En la antigua Roma ya existía la “Especulación inmobiliaria”

Reconstrucción de la Via Appia, en la antigua Roma.

Todos sufrimos de una manera u otra la actual crisis económica, y todos reconocemos en la especulación inmobiliaria como una de las principales culpables en ella. Pero esto no es un problema exclusivo de nuestros tiempos. Ya en la antigua Roma, algún personaje (incluido algún político) se enriqueció a base de especular con el terreno.

En la ciudad de Roma vivían un millón de personas durante el período imperial, y cualquier terreno era codiciado por el sector inmobiliario de la época. Los romanos, considerados como la “primera gran cultura” del cemento y del ladrillo, fueron grandes constructores y muestra de ello son los magníficos edificios que se mantienen en pie a pesar del paso del tiempo.

El suelo urbano se convirtió ya en aquella época, en un elemento de gran importancia para ejercer el poder, y como muestra de ello pongo estos tres ejemplos:

Julio César, siendo procónsul en la Galia decidió ampliar el foro romano tras expropiar fincas de gran valor.

Cicerón, escritor y político del siglo I a.C., permitió el deterioro de sus fincas urbanas para que las abandonaran los inquilinos que las ocupaban y así poder obtener mejores rendimientos de ellas.

 –Marco Licinio Craso, general que derrotó al célebre Espartaco sofocando la revuelta de esclavos que estremeció a Roma durante el siglo I a.C., se convirtió en uno de los hombres más ricos de la época como especulador. Adquirió numerosas casas tras someter a sus adversarios o adquiriéndolas a precio de saldo en las subastas, y realizó una operación inmobiliaria muy frecuente en la antigua Roma: cuando se producía alguno de los numerosos incendios o derrumbes en la ciudad, sus empleados se personaban en el lugar del siniesto y compraban los edificios en llamas y sus colindantes a muy bajo precio. Después, volvía a edificar en ellos gracias a su “ejército” de 500 esclavos albañiles. Podríamos decir que es el primer “pelotazo” conocido de la historia.

Ruinas de una ínsula cerca del Capitolio en Roma.

Se llegaron a acumular aunténticas fortunas. Cicerón, a pesar de tener numerosas fincas agrícolas en más de once ciudades, ni siquiera formaba parte de esa “élite”. Craso, heredó como noble un patrimonio de poco menos dos millones de denarios, multiplicándolo a más de 42 millones.

Por desgracia para la plebe, el poder romano no hizo mucho para evitar estos abusos y las escasas medidas que tomaban no tenían mucho alcance. Podríamos pensar que ocurrió lo mismo que nos ocurre a nosotros en la actualidad, ¿verdad?

Otro abuso muy común fue el de inflar los presupuestos de las obras y el de hacer inmuebles cada vez más altos (insulae) a fin de repartir entre más viviendas los costes, lo que ocasionó el hacinamiento de la gente. El frio del invierno lo combatían con braseros y hornillos pues en estos edificios no existían los sistema de calefacción que sí tenían las casas de la población pudiente (domus), y esto provocó que proliferaran los incendios. Normalmente, los pisos más altos eran los más baratos y uno de lo motivos de que así fuera era que, si se originaba un incendio, los inquilinos tendrían menos posibilidades de sobrevivir a él.

El emperador Augusto intentó limitar la altura de los edificios en siete plantas aunque la picaresca de los constructores siempre encontraba la manera de burlar la norma.

Links:

Burbuja inmobiliaria en la antigua Roma

Historia National Geographic. Artículo de Pedro Ángel Fernández

Link foto:

Lalupa

20 comentarios en “En la antigua Roma ya existía la “Especulación inmobiliaria”

  1. Increíble todo lo que se narra en este artículo. Parece que el ser humano ha actuado siempre de manera parecida. Esperemos que se corrijan las cosas negativas y perduren solo las positivas.
    Saludos,
    Héctor Castro

    • Hola Héctor,
      creo que si cambiara los nombres que aparecen en el post por los de algún político de nuestros tiempos, podría pasar por un artículo actual de cualquier periódico ¿no crees?
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  2. Pingback: Los hombres más ricos de la historia | franciscojaviertostado.com

  3. Los romanos posiblemente fueron los inventores del hormigón. Algunas insulae tenían más de diez pisos y una zona comunitaria en el interior.

    • Hola Rafael,
      los romanos hacían muchas cosas bien y entre ellas destacan sus grandiosas y resistentes construcciones que aún siguen en pie después de 2.000 años. Utilizaban (como muy bien dices) el conocido como “hormigón romano” (opus caementicium) que se componía de mortero y piedras (de residuos…) y era similar al hormigón actual. La mezcla se hacía en la misma obra y esta fue una de las claves del éxito de sus imponentes obras, pues su resistencia aún sorprende a nuestros actuales ingenieros de materiales. Además su elaboración era más ecológica que la que se utiliza actualmente.
      No fue hasta el siglo XIX cuando se comenzó a investigar en otros materiales más resistentes. Se moldeó el “hormigón de cemento”, extendiéndose su uso con rapidez. Oficialmente se considera a Joseph Monier el verdadero “inventor” del hormigón armado (hormigón reforzado con barras de acero o fibras plásticas) por su patente de 1867 aunque antes ya se utilizaba, William Wilkinson y Joseph-Louis Lambot son dos de los pioneros en su uso pocos años antes de la patente de Monier.
      Gracias por tu comentario y un saludo.

  4. Pingback: Ara Pacis, el Altar de la Paz de Augusto | franciscojaviertostado.com

  5. Pingback: ” Francisco Javier Toscado … Historia, Medicina y otras artes ” Letras con nombre propio … | Entre Las Letras

  6. Pingback: Nerón puede que no fuera tan malo como lo pintan… ¿o quizás sí? | franciscojaviertostado.com

  7. Pingback: Montecassino “Ora et labora” | franciscojaviertostado.com

  8. Pingback: ¡Fuego, fuego! ¡Ayudadme a apagarlo! | franciscojaviertostado.com

  9. Pingback: El ingenio de un genio romano | franciscojaviertostado.com

  10. Pingback: En la antigua Roma ya existía la “Especulación inmobiliaria

  11. Pingback: ¡Enhorabuena familia, su hija será vestal! | franciscojaviertostado.com

  12. Lo que hemos dicho otras veces… ¿que no hicieron los romanos? jajaja, si levantaran la cabeza pensarían, estos “atontaos” no han evolucionado tanto!!!!!
    Abrazo de “puente” (estos “puentes” no creo que lo ideasen los romanso)… jajaj

  13. Pingback: ¡Ostia, qué puerto! | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s