Los sarcófagos de Tutankamón

tumba tutankhamon

Cuando Belzoni regresó a Europa en 1819 después de realizar sus descubrimientos en Egipto estaba convencido de que no quedaba nada en el Valle de los Reyes por descubrir. Sería el genial Champollion quien descifraría pocos años después el verdadero significado de ese lugar aventurándose a afirmar que era la necrópolis de los faraones de Tebas y por tanto debían quedar muchos más tesoros ocultos bajo su arena. Pero tras su muerte, el olvido volvió a ser general.

El emperador Bizantino Teodosio I cerraría todos los templos paganos de su Imperio en el año 391 y puede que el último sacerdote capaz de leer los jeroglíficos muriera en el siglo V, perdiéndose así la posibilidad de entender el significado de esos misteriosos símbolos milenarios. Los antiguos egipcios pensaban que sus almas sobrevivirían mientras siguiera recordándose al fallecido y para que nunca se olvidaran se grabaron en piedra los nombres de los faraones en las construcciones que ordenaron edificar y en sus tumbas. Pero también podemos encontrar este nombre sagrado (de hecho a partir de la dinastía V tenían cinco o más) en lo que los soldados de Napoleón designaron como cartucho (shenu) que gracias a Champollion se pudieron descifrar dando nombres a los ocupantes de esas tumbas. Lástima que todavía no sepamos cómo sonaba realmente su lengua y por tanto no podamos hablarla, solo leerla.

No será hasta que el equipo de Theodore M. Davis descubriera en 1907 la cámara (tumba-pozo) llamada KV54, pensando erróneamente que se trataba de la tumba del faraón Tutankamón al encontrar en ella objetos funerarios que le pertenecían y una caja de madera dorada con su nombre y el de su esposa Ankhesena-món. Nada más lejos de la realidad pues eran piezas pertenecientes a otra tumba real, la descubierta quince años después por Howard Carter bajo los restos de las viviendas de los trabajadores de la época ramésida y conocida como KV62. Davis murió unos años antes de que Carter hiciera su gran descubrimiento aunque solo dos metros (literalmente) le separaron de descubrirla él.

Lejos de lo que muchos todavía piensan, esta tumba también fue profanada y saqueada con anterioridad, no una sino dos veces, estimándose que el 60% de las joyas que allí se dejaron con el faraón fueron robadas. Parece ser que algunos funcionarios de la necrópolis decidieron trasladar precipitadamente algunas de ellas a la tumba KV54 para intentar salvarlas de los ladrones en su primer saqueo. Esto no impidió que cuando Carter entró en su interior encontrara más de 5.000 piezas que estudió, catalogó y trasladó al Museo Egipcio de El Cairo durante ocho años, y entre todas ellas destacan los tres sarcófagos en cuyo interior descansaba la momia del faraón.

Siempre me había preguntado cuál era el motivo de enterrar a los faraones en varios ataúdes superpuestos y no en uno como el resto de los mortales. Pero claro, un faraón o un alto funcionario del antiguo Egipto no eran personas cualesquiera e hicieron lo imposible para conseguir esa anhelada vida eterna. Es en el Imperio Nuevo que se populariza el ataúd antropomórfico y la costumbre de dejar en la tumba estatuas Ushebti que trabajarían para ellos en la otra vida (en algunas se han encontrado hasta cuatrocientas). Los egipcios pensaban que el oro era la materia con la que estaba hecha la carne de los dioses y el lapislázuli sus cabellos así que no escatimaban en medios para construir esos sarcófagos con estos materiales y poder ofrecer al faraón el aspecto del Sol-Re.

sarcófago de tutankhamón

Protección de la momia del rey: Capillas doradas: 1, 3, 4 y la silueta negra no marcada Sarcófago de cuarcita: a Ataúdes antropomorfos: b, c, y d Marco de madera dorada con palio de lino: 2.

En el caso del descubrimiento del sarcófago de Tutankamón, Howard Carter no podía dar crédito a lo que tenía delante. Imaginaros qué debió sentir cuando se encontró delante del gran sarcófago rectangular de cuarcita que contenía los tres sarcófagos antropoides.

