Personajes famosos, caballos extraordinarios

Publicado por

Caballos andaluces, árabes, percherones, pura sangre inglesa, pintos… todos ellos increíbles y bellos. Para algunos representan el reflejo del alma y los hay que dicen que la historia de la humanidad está en las espaldas de un caballo. Míticos o reales, nombrarlos a todos es imposible, así que, descubramos algunos de ellos.

Comenzaremos desvelando el nombre de los dos caballos que tiraron del carro de guerra de Ramsés II en la batalla de Qadesh (1274 a. C.) «Victoria en Tebas» y «Mut está satisfecha», sí, son nombres un poco extraños para nosotros, pero eran otros tiempos.

Ramsés II en la batalla de Qadesh. Bajorrelieve en el templo de Abu Simbel

Heródoto cuenta que los jóvenes aristócratas persas del siglo V a. C. acordaron que el sucesor de Ciro y de Cambises en el trono sería aquel cuyo caballo relinchara primero al salir el sol. Entre los seis pretendientes se encontraba el hijo de Histaspes, sátrapa de Partia, quien ordenó a su caballerizo a que hiciera lo que fuera para que el caballo de su vástago, el futuro Darío el Grande, fuera el ganador. Este le respondió que confiara en él y condujo a su montura hasta el establo de una yegua que días antes quiso montar. A la mañana siguiente, ya fuera porque hicieron pasar a la yegua cerca del corcel o porque el paje acercara su mano impregnada del olor de ella a su hocico, el caballo relinchó como un poseso y Darío fue proclamado rey.

Bucéfalo y Alejandro Magno

Detalle de Alejandro Magno y Bucéfalo en el mosaico que representa la batalla de Issos. Original en la Casa del Fauno (Pompeya)

Alejandro el Grande debía tener un caballo digno de sus conquistas. Cuenta la leyenda que cuando tenía 12 años su padre examinaba diversos caballos para comprarlos y entre ellos uno se mostró especialmente salvaje e inquieto sin que nadie fuera capaz de calmarlo. Fue entonces que el joven Alejandro logró montarlo delante de su padre y este pronunció una premonitoria frase…

Hijo, búscate un reino que se iguale a tu grandeza, porque Macedonia es pequeña para ti

Le puso el nombre de Bucéfalo por tener una estrella blanca en la frente con forma de cabeza de buey que destacaba con el resto de la piel de su cuerpo que era negra brillante. Uno de sus ojos era de color azul y su arisco temperamento hizo que solo se dejara montar por Alejandro.

Aníbal y su camino hacia los Alpes

El genio estratega militar Aníbal Barca en su camino hacia Roma a través de los Alpes dispuso de tres caballos: «Ibero», con el que sitió a los saguntinos que se habían aliado con Roma; tras cruzar el río Ebro y el comienzo de la segunda guerra púnica su caballo murió y según la leyenda tuvo a «Strategos», con el que hizo la gran aventura de cruzar con su ejército los Alpes; finalmente, se enamoró de una yegua, «Iris», haciendo referencia a una bella dama italiana de la que se enamoró antes de que se suicidara tras la derrota de su amado a las puertas de la Ciudad Eterna.

El caballo de Julio César

«Alea jacta est» dijo Julio César cuando cruzó el Rubicón la noche del 11 al 12 de enero de 49 a. C., y lo hizo a lomos de su extraordinario caballo «Genitor» (el nombre no es mencionado por los historiadores clásicos, pero es así como popularmente se ha conocido). Se sabe de la habilidad de César montando equinos, su sentido del equilibrio y su resistencia las entrenó desde la infancia. Los clásicos dicen que el caballo nació en las propias cuadras del dictador, otros que fue un regalo de Lucio Cornelio Sila (por cierto, Sila y Julio César no se llevaban muy bien que digamos).

