_Wellcome_L0027419Tras los ataques del 11 de Septiembre el temor a otro ataque terrorista hizo que el gobierno estadounidense fabricara vacunas suficientes para su población y algunos países han solicitado las suyas propias, no solo para el personal de riesgo sino para cubrir a todos sus ciudadanos. Quizás, si realmente existe un riesgo y para evitar en el futuro una demanda masiva en tan poco tiempo -inasumible por otra parte- todos los gobiernos que lo soliciten deberían disponer de la vacunas necesarias para afrontar tal situación, de lo contrario las consecuencias serían catastróficas.

Para saber más:

CDC

Niveles de bioseguridad

Link foto:

Wellcomeimages.org

34 comentarios en “¿Destruir o no destruir las muestras del virus de la viruela?

  1. Es una asignatura pendiente lo de la guerra biológica. El ser humano cada día se protege más pero piensa poco en los demás.
    Buen articulo.

    Saludos.

    • Hola Francisco,
      y no es algo nuevo de nuestros tiempos. Antes del siglo XX ya se practicaba la guerra biológica envenenando la comida y el agua con material infeccioso y usando toxinas o animales vivos o muertos. Alrededor del año 1200 a. C. encontramos el incidente documentado más antiguo del uso de guerras biológicas, concretamente cuando conducían a víctimas de peste hacia tierras enemigas, según explican textos hititas. Y en los poemas de Homero que cuentan la Guerra de Troya, se untaban con veneno lanzas y flechas.
      Claro está que no eran tan letales como la toxina botulínica pura, con un gramo se pueden matar a 10 millones de personas, y si hacemos el cálculo, con 600 gramos… ¡a TODA LA POBLACIÓN MUNDIAL!
      Un saludo

  2. Realmenter “nosotros” no podemos hacer gran cosa, si a las potencias les dá por alamacenar y algún día desparrarmarlas por el mundo, que podemos hacer nosotros? Como siempre son esos pocos que llevan la voz cantante en el mundo, y a ellos estamos sometidos.
    Estupendo Francisco…

    • Hola Rosa,
      tristemente cierto. En el caso de la viruela tenemos la opción de fabricar las vacunas que nos protegerían ante nuevos brotes de la infección, el problema: hacer el número suficiente de ellas para proteger a todo el mundo de todos los países.
      Pero no solo la viruela nos debería preocupar en este sentido: ébola, anthrax, cólera, brucelosis, virus de Marburgo, tifus, fiebre amarilla, muermos, shigella… todas ellas potenciales armas biológicas con una infectividad elevada, potentes y con capacidad de disponer la vacuna que nos protegiera. Si a esto unimos el hecho de que su producción no es excesivamente complicada y que pueden ser dirigidas fácilmente a un objetivo concreto, hacen que sean consideradas en la actualidad armas biológicas potencialmente peligrosas.
      Abrazos y buen finde.

  3. Poco puedo decir sobre tu instructivo artículo, Francisco Javier, sino felicitarte una vez más. Si bien conocía los antecedentes de la vacuna (Por provenir del pus de las pústula de la vaca, se popularizó el genérico”vacuna”), la respuesta a la pregunta te corresponde más bien a ti como médico.
    ¿Podemos estar seguros de que está realmente erradicada?. ¿Tenemos suficiente información de todas las regiones de la Tierra, incluso las más remotas?. Yo creo que no; pero esto es solo mi opinión.
    ¿Las muestras conservadas sirven para algo más que para un ataque terrorista?. ¿No quedamos en que la vacuna se obtiene del pus de las pústulas de las mamas de las vacas?. En ese caso, puede obtenerse vacuna para todo el mundo, mientras haya vacas, digo yo.
    Gracias por tu artículo y las respuestas que sin duda nos vas a dar, y buen fin de semana. Un abrazo, amigo.