El primero, de 224 cm. de longitud, es de madera de ciprés cubierta con una lámina de oro y las imágenes de Isis y Nephtys con las alas extendidas. En la cubierta, el rey se muestra en relieve con los brazos cruzados sosteniendo en las manos el cetro y el flagelo. El segundo sarcófago, de 204 cm. de largo, también es de madera (en este caso no se ha identificado cuál) laminada en oro. Y el tercero es el más impactante con sus 187 cm. de longitud y 110 kg. de peso de oro macizo. Originalmente estaba cubierto con una capa de betún endurecida por el tiempo, y tras eliminarla, apareció la imagen del faraón. De igual forma que en los otros sarcófagos se puede ver al rey con los brazos cruzados sobre el pecho como Osiris, cubierto además de collares y un pectoral.

Tras levantar la tapa de este pesado sarcófago es cuando Carter pudo observar la máscara de oro batido y lapislázuli, maravilla entre todas las maravillas, y la momia envuelta en un sudario repleta de amuletos y alocuciones de todos los dioses a modo de bienvenida con inscripciones grabadas en láminas de oro. La máscara no era tanto ornamental sino más bien un talismán que le protegería, permitiéndole renacer como una divinidad en el Más Allá gracias al texto del Libro de los muertos que se encuentra en su dorso y que le conectaría con los dioses. Su pectoral, hecho de piedras semipreciosas, y sus pies, calzados con unas sandalias de oro dejando entrever su dedos forrados también en oro, terminarían de sobrecoger al arqueólogo.

¿Puede haber algo más extraordinario que esto?

Para saber más:

Fotos de los sarcófagos y otros objetos de la tumba de Tutankamón

Lista de Gardiner

Cómo  resolver el enigma de los jeroglíficos

Links fotos:

MerceSehetepibra

28 comentarios en “Los sarcófagos de Tutankamón

  1. El comtemplarlo todo “en situ”, quedá el espectador con la sensación der ser una hormiga ante tanta belleza y las horas que tuvierron que emplear cientos de trabajadores en aquellas obras. Obras que llevamos cientos de días admirándolas o de cerca o por lo que podemos ler y ver en algunos reportajes.
    Es estupendo que amplies datos qwue quizás conocemos.
    Abrazo faraónico..

    • Hola Rosa,
      pues parece ser que esto no es más que el principio. Supongo que has oído estos días en los medios de comunicación un hallazgo en esa tumba que podría acabar siendo el descubrimiento del siglo XXI. Se piensa que el enterramiento de Tutankamón se realizó en la parte exterior de una sepultura ya previa y apoyados por la tecnología del radar se acaba de hacer público el descubrimiento en los muros oeste y norte de la tumba de unos espacios huecos detrás de la pared que muchos consideran que son “una tumba dentro de una tumba”. Las autoridades egipcias consideran con un 90% de posibilidades de que es una cámara oculta que podría contener un ajuar tan increíble como el descubierto por Carter (en la pared oeste) y en su pared norte, un pasaje que llevaría a una cámara funeraria. Y es aquí donde vuela la imaginación… La hipótesis sitúa ese lugar como la tumba de Nefertiti (consorte y probable sucesora de Akenatón) o Kiya (la segunda esposa de Akenatón y madre de Tutankamón), o Meritatón (la primogénita de Akenatón y Nefertiti). National Geographic ha comprado las primicias de estos descubrimientos (hecho que demuestra la importancia que tienen) y es probable que en los próximos tres meses se desvele la verdad. ¡Apasionante espera!
      Otro abrazo ilusionante

  2. Es admirable, a la vez que increíble la riqueza de esta tumba, perteneciente a un faraón de mínima importancia en la historia de Egipto. Efectivamente, al parecer fue saqueada dos veces, pero posteriormente debió de volver a ser acomodada y revisada, pues cuando Howard Carter descubrió la entrada , al parecer encontró el sello de la ciudad de Tebas estaba intacto.
    También es de señalar que cuando se examinó la momia en sí, esta se encontraba en peor estado de lo que cabría esperar.
    En cuanto a la pronunciación de los jeroglíficos, es cierto que no sabemos cual sería su pronunciación. Pero muchos eruditos sospechan (como en su día señaló el mismo Champollion), que es muy probable que la lengua que emplean los cristianos coptos en sus ceremonias religiosas (igual que hasta hace poco la Iglesia Católica, usaba el latín), no es otro que el antiguo egipcio, y él empleó en gran parte la sintaxis de dicha lengua para descifrar la famosa Piedra Roseta. Además, veo muy difícil (por no decir imposible) que en los tres mil años de la historia de Egipto (según los cálculos más conservadores) la lengua no evolucionase en todos sus aspectos.
    Gracias por tu interesante artículo, Francisco Javier, y feliz semana.

