¡Alerta, sanguijuelas en peligro de extinción!

sanguijuela

Puede que a más de uno  no le quite el sueño, pero digo yo que no será lo mismo una sanguijuela en su hábitat natural que criada en un laboratorio. Porque sí, se crían, y no solo eso, se siguen utilizando en la medicina más avanzada, y aunque ya hablamos en el blog de su utilización por los cirujano-barberos de la Edad Media, antes, mucho antes, ya se utilizaron para curar.

En el Neolítico ya se realizaban sangrías con ellas al pensar que la sangre, como portadora de la vida, podía ser considerada también una preciada ofrenda a los dioses, además de ser curativa su extracción al creer que las enfermedades eran producidas por la presencia de seres maléficos en ella. Sorprende (o no) saber que en el Egipto de los faraones no se menciona su uso, pero en prácticamente todas las culturas se practicaba: en la India antigua, en la China primitiva, en América del Norte, en Mesoamérica… Incluso los incas las realizaban para tratar las cefaleas.

Según Aristóteles, Tales de Mileto sería el primero en considerar que la naturaleza y el agua como su principio esencial, era la causante y al mismo tiempo solución de las enfermedades, en detrimento de los dioses. Se introdujo la práctica de la sangría entre los griegos, y después, en el texto De la naturaleza humana del Corpus Hippocraticum, se expone la teoría de los humores, donde la sangría busca recuperar el equilibrio humoral perdido. Aunque surgieron voces críticas como las de Herófilo y Erasistrato, su uso no dejó de fomentarse, pasando a la antigua Roma. Aurelio Cornelio Celso en su obra Medicina describe la técnica, las indicaciones y el lugar de la sangría, recomendándola a cualquier edad, incluso niños. Y con Galeno las sangrías pasarían a ser un tratamiento habitual durante siglos, realizándose con pequeñas incisiones o utilizando sanguijuelas, este último un tratamiento que no estaba al alcance de todos, todo lo contrario, generalmente se beneficiaban las familias de la alta sociedad, y si tenías la suerte de que una sanguijuela te succionara la sangre podías considerarte un afortunado.

1802_Barber_Surgeons_Bloodletting_Set_anagoria

Instrumental para sangrías de un cirujano-barbero (s. XIX), Märkisches Museo de Berlín.

Parientes de las lombrices, evolutivamente pasaron del agua dulce al océano y a terrenos secos. No miden más de 2,5 cm. de longitud y disponen de unas potentes ventosas que ayudan a pegarse en el cuerpo de su “víctima”. Sus más de 300 dientes hace que la mordedura secrete de la saliva una serie de sustancias con efectos beneficiosos: anticoagulante (hirudina), antiinflamatorio (bdellins), anestésico y vasodilatador (histamina, acetilcolina e inhibidores de la carboxipeptidasa). Utilizándose para tratar problemas gástricos, en la hipertensión vascular, en procesos inflamatorios como las artritis y en las intervenciones de microcirugía plástica y de reconstrucción de miembros amputados al estimular el flujo sanguíneo.

BloodlettingPhoto

Una de las pocas fotografías que se tienen de la práctica de una sangría. Haz clic en la imagen para ampliarla.

El ejemplar más conocido es el Hirudo medicinalis, que utilizaban ya en la antigua Roma para sangrar y tratar los dolores de cabeza y la obesidad, una especie que en los hospitales londinenses, en la década de 1860, seguían demandando millones de ejemplares cada año. No sé si os lo habéis parado a pensar (probablemente no, claro), pero la demanda de sanguijuelas convertiría su caza en un lucrativo negocio del que Gales supo beneficiarse gracias a su geografía rica en marismas, un hábitat ideal para ellas.

Habitualmente las mujeres eran las encargadas de meterse en los charcos con las faldas subidas para que las sanguijuelas se pegaran a sus piernas el tiempo necesario hasta llegar a un boticario o al distribuidor especializado. Podemos pensar que era una labor muy dolorosa, pero no lo era tanto, al inyectar este animal invertebrado un anestésico local con su mordedura. No obstante, no sé si compensaba el céntimo y medio de dólar que recibían por cada una de ellas.

No hay duda de que ha sido y sigue siendo un negocio muy lucrativo, y lejos de pensar que es un tratamiento que pertenece al pasado, sigue estando muy presente en las cirugías más modernas. Uno de los mayores proveedores europeos es Biopharm Leech, con sede en la ciudad de Swansea, en el Reino Unido, que cada año distribuye más de 60.000 de estos diminutos bichitos. En el año 2004, la FDA autorizó su uso como tratamiento de determinadas enfermedades, importándolas desde Europa a los EE. UU. Y es que los hay que hasta las buscan en el trasero de algunos hipopótamos de África, donde se encuentra una de las sanguijuelas más demandadas.

450px-Bloedzuigers_tegen_ekzema_en_variz._voor_romantizm

Venta de sanguijuelas como tratamiento de enfermedades en el mercado de animales, Mezquita Yeni, Estambul.

Para saber más:

British Journal of Plastic Surgery, 2004 Jun; 57 (4): 348-53.

Acta Orthopaedica, 2008 Apr; 79 (2): 235-43.

Links fotos:

BarbarrojaRobyn JayAnagoria; El Archivo de Burns

Link información:

La larga evolución de la sanguijuela, de Carl Zimmer (El Pais)

20 comentarios en “¡Alerta, sanguijuelas en peligro de extinción!