César le dio el nombre de «Genitor» en memoria de su padre fallecido, cuando tan solo tenía quince años. El caballo presentaba una peculiar malformación anatómica, pues tenía tres pezuñas en sus patas. Este atavismo causado por la desactivación del gen inhibidor que impide el crecimiento de más de dos en los caballos aparte del tercero durante la fase embrionaria, hizo que presentara una pezuña central y varios dedos más terminados en pequeñas pezuñas como si de los pies de un hombre se tratara. Este hecho hizo que los sacerdotes de la antigua Roma lo vieran como un designio de los dioses, profetizando que aquél que lo montara dominaría el mundo. Por supuesto, César lo consideró su caballo favorito y ordenó que nadie más que él lo montara.

Calígula y su «Incitato»

El cruel y extravagante tercer emperador romano, quien obligó al Senado y al pueblo a rendirle culto en vida, también tenía especial devoción por un caballo de nombre «Incitato» (impetuoso)​. De origen hispano, participaba en las carreras y el mismo emperador dormía a su lado la noche anterior y para asegurarse que descansara antes de las competiciones decretaba «silencio general» en la ciudad, algo que era muy difícil de cumplir en la ruidosa Roma, bajo pena de muerte si se incumplía. Por lo que se cuenta su caballo ganó todas las carreras menos una, en la que ordenó ejecutar al auriga (eso sí que era una profesión de riesgo).

Dion Casio describe que Calígula no reparaba en gastos para cuidar a su querido animal. Lo alimentaba con marisco, pollo y copos de avena; le adornaba con joyas y disponía de unas caballerizas de mármol. En ocasiones, el caballo comía en la misma mesa que Calígula y al parecer, para mostrar su desprecio hacia los cónsules, quiso nombrarle sacerdote y cónsul.

El caballo del Cid

Leyenda entre leyendas, lo que sabemos del noble castellano Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, se lo debemos al «Cantar del mío Cid», escrito a principios del siglo XIII. El caballo se le presenta tras la toma de Valencia, como trofeo de guerra y ciertamente se desconoce el verdadero motivo de llamarlo «Babieca». Según se cuenta fue el caballo sobre el que la esposa de El Cid montó el cadáver de éste para hacer creer a sus enemigos que había resucitado de entre los muertos para seguir batallando. Después, Babieca no volvió a ser montado y la tradición dice que fue enterrado en algún lugar del Monasterio de San Pedro de Cardeña, muy cerca de Burgos.

Y más caballos…

Carlomagno, por extraño que parezca, no tuvo ningún caballo asociado, al menos oficialmente, la leyenda cuenta que tenía uno que se llamaba «Blancard». Otros caballos de ilustres son «La Perla», de Fernando «El Católico»; «Morello», el caballo de Lorenzo de Medici; «Nube negra», caballo del sultán otomano Selim I; «Palomo», uno de los caballos más famosos de Simón Bolívar; «El Siete Leguas», caballo de Pancho Villa (algunos dicen que era una yegua), que le puso el nombre porque era capaz de recorrer esa distancia en un día; y el caballo árabe traído de Siria a principios del siglo XVIII por el cónsul británico en Alepo Thomas Darley por 300 soberanos de oro, Darley Arabian, uno de los tres sementales fundadores de la raza pura sangre inglesa.

También los hay de récords como Einstein, el caballo más pequeño del mundo con 2,7 kilogramos de peso y 35 centímetros de altura; Huaso, que tiene el récord mundial de salto con 2,47 metros, imbatido desde 1949 y «Regnator», descendiente directo de los caballos númidas que trajo Asdrúbal a España en tiempos de Cartago y que según cuentan participó en más de cuatro mil carreras sin ser nunca derrotado. Siempre salía rezagado, pero era tan veloz que comenzaba a adelantar a todos hasta llegar primero a la meta ante el delirio de todos los presentes.

Para terminar, el caballo de vapor, bueno, este, caballo, caballo… no es, más bien se trata de una medida ideada a finales del siglo XVIII para comparar las prestaciones de las máquinas de vapor con la capacidad de trabajo de los caballos que se utilizaban para accionar bombas y máquinas.

Y ahora me preguntaréis por el nombre del caballo del rey Felipe VI de España. Pues ni idea tú, como decía antes, los tiempos cambian y puede que más que un caballo, tenga 800 en su coche, pero seguro que no tendrán tanto pedigrí como los de Ramsés, Julio César o Alejandro Magno. 😉

Link imagen:

Elmundo.es

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.