    • Hola Luis,
      una de las cosas que más me sorprende de la antigua civilización egipcia es precisamente que perdurara durante tantos milenios. Sus costumbres, su tecnología, su religión, su lengua… Creo que en la actualidad no hay ninguna que pueda decir lo mismo en el futuro, aunque claro, puede que la Humanidad tal como la conocemos hoy en día, no sobreviva 3.000 años (al paso que vamos…)
      Abrazos y buen fin de semana

  3. Gracias Franciscojaviertostado: por este artículo qué nos abre nuevos horizontes hacia la cultura egipcia; años de trabajo arduos de estudiosos de esta disciplina, nos abren el camino del conocimiento y, qué decir del gran Champolión, qué nos dió la llave de esta insigne y legendaria cultura, qué decir también de los arqueólogos que han trabajado incansablemente.

    • Hola Alejandro,
      como le decía a Rosa (unos comentarios más arriba) son los arqueólogos, apoyados con las nuevas tecnologías, los que seguirán abriéndonos los ojos a las maravillas que siguen ocultas bajo la arena.
      Un saludo

  4. Me encanta todo lo que tiene que ver con estos misterios, no tan misteriosos ya, de las tumbas de Egipto. En especial la del Rey Tutankamón. Es impresionante todo lo relativo a esas culturas milenarias y como se han preservado estos tesoros a pesar del tiempo. Gracias por tu reportaje. Un abrazo.

  5. Sarcófagos enterrados destapados en sus propias tumbas comunicándose en su propio idioma, Jeroglíficos entendidos sólo por ellos. Oraciones yuxtapuestas. Pueblos alucinados. Sus posiciones de pie imaginadas como reflexionando sobre la unidad y coherencia del mundo dejaban el pensamiento en el por-venir… incierto para todos. De seguro, en sus tumbas, recibían visitas de día y de noche, antes de que la comunidad humana los olvidara con el correr de los años. Decir que, las tribulaciones, producto de equivocaciones, conturbaba sus vidas por los cambios operados y; los saqueos en esas tumbas era cosa natural, que no se apesadumbraba, permaneciendo siempre idéntica, variando en su quietud acelerada por los cambios climáticos que dejan secuelas desde hace miles de años. Descubiertos, sus rostros, los mismos de siempre, de todos los siglos, inmutables, con la misma mirada… como si el tiempo no pasara. ¡Cuánta desesperación nacida de esta quietud que no se mueve! Pura desdicha abstracta del pensamiento puro, el de ellos. Gracias, FJ, por mostrar sarcófagos de seres viviendo en prisiones como seres naturales condicionados y encerrados en su mundo, lejos de este mundo real. Un abrazo, sin escapatoria por estos descubrimientos de sarcófagos superpuestos descubiertos al amanecer.

    • Hola marimbeta,
      quisieron pasar a la inmortalidad, buscaban la Vida Eterna, esperaban descansar del mundo terrenal y gozar con los dioses. Sí, puede que alguno encontrara todo lo que anhelaba pero muchos otros no, quedando expuestos a la mirada de miles de personas, eso sí, con el respeto que merecen por ser protagonistas de grandes capítulos de la Historia.
      Abrazos Reales.

      • Claro, muchos veneran sus imágenes con todo el respeto que se merecen. La historia los recordará por sus aportes a la humanidad, unos más que otros. Gracias, FJ, por hacernos ver la importancia de estas joyas arqueológicas. Otro abrazo, ilusionado.

  6. Si el hallazgo que se está comunicando por estos dias llegara a ser el de Nefertiti, sería increible, que Davis estando tan cerca de la tumba de Tutankamon, no la descubriera , al igual que Carter tan maravillado con el descubrimiento, no imaginó que a unos metros, estaba la madre.
    un abrazo

  7. Pingback: El oro y su aplicación terapéutica | franciscojaviertostado.com

  8. Pingback: Los carros de la batalla de Qadesh, tanques de la actualidad | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s