    • Hola Luis,
      puede parecernos extraño que las sanguijuelas fueran un producto médico de “alto estatus” en aquellos tiempos, no todos podían permitírselo. Su utilidad médica es innegable (por mucho repelús que den) lo que sorprende más es el uso indiscriminado de las sangrías durante tantos siglos… ¡Cuánto mál han ocasionado!
      Saludos

      • Es cierto Francisco Javier. Sé de hospitales donde se usan. Al final lo importante es la curación, sin duda.
        Un abrazo enorme.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hola Francisco,
    menudos bichos! Estoy convencido de que algún bien nos harán, pero eso no les quita lo feo… 😛 En cualquier caso, si un médico serio me recomendara un tratamiento con sanguijuelas, seguramente aceptaría, pues suelo confiar en los expertos, sobretodo cuando yo no tengo ni idea. Lo que no tenía ni idea es que se pudiese hacer negocio con ellas, pero bueno, si hay clientes, me parece muy bien. Siempre aprendemos algo nuevo, y más con tus magníficos artículos.
    Muchas gracias y feliz semana!

  3. Sentirse espoleado por una sanguijuela por padecer trastornos sanguíneos es usarlos como vasodilatadores. No necesitan mucho tiempo para extraer sangre, luego ellas solas se retiran después de realizar su función curativa. Actúan en silencio para llevar a cabo su sangría, con todas sus propiedades inherentes a su ser, al que están acostumbradas. La manera magistral de cómo limpian la sangre coagulada es fabulosa; la fluyen y la hacen atravesar puentes que van de aquí a allá, de nunca a siempre. Son algo así como los ingenieros del aire construyendo el puente inacabable entre los inaudible y lo invisible que corre por las venas, sangrantes. Es la hora de los asombros, por los escombros que dejan en las venas tan apreciadas sanguijuelas. Gracias, FJ, por mostrar estos bichos que no se deben desprender de manera violenta, porque pueden reaccionar mal e infectar las heridas con su saliva. Abrazos sin anestesiar.

  4. Había escuchado de este tratamiento, pero la sola idea de que uno de esos animalitos se me pegue, me da asquito. Excelente artículo. Me encanta la foto de la primera sangría. Excelente artículo. Besos.

  5. Hola Javier ¡qué cosas! Yo no sé, si me recetaran un tratamiento con sanguijuelas si lo aceptaría, depende de lo grave del padecimiento, pero aghh qué asco.
    Abrazos de luz

  6. Ni se me hubiese ocurrido pensar, que hayan sido tan importantes y mucho menos que lo sigan siendo, las sanguijuelas, desde luego mi desconocimiento al respecto es mucho, salvo que se utilizaban para las sangrías, según pensaba, en tiempos remotos, nada más sabía al respecto, así que muchas gracias por todos los conocimientos que aportas, por lo menos en mi caso.
    Como siempre, un placer leer todos los temas que tratas.
    Un cordial abrazo

  7. Sabía de las sanguijuelas, pero no que se sigan usando. Lo más gracioso de tu artículo es que las más solicitadas, sean las del trasero de los hipopótamos de África…Entonces para rebajar no sirven ?
    Ja..Ja..
    Abrazos..

  8. Por lo que escribes interpreto que el poder curativo reside en las sustancias segregadas por la sanguijuela y no por “la sangría” . Hay otra técnica curativa muy antigua y usada en oriente, descrita en el Corán también, que es la de las hijamas. Son una especie de ventosas que se aplican en puntos problemáticos del cuerpo después de haber practicado diminutos cortes con una cuchilla en la zona a tratar. En Marruecos todavía se practica y la gente asegura que va bien. ¿Es el hecho de sangrar lo que cura o hay algo más?…

    • Hola Mariona,
      actualmente se siguen utilizando sangrías en el tratamiento de la hemocromatosis, una enfermedad en la que hay un exceso de hierro en la sangre, y en la policitemia vera, una mutación de los hematíes que ocasiona que la sangre se espese al aumentar los glóbulos rojos, pero poco más. Es muy interesante lo que comentas acerca de la “Hiyama” que es un tratamiento que ya mencionó el Profeta islámico Muhammad hace siglos y que consiste, como bien dices, en la aplicación de de tazas en varios puntos en el cuerpo al vacío, a modo de ventosas, y que en algunos países islámicos utilizan (dicen que con buenos resultados) en casos de lumbalgias, dolores de cabeza, en la neuralgia postherpética. También la utilizan para muchas otras afecciones aunque su utilidad, permíteme decir que es más que cuestionable. Según tengo entendido dicen quienes la practican que el 70% de las enfermedades, dolores y molestias se deben a que la sangre no puede llegar a ciertas partes del cuerpo y con esta Hiyama –que quiere decir algo así como succión- y un masaje se permite que llegue a estos lugares. En mi opinión, y contestando a tu pregunta, te diría que el hecho de sangrar lo único que puede curar es ese exceso de hierro y de glóbulos rojos que hay en la hemocromatosis y en la policitemia vera, nada más. De hecho, el sangrar no hace otra cosa que debilitarnos y empeorar nuestro estado físico así las enfermedades subyacentes que se puedan padecer. Así fue durante siglos…
      Saludos y muy interesante tu aportación.

      • Pues eso es lo que me parece a mi. Que sangrar solamente puede ser beneficioso en según que casos. Tengo un conocido que se dejó hacer ja hiyama por problemas con las cervicales. Durante tres días tuvo que hacer dieta vegetariana. Supongo que la hiyama se ve como una forma de purificación. Lo del bloqueo de la sangre no lo sabía. De todos modos para una circulación insuficiente supongo que habrá otros métodos probadamente efectivos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s