    • Hola Luis,
      no, yo no puedo dar una respuesta a la pregunta que se plantea en el título del post de hoy. Aunque la lógica nos hace pensar que se deberían destruir, hay muchos aspectos del virus que se desconocen siendo uno de ellos la posibilidad de que mute ocasionando otra epidemia mortal sin contar con los medios suficientes para combatirla. Que se tenga la oportunidad de seguir estudiando este virus puede ayudar a encontrar una solución ante esta posibilidad, remota, pero real.
      Mientras me documentaba para el artículo encontré una manera curiosa pero desagradable a la vez utilizada para la guerra en tiempos antiguos: atar un cadáver a una persona viva. Así, debía cargar con el muerto haciendo que su composición le provocara enfermedades en poco más de una semana. Cruel para el condenado pero también para el fallecido porque no le dejaban en paz ni muerto.
      Abrazos

  4. Destruir o no destruir el virus de la viruela es un gran dilema cuando surgen dudas. Lo que anda mal es la duda sobre todo porque ya no hay duda posible. Es esa oscuridad mostrada al reaccionar tarde especialmente porque todo está claro. Ante todo. hay que proteger el nivel de bio-seguridad. No es momento de indecisiones, sobretodo cuando aparecen los primeros brotes. El mayor peligro se da cuando las células comienzan a reventar liberando millones de virus. Una vez comenzado las erupciones por la boca y el paladar se ven surgir enormes máculas, contagio extremo, imparable. El cuerpo se llena de brotes pustulentos, difícil permanecer sentado, sólo al borde del asiento o en cama, esperando tristes desenlaces. Por eso, la variolación es extremadamente peligrosa por no poder controlar la virulencia… nunca actuar tarde contra ese mal. Basta recodar hombres notables que la contrajeron : George Washington, Lincoln, Mozart, Beethoven y hasta el propio Stalin. Muchos se quedan ciegos por úlceras en las córneas. Gracias, FJ, por mostrar flagelos contraídos por el virus Variola rex. Un abrazo sin contagios, inmunizado, por si no está erradicado.

    • Hola marimbeta,
      asusta el solo hecho de pensarlo. Y no solo por las cifras de afectados que se pueden manejar al hablar de estas epidemias sino en la selectividad extrema que se puede conseguir con ellos. Pensando en el ántrax, las esporas del bacilo pueden dirigirse a una persona en concreto. Sí, asusta el pensarlo.
      Abrazos dirigidos.

  5. Como siempre, interesantísimo artículo. Al respecto recomiendo una reciente novela, muy bien escrita y muy amena, titulada “A flor de piel”, de Javier Moro, sobre la expedición de Balmis, patrocinada por el Rey de España, a la sazón Carlos IV, quizás la primera expedición de vacunación mundial, que tanto contribuyó a la salud mundial.

      • Muchas gracias por tus amables palabras, y por supuesto que te autorizo para el enlace. Es un honor. Un cordial saludo, y gracias por tu blog.

  6. Por lo visto siempre estamos en riesgo de que un loco decida atacarnos con alguna enfermedad tan mortal como esta. Por eso, no podemos vivir con miedo. Si vivimos con miedo, dejamos que estos locos nos ganen. Como siempre me encantó tu artículo. Gracias.

    • Hola melbag,
      aunque cueste no debemos de dejar de confiar en los gobiernos y en los organismos que controlan estas enfermedades. Por fortuna en la actualidad se dispone de medios rápidos y eficaces de actuación que hace poco menos de un siglo eran impensables. Hay que ser optimistas… aunque cueste.
      Abrazos y buen finde.

      • Coincido contigo en que hay que ser optimistas. No creo que nuestro gobierno quiera una desastre biológico y supongo que también está preparado para cualquier emergencia. Abrazos a ti también. Buen finde.

  7. Magnífico artículo.
    Me ha pasado siempre, FJ, cuando hablamos de virus, me asusto. Mi EPOC y alguna que otra cosa me hacen muy vulnerable. Voy a omitir de mi memoria, tu último párrafo.

    • Hola Enrique,
      en mi ánimo no estaba el asustar a nadie (y menos a ti) Para contrarrestar tus temores dejo un chiste sobre virus…

      Un turista americano se va de viaje a la China. Durante su estancia fue promiscuo sexualmente y no tomó precauciones. Una semana despues de llegar a su casa en Estados Unidos descubre que su pene estaba lleno de unas manchas verdes y moradas. Horrorizado, se va a ver al médico, quien ordena unas pruebas y le dice:
      “le tengo malas noticias, está infectado por el virus de Mongolia. Es extremadamente raro y poco conocido aqui. Casi no sabemos nada de él. Lo siento pero no hay cura. Vamos a tener que amputarle el pene. El hombre grita de horror ¡Nooooo! ¡Quiero una segunda opinión!

      Al dia siguiente el hombre se busca un doctor Chino, esperando que sepa más de la terrible enfermedad. El doctor lo examina y proclama, “¡Oh! VIRUS DE MONGOLIA, MUY LALA ENFELMEDAD”.
      Si… Si… Ya eso lo sé, pero ¡qué puede hacer usted; el doctor americano quiere amputarme el pene!, responde el hombre perdiendo la paciencia.

      El doctor Chino se rie moviendo la cabeza, “ESTUPIDO DOCTOL AMELICANO! SIEMPLE QUIELE OPELAL, PALA HACEL MAS PLATA. NO SE NECESITA OPELAL!

      ¡Gracias a Dios!, contesta el paciente.

      NO SE PLEOCUPE, dice el doctor,……¡EN DOS SEMANAS SE CAE SOLITO!

      Aunque pensándolo bien… creo que puedo haberte creado más angustia 😉

      Abrazos

  8. Excelente, Francisco Javier, esto pone de manifiesto la triste constante de que el hombre es un lobo para el hombre. Mientras los hombres de ciencia con verdadera vocación de servicio y altruismo luchan contra plagas que diezman poblaciones, los grupos de poder hacen todo lo contrario por sus insensatas ambiciones. Aunque como dices, quisiéramos ser optimistas, pero en casos como este es realmente alarmante. Y hablando de virus, lástima que no podré celebrar a lo grande mi día mañana, 😉 porque precisamente hoy amanecí con gripe… Espero que tú sí disfrutes de un bonito fin de semana en familia. Saludos.

    • Hola Capullanita,
      cuando veo por los medios de comunicación a jóvenes pero millonarios futbolistas, a hombres y mujeres de la prensa rosa que lo único que hacen es mostrar su vida privada e insultar a otros (de su misma especie), a ladrones con corbata y trajes caros… todos ellos encumbrados al nivel de héroes, referentes de niños y adultos, mientras nadie conoce a estos científicos que consagran toda su vida al estudio y avance de la Ciencia para salvar no una sino millones de vidas, erradicar enfermedades, curar el cáncer…No puedo hacer otra cosa que entristecerme por la bajeza de nuestra escala de valores.
      Saludos y ya sabes, leche calentita, miel y cama, mucha cama.

  9. Asusta al pensar lo que pueden llegar a hacer..
    Soy optimista por eso creo que habría que conservarlo….por las dudas…
    Un buen fin de semana..

  10. Hola Francisco Javier,
    me ha gustado mucho tu artículo!
    Desde luego, las guerras biológicas dan respeto, pero hay tantas bacterias o virus patógenos que pueden matar!
    Muy bueno tu chiste….. me he reído mucho!
    Feliz fin de semana!

    • Hola Yvonne,
      ya sabes que me gusta el humor al igual que nuestro amigo Enrique, aunque él siempre nos sorprenderá cada día un poquito más con sus pensamientos y reflexiones tan agudas, tan perspicaces y tan ciertas.
      Abrazos y… a comer castañas.

  11. Hola Francisco,
    Te leo y se me pone el “pelo de punta” La lucha biológica siempre es una amenaza que existe sobre nosotros, pero… ¿sería razonable destruir por completo el virus? No lo sé. Me dejas pensando la respuesta.
    Besetes…

  12. Como alguno ha comentado, Javier Moro cuenta en A flor de piel como llego la vacunación de la viruela a los países del imperio en América. Realmente seria terrible q apareciera nuevamente, como otras infecciones q has enumerado. Confiemos en el buen criterio de los poseedores de estas”armas letales”. Un abrazo.😊. PD. Muy bueno el chiste de la segunda opinión y de lo q piensan los chinos de nosotros…jajaja

  13. Uff! Un tema peliagudo. Sinceramente, y llevo pensándolo ya tiempo, sigo sin saber si sería bueno destruir las últimas muestras o guardarlas. Los defensores de ambas propuestas tienen buenos argumentos, y yo no soy un experto en el tema como para poder dar mi opinión. En todo caso, confío en que los científicos están tomando mejores decisiones que las que yo podrá tomar.
    Eso sí, me ha gustado muco cómo nos has contado los antecedentes de la enfermedad y las historia de aquellos que la erradicaron, unos héroes de verdad.
    Felicidades Francisco por tan interesante entrada, concisa y bien expiicada.
    Muchas gracias y un abrazo!

    • Hola Jesús,
      mi intención a la hora de incluir este post en el blog era precisamente esa, hacernos reflexionar en algo que nos puede afectar a todos y de lo que parece que solo unas pocas personas en el mundo tienen la última palabra. En ocasiones la respuesta no es tan sencilla de lo que puede llegar a parecernos.
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s